Usted está aquí

Módulo 04 - Inserción social y poblaciones jóvenes, un acercamiento desde los procesos educacionales y el trabajo. (I Parte)

Categoría: 
8va Edición del Diplomado en Infancias, Adolescencias y Juventudes

 

Estimadas y estimados estudiantes, les damos la bienvenida al Módulo 4 (parte I) Inserción social y poblaciones jóvenes, un acercamiento desde los procesos educacionales.

Impartido por las profesoras Dra. Keyla Estévez García  y Dra. Annia Almeyda Vázquez

Los objetivos del Módulo son:

. Analizar la educación y los procesos educativos en Cuba, a partir de las políticas, funciones, perspectivas e importancia para la formación de niños, adolescentes y jóvenes.

. Analizar el acceso a la Educación Superior en Cuba como una ruta de acceso a la inserción social y evaluar las dinámicas actuales que marcan desafíos a tales accesos en términos de equidad.

DOCUMENTOS A DESCARGAR
 
VIDEO CLASE Módulo 4 parte I (Educación)

 

VIDEO CLASE Módulo 4 parte II (Educación Superior)

 

BIBLIOGRAFÍA (Vía grupo WhatsApp)

 

Preguntas orientadoras para el foro virtual
 
 A partir de las lecturas realizadas responda:

1. Cómo se evidencia el tema del analfabetismo y el acceso a la educación en el país, en relación con otros contextos. Reflexione sobre estas cuestiones.

2. Discuta sobre la inserción de las nuevas tecnologías en los procesos educativos, su papel y perspectivas en Cuba, atendiendo a sus posibilidades y desafíos en el país.

El plazo para subir sus intervenciones es hasta el 1 de marzo de 2021

 

Tarea final del módulo

Para la evaluación del módulo, el estudiante deberá realizar un trabajo escrito. Las indicaciones sobre el mismo aparecen en la bibliografía entregada y deberán enviarlo a los correos de las profesoras del curso.

Entrega antes del 16 de marzo de 2021

Éxitos!!!

 

Marcia Hernández Delgado G3
dijo:

1. La educación existe desde el origen de la humanidad con una función biológica y sobre todo social, pues las relaciones sociales se establecen en el marco de procesos educativos, a través de la influencia de los otros aprendemos. El hombre como individuo biopsicosocial está marcado por los procesos educativos, la educación es un proceso social que nos atañe a todos. Partiendo de la concepción vygotskiana de la enseñanza como premisa fundamental para el desarrollo podemos comprender la importancia de la Educación para la sociedad. Su función social varía según el momento histórico concreto determinado, al tener un carácter histórico y clasista está explícita por el régimen social y su estructura política y económica. Con el Triunfo de la Revolución Cubana y la campaña de alfabetización se legitima el derecho de todos los ciudadanos a la educación gratuita. Es necesario reconocer el esfuerzo de nuestro país por garantizar el acceso de todos a la educación, a diferencia de muchos países de América Latina y el mundo en general, donde las cifras de analfabetismo alcanzan notables niveles, poco esperados para el avance científico técnico y de desarrollo que experimenta la población mundial, incluso el PIB destinado a este sector resulta ínfimo en comparación con otros sectores; existen en el mundo poblaciones vulnerables que no tienen acceso ni a la educación primaria. Por su parte, Cuba, como país en vías de desarrollo garantiza el acceso de todos a la educación como un derecho, incluso mantiene la enseñanza hasta el noveno grado con carácter obligatorio; en el caso de la Educación Superior resulta accesible para todos sobre la base de la capacidad como lo plantea la Convención sobre los derechos del niño. Sin embargo, en los contextos actuales, incluso con la presencia de la COVID-19, la Educación enfrenta enormes desafíos, que dificultan el cumplimiento de su responsabilidad social en todos los niveles de enseñanza, resultan notables los indicadores de desigualdad, aspecto sumamente necesario de transformar pues genera brechas de equidad en el acceso a la Educación, la sociedad en constante avance y desarrollo incrementa las desigualdades socio-clasistas en las aulas, considero que es un fenómeno de avanzado auge que debemos frenar para el bienestar de nuestra población infanto-juvenil. En nuestro país es sumamente positivo el pleno derecho al acceso, la educación gratuita y la voluntad política, por tanto los programas y políticas públicas deben aprovechar oportunamente esta posibilidad que nos brinda nuestro estado en aras de perfeccionar nuestro sistema d educción.
2. Durante mucho tiempo el conjunto de tecnologías de la información y la comunicación (TIC) disponibles en las aulas no tuvo un desarrollo notable, el entorno habitual de la enseñanza y el aprendizaje se limitaba a: pizarras, libros de texto, enciclopedias en formato duro y cuadernos. En las últimas décadas, el mundo ha cambiado y se ha desarrollado tecnológicamente, comenzó a hacerse cada vez más habitual la inclusión de la tecnología en las aulas de muchos centros como pizarras digitales, proyectores de video y ordenadores con conectividad a Internet. Nuestro país no ha estado ajeno a esta situación y comenzó a utilizar muchos medios de enseñanza y aprendizaje tecnológicos, como es el caso de los software para las asignaturas, disponible en los laboratorios de informática de todas las enseñanzas, entre otros medios; y recientemente, con la llegada del internet, el uso de las TIC en la educación se incrementó notablemente, hasta llegar al surgimiento de la Educación a Distancia, principalmente aplicada en la Educación Superior tanto en pregrado como posgrado. La importancia y utilidad de la Educación a Distancia se acrecienta con la actual pandemia que nos amenaza. Condiciones de conectividad favorables constituyen una gran fortaleza para continuar enseñando y aprendiendo con el debido distanciamiento social. El papel de la tecnología en la forma moderna de hacer educación es innegable. Sin embargo, muchas de las dificultades para incorporar las TIC radican en los modelos organizativos actuales de las instituciones educativas pues los patrones educativos tradicionales dificultan la creación de nuevos escenarios de educación a través de las TIC. A pesar de que existe cierta reticencia en la implementación de modelos y herramientas novedosas en el campo de la educación, valdría la pena analizar qué podría hacerse en Cuba, desde una perspectiva de país poco desarrollado y con bajo nivel de acceso a Internet y a las tecnologías más nuevas. Desde hace bastante tiempo, el Estado cubano ha multiplicado los esfuerzos por modernizar la infraestructura tecnológica en los centros docentes para favorecer el proceso de enseñanza y aprendizaje. Es normal hoy utilizar computadoras, televisores y equipos de video con estos fines. Además, el acceso a Internet en Cuba se va incrementando gradualmente. Sin embargo, es importante señalar que el uso de las TIC exige a los docentes una superación sistemática y continua en esta rama. Además impone nuevos roles para los protagonistas del proceso formativo e implican retos para el profesional del futuro y las instituciones formadoras, las que han de lidiar con aspectos técnicos, formación especializada, seguridad informática y otros elementos que determinan la expansión de las TIC. Considero que la situación más preocupante es la realidad de acceso que poseen todos los educandos, y los elevados costos que esto puede generar para la familia, a su vez se incrementan los índices de inequidad en Educación. Debemos encontrar el camino para lograr un equilibrio oportuno entre el uso de las nuevas tecnologías en ambientes educativos y como medios y métodos de enseñanza en correspondencia con la nueva época que vivencia el mundo; y la disponibilidad de recursos para acceder que poseen las familias cubanas, de manera que posibilite la igualdad de oportunidades.

Ana Flavia Bennett Escalona G-1
dijo:

1.A nivel mundial, el 90% de los niños con edades para asistir a las escuelas primarias cursan sus estudios en estas instituciones y las matrículas en escuelas secundarias también han aumentado a nivel mundial. Aunque estos números sean positivos, la realidad es que, según un informe de la UNICEF, 127 millones de jóvenes y adolescentes son analfabetos. Estas realidades son más frecuentes en África subsahariana como solo la mitad de los niños completan la enseñanza primaria. También se ha encontrado que los niños y adolescentes en los países en situaciones de conflictos bélicos tienen mayor desventaja a la hora de aprender a leer y escribir pues se les dificulta considerablemente su acceso a instituciones de educación y en general sufren grandes afectaciones su calidad de vida. América Latina ha mostrado avances significativos en el logro del acceso a la enseñanza, sin embargo la UNESCO destaca que en este continente para el 2015 habían 2 millones y medio de niños analfabetos, número en el que se ven representados sobre todo niños en situaciones de pobreza extrema y pertenecientes a minorías étnicas.
En Cuba desde el triunfo de la Revolución ha existido mucho rigor y constancia en garantizar la educación en la población sobre todo durante la infancia. Los resultados son relevantes y reconocidos a nivel mundial, pues la Unicef destaca que en América Latina y el Caribe, solo Cuba alcanzó los objetivos globales de la educación para todos en el período 2000-2015. Sin embargo, variables como género y territorialidad influyen en la continuidad de estudios durante la infancia y la adolescencia. En el atlas de la infancia y la adolescencia en Cuba se expone que hay diferencias en las actividades a las que principalmente se dedican los adolescentes entre 15 y 17 años. Si bien en su mayoría se dedica a la actividad de estudio, hay diferencias en este sentido. Se dedican a la actividad de estudio un 10% menos de adolescentes de zonas rurales que de los que viven en zonas urbanas. Además, casi un 10% del total de adolescentes del sexo femenino se dedican a actividades del hogar. También destacan aquellos que se dedican a otras actividades que son entre un 20% de los hombres y un 10% de las mujeres. Si bien estas cifras no nos hablan de generalidad, si son preocupante pues nos habla de desigualdades entre zonas rurales y urbanas y de diferencias de género donde destaca la presencia de mujeres que por lo visto se dedican a funciones de amas de casa a edades muy tempranas.

