Usted está aquí

BTJ

Brigadas Técnicas Juveniles (BTJ)

“(…) el heroísmo de la ciencia no podrán alcanzarlo los individuos aislados. Las complejidades y las dificultades requerirán cada vez más del esfuerzo colectivo, del esfuerzo de todos, de la compresión, en primer lugar, de todos, y del apoyo de todos (…)”

Fidel Castro

La idea de crear las Brigadas Técnicas Juveniles (BTJ), sugerida por Fidel en los días cercanos al 26 de julio de 1964, está estrechamente vinculada a la estrategia económica que llevaba adelante el Gobierno Revolucionario.

El 10 de agosto de 1964, el Dr. Armando Hart Dávalos, entonces Ministro de Educación, comunicó a la Unión de Jóvenes Comunistas la preocupación del Comandante en Jefe respecto a la necesidad de la creación de brigadas con la primera graduación de técnicos que se iba a desarrollar. Esta importante tarea se asignó durante la celebración de la II Plenaria de Becarios en el extranjero, la cual se desarrolló durante 3 días en el Salón de los Embajadores del Hotel Habana Libre. Rápidamente se comenzaron a formular las estructuras y objetivos de trabajo de las brigadas, y se dieron los primeros pasos para su organización, ya que se tuvo la certeza de la importancia que tenía para el país llevar, a la par de la revolución social, la revolución técnica.

El 6 de diciembre de 1964 se efectuó la 1ra. Reunión nacional, en la cual quedó constituida nuestra Comisión Nacional, como el movimiento científico técnico de la Unión de Jóvenes Comunistas.

Las Brigadas Técnicas Juveniles constituyen la herramienta política para el trabajo con todos los jóvenes y se subordina a la Unión de Jóvenes Comunistas y a sus estatutos, la que asume su conducción, orienta y controla desde el respeto a su funcionamiento autónomo y su independencia orgánica.

Por sus objetivos y funciones las BTJ se convirtieron en  el bastión  de los criterios más novedosos y prácticos de la ciencia y la técnica dándole así respuesta a las enormes tareas para llevar adelante la revolución científica en nuestro país.

Los colectivos de las BTJ están integrados voluntariamente por jóvenes trabajadores y combatientes; obreros calificados, graduados de la enseñanza técnica profesional y universitarios, entre 17 y 35 años de edad. Se organizan en todos los sectores y esferas de trabajo de nuestra sociedad, integrándose al Sistema de Ciencia e Innovación Tecnológica (SCIT) del país, en la coordinación de acciones que implementan líneas de acción, en torno a las temáticas de ciencias, innovación tecnológica y medio ambiente.

Los objetivos de trabajo de las BTJ están dirigidos a:

  1. Fortalecer el compromiso social de las nuevas generaciones en función del desarrollo de un socialismo próspero y sostenible.

  2. Promover y encauzar los intereses de superación de niños, adolescentes, jóvenes estudiantes, trabajadores y combatiente incluyendo una cultura medio ambiental en función del desarrollo sostenible.

  3. Lograr la participación activa de los jóvenes en la búsqueda de soluciones contribuyendo de forma directa al desarrollo científico, tecnológico, económico y social de nuestro país, fortaleciendo el accionar en la empresa estatal socialista.

  4. Fomentar en las nuevas generaciones, la búsqueda y utilización de la información   científico-técnica.

  5. Encauzar el trabajo de cooperación entre colectivos laborales.

  6.  Promover y divulgar los resultados científico-técnicos obtenidos por los jóvenes y las actividades propias del movimiento en las que se involucran.

  7. Estimular la participación activa de los pioneros, estudiantes y jóvenes brigadistas en espacios de ciencia y técnica y otros eventos promovidos por los OACE.

  8. Conciliar la introducción de los resultados científico-técnicos obtenidos por los jóvenes y contribuir a la generalización de los mismos, a través de los convenios de trabajo establecidos con la administración.

  9. Fomentar la relación con los movimientos docentes investigativos de las diferentes enseñanzas que serán la base para la relación con las Organizaciones Estudiantiles, priorizando la orientación vocacional y formación profesional.

  10. Potenciar el intercambio a nivel internacional con otros movimientos u organizaciones científico-técnicas  juveniles, con perfiles similares.

  11. Atender a la vanguardia científico-técnica joven fomentando su compromiso con la ciencia revolucionaria.

El convenio de trabajo es la herramienta de planificación de las tareas que desarrolla el movimiento y se confecciona en coordinación con las direcciones administrativas de los centros y áreas de trabajo. Se firman, oficialmente, cada dos años por el presidente de las BTJ y la máxima dirección administrativa. Podrán realizarse convenios de trabajo entre colectivos de diferentes entidades, con independencia del territorio a que pertenezcan, para la ejecución de tareas que así lo requieran, y serán suscritos, en este caso, por las máximas representaciones de las BTJ y las direcciones administrativas de ambas entidades.

El convenio de trabajo que se establezca de ambas partes, contribuirá a:

- Dar respuesta al banco de problemas del centro.

- Desarrollar acciones que posibiliten ampliar los marcos de superación para los jóvenes en cada sector.

- Potenciar la participación de los jóvenes en eventos y procesos que convoque el movimiento.

- Lograr un mayor impacto de las actividades del movimiento, en los programas priorizados de la Economía Nacional.

- Propiciar que la Innovación sea un factor decisivo para el desarrollo, elevar la productividad, la competitividad, la calidad y la eficiencia en la producción.

- Promover la participación de los jóvenes en los proyectos de Desarrollo Local Comunitario, de las zonas en las que se enclavan sus centros laborales.

- Desarrollar actividades y acciones encaminadas a la Formación Vocacional y Orientación Profesional.

Uno de los eventos más importantes desarrollados por el movimiento es la “Exposición Forjadores del Futuro”, que se realiza cada dos años y tiene como objetivo principal mostrar los logros obtenidos por los jóvenes brigadistas en la búsqueda de soluciones a los principales problemas que afectan el desarrollo del país. El Sello Forjadores del Futuro constituye el principal reconocimiento que otorga la UJC, a través del movimiento de las Brigadas Técnicas Juveniles, a los jóvenes estudiantes y brigadistas que se destacan en la creación científico-técnica. El mismo es convocado anualmente y solo se otorga a brigadistas cubanos y extranjeros residentes en Cuba, hasta la edad de 36 años, si los cumple en el año del otorgamiento; y a los estudiantes cubanos o extranjeros, miembros de la FEU, que se encuentren en 5to o 6to año de su carrera y tengan una destacada trayectoria investigativa. El sello es otorgado a los brigadistas que por sus realizaciones concretas en la investigación científica, la ejecución de invenciones e innovaciones, aporten a la economía nacional, a la ciencia y a la técnica.

Brigadas Técnicas Juveniles