Usted está aquí

I Congreso

I Congreso
Lema: 
“A construir y defender la Patria socialista”

I Congreso de la Unión de Jóvenes Comunistas

Fecha: 30 de marzo - 4 de abril de 1962

Delegados: 596

Los cambios en la Asociación de Jóvenes Rebeldes (AJR), antecesora de la Unión de Jóvenes Comunistas, culminaron con la realización de su I Congreso el cual tuvo lugar entre el 30 de marzo y el 4 de abril de 1962.

La inauguración fue celebrada en el teatro Blanquita, actual Carlos Marx, y el lema central del evento era “A construir y defender la Patria socialista”. Las palabras de apertura las pronunció el Presidente de la República Dr. Osvaldo Dorticós Torrado. 

Asistieron al evento 596 delegados de las seis provincias de entonces. De ellos, 295 eran obreros, 118 campesinos, 183 estudiantes, 42 delegados de las FAR y 35 de la Dirección Nacional. Participaron, además, 52 invitados extranjeros y 180 delegados fraternales.  Estaba allí, representada, la juventud de la Sierra y el llano, los maestros voluntarios, los alfabetizadores, los "Cinco Picos", los milicianos del Escambray y Girón, todos juntos, llenos de ideas y razones por las cuales convertir en realidad sus sueños.

Las sesiones de trabajo se iniciaron en el salón Libertad del Hotel Nacional, con un discurso del Comandante Joel Iglesias Leyva, Presidente de la AJR. Después Antonio Carcedo, miembro de la Dirección Nacional, presentó el informe general del trabajo desarrollado por la organización desde sus inicios.

Se trabajó febrilmente en 10 comisiones que abordaron la producción agropecuaria, la producción industrial, la vida de los estudiantes secundarios y universitarios, el deporte, el trabajo con los niños, la cultura, el funcionamiento de la Organización, la propaganda e instrucción revolucionaria; y se aprobaron 13 resoluciones.

  1. Resolución de la Comisión encargada del trabajo de organización.
  2. Resolución sobre las actividades de finanzas.
  3. Resolución de la Comisión de Propaganda al Primer Congreso de la AJR.
  4. Resolución sobre el VIII Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes.
  5. Resolución acerca de la participación de los jóvenes rebeldes en los planes de educación obrera y campesina.
  6. Resolución de la Comisión de trabajo de pioneros en el Congreso Nacional de la AJR.
  7. Resolución de la Comisión de Cultura.
  8. Resolución sobre los problemas de deportes.
  9. Resolución de la Comisión de trabajo con los estudiantes secundarios.
  10. Resolución de la Comisión Estudiantil Universitaria.
  11. Resolución sobre el trabajo de los jóvenes en las industrias.
  12. Resolución de la Comisión Juvenil de trabajo agropecuario.
  13. Resolución sobre la Segunda Zafra del Pueblo.

Uno los resultados más importantes de la cita juvenil fue que la Asociación de Jóvenes Rebeldes adoptó el nombre de Unión de Jóvenes Comunistas (UJC), un carácter marxista – leninista y sus primeros Estatutos, de acuerdo con los cuales se le definió como la organización juvenil del Partido Unido de la Revolución Socialista de Cuba (PCC a partir del 1 octubre de 1965), el cual orientaría el trabajo, no obstante ser orgánicamente independiente y estar dirigida por los propios jóvenes.

La UJC se definió como comunista por sus objetivos, educativa por sus métodos, clasista por su naturaleza, y orgánicamente independiente.

Estructura

En el Congreso se acordó que la Organización tuviera una estructura de carácter territorial con tres niveles: el primero comprendía el Congreso Nacional, el Comité Nacional y el Buró Ejecutivo; el segundo abarcaba los Comités Provinciales, Regionales, Municipales y Seccionales.

El tercero de los niveles correspondía a la estructura fundamental de la organización: los Comités de Base. A través de ellos la UJC debía contribuir a la educación de su propia militancia y estaba llamada a ejercer influencia entre los jóvenes del lugar donde estuvieran sus miembros motivando la formación política y la educación para la participación.

Durante el cónclave juvenil fueron elegidos los miembros del Comité Nacional de la UJC, integrado por 25 miembros efectivos, 4 candidatos a miembros y un Secretario General: Joel Iglesias Leyva. 

Algunos integrantes de aquel primer Comité Nacional fueron Prisco Barroso, Fernando Ravelo, Miguel Rodríguez, Ricardo Alarcón, Andrés Rodríguez, Francisco Valdés, Adalberto Herrera, Carlos Quintela (traidor a la patria), Andrés Vilariño, Esteban Armenteros, Reginaldo Cepeda, Adel Vázquez, Idelfonso Fernández, Eddy Hernández, Bárbaro Benet, Manuel Pedroso, César Gómez, Juan Pretus, Aldo Álvarez, Raúl García, Francisco Peñalver, Orlando Llanes, Francisco Domínguez y Jorge Gallardo. Los cuatro candidatos a miembros fueron Eduardo Castañeda, Héctor Rodríguez, Arturo Pollo y Félix Guerrera.