2.Las tecnologías de la información y las comunicaciones han tenido un papel muy importante en la actualidad para el desarrollo de los procesos de enseñanza aprendizaje. Nos proponen nuevos modelos y formas de educación que las hacen más accesibles atendiendo a los tiempos de las personas y puede erradicar barreras geográficas en este sentido, que te dificulten el acceso a determinados niveles de educación mas especializados. Ofrecen un sinnúmero de oportunidades de mostrar el conocimiento y hacerlo más didáctico para los estudiantes, dinamizando el proceso de aprendizaje. Además propicia la mayor independencia del alumno el proceso d autogestión del conocimiento dejando en sus manos el nivel de especialización y conocimiento al que quiera llegar de acuerdo a sus intereses y motivaciones personales. En nuestro país se promueve su uso activamente pues se considera los amplios beneficios que puede tener para aumentar las posibilidades y modalidades educativas y para promover el rigor y la excelencia a nivel educativo. Sin embargo en el territorio nacional presentamos dificultades para su uso que son necesarias tenerlas en cuenta para que estas formas de enseñanzas sean aliadas para el logro de la equidad y no signifiquen una mayor apertura en la br3echa de la desigualdad.
Presentamos dificultades como
- el soporte técnico con que cuenta el país que todavía no es suficiente para garantizar el uso de calidad de las nuevas tecnologías en toda la población nacional y atendiendo a las diferentes zonas geográficas
- las barreras de acceso a estas tecnologías teniendo en cuenta el nivel socioeconómico de las familias, pues algunas no pueden permitirse contar con equipos de esta tecnología o garantizar su uso estable vía internet
- la negativa de profesionales o las dificultades que pueden presentar para el aprendizaje de su uso, que pueden llevarlos a desistir de utilizarlas
- el acceso real que brindan las escuelas de niveles superiores a estas tecnologías, en términos de la capacidad que tienen los laboratorios de computación teniendo en cuenta la matrícula de la institución.

Arlen Fernández (G2)
dijo:

