Usted está aquí

INTENTO DE ROBO

Categoría: 
Jornada Martiana

Autor: MIGUEL CRUZ

Tal como estaba, con su imagen original y su auténtico significado, Martí no les servía. Lo consideraban útil, pero habría que cambiarle muchas cosas. La imagen exterior debería ser la misma, eso ayudaría en el intento de plagio, confiaban en que muchos terminarían por aceptar la copia y se olvidarían del real.

Sería urgente suprimir algunos textos, dejarlos de publicar, obviarlos a tal extremo que solo fueran letra oculta o materia de estudio para expertos. Por lo contrario, resultaba apremiante resaltar ciertas frases; que, sacadas de contexto, les serían de mucho provecho.

Buscaban un héroe descafeinado, un patriota light, pero resultaba incómodo chocar con sus últimas palabras a Manuel Mercado, con su demoledora definición de monstruo, para un país que se ufanaba de ser águila. Les dolía la clarividencia de un hombre que los retrató con su pluma, pero sin él, sin convertirlo en su aliado, poco podrían hacer para doblegar a Cuba.

En vida, ni lo hubieran intentado, demasiado fiel y honrado para cambiar de bando; pero, ahora que lo creían convertido en estatuas, en bustos o carteles, lo percibían más frío, maleable tal vez. Calculaban que no habría un segundo rescate, como aquel de 1953, cuando ya casi borrado y sustituido por el otro, una generación de jóvenes no lo dejó morir.

Una y otra vez regresaban con su Martí de oropel, el de la radio y televisión que nunca se ve, el de intrigas improbables con Gómez y Maceo, el de consignas y fotos en la Calle 8, el de actos ridículos cada 20 de mayo, el de citas mal traducidas en boca de presidentes imperiales, el Martí irreal sobre quien se podría verter sangre de cerdo u orina de marines borrachos, en nombre de la libertad.

Pero los magros intentos se volvieron cenizas, la gente prendía sus antorchas y el Martí de cartón quedaba pospuesto, chamuscado, inútil. El otro, el de los cubanos dignos, hacía mucho que había bajado de los pedestales y andaba entre la multitud, que lo cuidaba, para que no les robaran el Apóstol.  

 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.