Del primer Buró Ejecutivo eran Joel Iglesias, Adolfo Ribero, César Gómez, Aldo Álvarez, Francisco Peñalver, Manuel Pedroso, Andrés Vilariño, Prisco Barroso y Eduardo Castañeda.

El emblema

En el I Congreso se aprobó el emblema de la UJC, cuyo diseño original contiene al fondo una estrella rojo, las efigies de los héroes Julio Antonio Mella y Camilo Cienfuegos, y tres banderines con las líneas fundamentales de acción: estudio, trabajo y fusil. 

Esos tres conceptos, claves en el funcionamiento de la Organización, fueron usados por el Dr. Osvaldo Dorticós Torrado cuando, al inaugurar oficialmente la Primera Plenaria Nacional de la AJR, dijo a los jóvenes delegados:

“El porvenir de la Patria os pertenece; a estudiar, a luchar, a combatir. Estudio, trabajo y fusil, jóvenes rebeldes de Cuba”.

Las tonalidades principales armonizan con la bandera nacional (azul, blanco, rojo), el uniforme del Ejército Rebelde (verde) y con el carácter de la organización y su posición ideológica (el rojo).

En su edición del 19 de octubre de 1964, la revista Mella, que fuera órgano de prensa de la AJR, publicó que la creación del mismo se intentó primero a partir de la convocatoria a un concurso nacional del cual no se obtuvo un resultado de calidad y por eso se le entregó la tarea a Virgilio Martínez, director artístico de la revista, quien procedía de la Juventud Socialista y había luchado contra Batista como dibujante. 

El logotipo se exhibió por primera vez en el podio utilizado por el Comandante en Jefe Fidel Castro en la clausura del Congreso, y conservó su diseño hasta octubre de 1967, cuando murió en Bolivia el Che Guevara.

El Comandante Ernesto Guevara de la Serna es un símbolo de rebeldía para la juventud revolucionaria, internacionalista y antiimperialista de todo el mundo, pero especialmente de Cuba, razón por la cual se aprobó añadirle su imagen al logotipo de la UJC sobre la cual él había dicho:

“La Unión de Jóvenes Comunistas tiene que definirse con una sola palabra: vanguardia. (…) El joven comunista no puede estar limitado por las fronteras de un territorio: el joven comunista debe practicar internacionalismo proletario y sentirlo como una cosa propia”.

Los Pioneros

También a partir de este I Congreso, la Unión de Pioneros Rebeldes -creada en abril de 1961 y cuya dirección y orientación estaban a cargo de la AJR- fue convertida en Unión de Pioneros de Cuba (UPC), e inició un período de profundo trabajo y transformaciones en el carácter, contenido y estructura de la organización infantil, la cual quedó supeditada a la UJC.

Al respecto, se planteó formar unidades pioneriles en todas las escuelas, urbanas y rurales (en un principio solo se habían constituido en las principales ciudades del país), acrecentar el número y calidad de las actividades, elevar el nivel ideológico del personal adulto y fortalecer la revista El Pionero, aparecida en noviembre de 1991. 

Clausura

En la clausura del cónclave juvenil, celebrada en Estadio Latinoamericano, el Comandante en Jefe Fidel Castro, entonces Primer Ministro, definió los objetivos que guiarían el trabajo de la UJC a partir de ese momento:

 "(...) la función de esa organización es formar jóvenes que tengan una actitud comunista ante la sociedad y ante la vida, de formar jóvenes que han de vivir en una sociedad nueva, en una sociedad distinta, la misión de esa organización es formar jóvenes capaces de construir esa sociedad y de vivir en esa sociedad".

También definió como debía ser un joven comunista cuando expresó:

"[...hay que tener temple para ser un Joven Comunista, hay que tener carácter para ser un Joven Comunista, hay que tener vocación para ser un Joven Comunista, hay que saber cumplir; si se es estudiante, hay que ser inexorablemente buen estudiante: si es un trabajador de una fábrica, hay que ser obrero modelo en esa fábrica; hay que ser ejemplo de buen compañero, hay que ser ejemplo de sacrificio, hay que ser ejemplo de voluntad; han de ser los primeros en todo, en el trabajo, en el estudio, en los deportes, en la vida de relación con los demás compañeros".

 A partir de ese momento, con carácter selectivo y partiendo del principio de la voluntariedad, se incorporarían a la Organización jóvenes obreros, campesinos, empleados, estudiantes, militares e intelectuales con edades entre los 14 y 27 años.  La ejemplaridad de la militancia debía ejercer una positiva repercusión en el poder de convocatoria e influencia entre otros jóvenes.

Esto no quiere decir que el accionar de la UJC se circunscribió a su membresía, sino que estaba llamada a trabajar con todos los jóvenes de Cuba como parte de uno de sus principales objetivos: la incorporación de las masas juveniles a la ejecución del proyecto socialista.

Su surgimiento representó un salto cualitativo en el desarrollo político-ideológico y organizativo del movimiento juvenil revolucionario cubano pues es resultado del desarrollo del socialismo y constituye el eje fundamental del sistema asociativo juvenil. Por consiguiente, ejercerá una influencia considerable en las demás organizaciones juveniles, y contribuirá la formación de otras.

Tras la clausura de su primera gran cita nacional, la organización juvenil tenía ante sí una misión decisiva: la construcción de sus organizaciones de base en los distintos territorios, en particular en los centros estudiantiles y en las entidades productivas y de servicios.

Era indispensable darse a conocer más entre los jóvenes, conocer sus problemas específicos, contribuyendo a su captación y movilización. Debía, además, acometer las tareas que el liderazgo revolucionario trazaba en las distintas esferas de la realidad nacional.

Post Congreso

Entre los años 1962 y 1964se llevó a cabo el proceso de reestructuración y fortalecimiento de  sus filas; y la UJC participó activamente en la lucha de clases que consolidó el triunfo revolucionario, así como en las grandes movilizaciones militares y agrícolas de aquellos tiempos.

En 1963, a raíz de la primera graduación masiva de instructores de arte, se crea la Brigada de Profesores e Instructores de arte "Raúl Gómez García" con el objetivo de divulgar la cultura cubana entre nuestro pueblo.

En noviembre de ese año, la dirección del Partido decide que el Comandante Joel Iglesias Leyva se reincorpore a las FAR, asumiendo como Secretario General Miguel Martín Pérez.

El 27 de noviembre de 1963, en el acto efectuado en la Escalinata Universitaria en recordación a los estudiantes de medicina asesinados por el gobierno español en 1871, Fidel Castro orienta a la juventud una importante tarea: "... ¿Qué tarea tienen ustedes por delante? La gran tarea de revolucionar la Naturaleza, la gran tarea de abrir nuevas vías en todos los órdenes...”

En enero de 1964 se desarrolla la I Conferencia Nacional de la UJC, en la que se definen las 6 grandes tareas de la juventud en el estudio, el trabajo, la defensa de la Patria, el deporte, la cultura y el trabajo con los pioneros.

También se abordan las relaciones con el Partido, la Unión de Estudiantes Secundarios (Brigadas Estudiantiles "José Antonio Echeverría" desde 1967 y FEEM a partir del 6 de diciembre de 1970) y la FEU (fundada el 20 de diciembre de 1922 por Julio Antonio Mella, unificada con la UJC en 1966 y separada de la misma en 1971).

Dando cumplimiento a los acuerdos de esta Conferencia Nacional, en 1964 se crean las estructuras de la UJC en las FAR (julio), las Brigadas Técnicas Juveniles (6 de octubre) a propuesta de nuestro comandante Fidel Castro en el acto de graduación masiva de los primeros técnicos de la Revolución, y se realiza el I Pleno de las estructuras provinciales de la Organización, cuyos principales acuerdos fueron:

  • Ayudar a formar en la juventud una conciencia agropecuaria.
  • Despertar el interés por las investigaciones agrícolas.
  • Trabajar por la mecanización.

En esa reunión se analizó el carácter de la UJC, las diferencias entre la organización juvenil y el Partido, el crecimiento y la estructura de la organización, y se aprobaron las normas para su trabajo.

En diciembre de 1964 tuvo lugar la I Conferencia Nacional de Jóvenes Agropecuarios, en la cual se trataron aspectos relacionados con el apoyo que la juventud podía brindar al desarrollo agrícola y al trabajo llevado a cabo por los jóvenes del sector. De este análisis emanó el primer Programa Juvenil para el trabajo agropecuario.

El 1° de octubre de 1965 se produce un acontecimiento de gran repercusión para el país y para la UJC en particular, en una reunión de dirigentes del PURS, Fidel informó la decisión de la Dirección Nacional de adoptar el nombre de Partido Comunista de Cuba y la constitución de su Comité Central.

En el año 1965 se organizó la UJC en el MININT y se inició el movimiento de los Seguidores de "Camilo y Che"(29 de octubre parten sus integrantes de El Salto, en la Sierra Maestra), contingentes integrados por jóvenes destacados en el estudio y el trabajo que reeditaban el recorrido de las columnas invasoras "Ciro Redondo" y "Antonio Maceo" al mando del Che y Camilo, respectivamente.

Con la celebración del II Pleno de la UJC, el 12 de diciembre de 1965, queda consolidada la estructura de la organización y culmina la primera etapa de trabajo después de celebrado su I Congreso.

Fuentes:

“La Unión de Jóvenes Comunistas. Bosquejo Histórico 1962-2005”. Luis Gómez Suárez. Centro de Estudios Sobre la Juventud (CESJ). La Habana, 2004.  

“La Unión de Jóvenes Comunistas, heredera y continuadora de las tradiciones de lucha de la juventud cubana”. Lourdes del Busto Martínez. Escuela Nacional de la UJC "Julio Antonio Mella". Material de apoyo a la docencia. La Habana, 2004.
 

 

I Congreso UJC