1- La educación, como una de las principales vías de acceso a los conocimientos científicos y desarrollo integral de los sujetos, tiene como funciones la formación, el desarrollo y la socialización, las mismas varían en dependencia del momento histórico social concreto ya que está determinada por el régimen social y la estructura política ideológica de cada país. Este sector posterior al triunfo de la Revolución en Cuba ha evidenciado una evolución que tiene como base un carácter humanista, universal, de equidad y justicia social, pues aboga por la igualdad de oportunidades, la enseñanza gratuita y asistencia financiera en casos de necesidad y fomentar medidas para la asistencia regular a las escuelas y reducir las tasas de deserción social. El país cuenta con un marco legal que busca velar por el cumplimiento del derecho de la educación y de sus respectivas funciones en toda la población, por ejemplo, el Artículo 73 Capítulo II (Derechos) de la Constitución de la República de Cuba expone: La educación es un derecho de todas las personas y responsabilidad del Estado, que garantiza servicios de educación gratuitos, asequibles y de calidad para la formación integral, desde la primera infancia hasta la enseñanza universitaria de posgrado. De igual forma expresa que el Estado como responsable de hacer efectivo este derecho establece un amplio sistema de instituciones educativas de todos los niveles de enseñanza que brinda la posibilidad de estudiar en todas las etapas de la vida (infancia, adolescencia, juventud, adultos). En conjunto con el Estado, la familia y la sociedad, constituyen agentes mediadores en el proceso de educación de sus ciudadanos, de ahí que es también su responsabilidad. Otras leyes y programas por las que se rige la educación en el país que buscan potenciar oportunidades y posibilidades para todos, sin exclusión, elevando la calidad de vida del pueblo, son: la Resolución 3 de 1962 (base legal de las escuelas especiales), Decreto Ley 64/1982 (protección a niños con conductas disociales), y Decreto Ley 76 (asistencia para niños sin amparo familiar), así como la creación del Programa Educa a tu hijo y Para la vida cuyas acciones comunitarias y el trabajo con la familia garantizan el respeto a los derechos de los niños. Si bien antes de 1959 la educación en el país se caracterizaba por ser elitista y por tanto con matrícula reducida, con métodos memorísticos y obsoletos, y potenciando la desigualdad de la población tanto de género, raza y situación socioeconómica, posterior a la campaña de alfabetización, al carácter socialista de la Revolución y al surgimiento de estas leyes antes mencionadas se evidencia un sector educacional integral, sistemático, participativo, en constante desarrollo y como derecho y deber para todos. Sus principios defienden la enseñanza científica, potencian la relación teoría-práctica y la acción de instituciones y organizaciones sociales en la labor educativa. El Sistema Nacional de Educación está integrado por siete subsistemas: Educación Preescolar, Educación General Politécnica y Laboral, Educación Especial, Educación Técnica y Profesional, Formación y Perfeccionamiento de Personal Pedagógico y Educación de Adultos y Educación Superior. Entre los principales logros en este ámbito destacan el aumento considerable de construcción de escuelas tanto urbanas como rurales, gratuidad en todos los niveles, universalización de la enseñanza, atención diferenciada en las escuelas según las necesidades educativas especiales individuales, desarrollo de actividades comunitarias, doble sesión escolar durante 220 días lectivos del año (constituye uno de los más altos del mundo), creación de la Educación a Distancia en 1979 ampliando la vía de acceso a los estudios universitarios, atención a ambos sexos en todas las edades (por ejemplo en el 2012 la tasa neta de escolarización en la educación primaria era superior en las niñas que en los varones), formación e incremento del personal docente posicionando a Cuba como uno de los países con mejor indicador de habitantes por docentes, creación de escuelas especiales que atiende todas las necesidades educativas especiales en todas las etapas de vida (por ejemplo en Santa Clara encontramos el Círculo Infantil Alegre Despertar que atiende a niños con discapacidades intelectuales, la escuela Fructuoso Rodríguez para escolares con necesidades auditivas y visuales, la escuela Regional Marta Abreu para niños con discapacidad físico-motoras, entre otras), maestros ambulantes y aulas hospitalarias, escuelas de artes y de deporte con el objetivo de desarrollar las aptitudes vocacionales, canales televisivos para la transmisión educativas de vital importancia sobre todo en este período de Covid-19, así como surgimiento de Hogares para Niños sin Amparo Filial a lo largo de toda la isla, Santa Clara en particular cuenta con 3 casitas de acogida agrupadas por edades de 0-5 años (HAF no.1) y de 6-18 años (HAF 2 y 3), posterior a alcanzar la mayoría de edad legal son incorporados a su vida laboral, MINED en acción conjunta con el Ministerio del Trabajo y Vivienda le otorgan un puesto de trabajo llegada a esa edad en función de sus capacidades reales y una casa garantizando así la inserción e integración en la sociedad de estos jóvenes.
2- El desarrollo de la nueva era tecnológica no ha transcurrido de igual forma en todas las regiones del mundo, muchos países aún no poseen una alfabetización tecnológica universal y equitativa. El uso de las tecnologías de la información y comunicación (tics) ha provocado brechas de desigualdad debido al difícil acceso a los recursos necesarios en algunos lugares, la situación socioeconómica o diferencias generacionales (las personas de la tercera edad les resulta difícil el uso y aprendizaje de estas tecnologías que no existían en su época) lo que disminuye la posibilidad de utilización activa de las tics por todos los individuos. Cuba, como país en vía de desarrollo, aún presencia deficiencias con respecto a otras naciones del mundo en cuanto al desarrollo acelerado y acceso de todas las tecnologías, sin embargo, se ha evidenciado en los últimos tiempos un aumento e inclusión de las mismas en la población y en diferentes sectores, como por ejemplo la educación. Las tics son importantes en el aprendizaje pues nos encontramos en una sociedad tecnológica que se enriquece con fuerza y vistas al futuro, por lo que el proceso de enseñanza-aprendizaje en nuestro país debe adaptarse y evolucionar a la par de esta. A pesar de que aún queda un largo camino por recorrer en el sistema educativo cubano en cuanto a la inserción de las tecnologías se han evidenciado logros significativos que han permitido una enseñanza más flexible, dinámica, de superación y motivadora. Entre los principales logros destacan la creación de Fórum de Ciencias y Técnica y de grupos de investigación en las universidades, existen laboratorios de computación en todas las escuelas para desarrollar las capacidades de los estudiantes, surge la educación a distancia como modelos virtuales educativos que permite ampliar el intercambio de información y comunicación, software en todos los niveles de enseñanza abordando gran parte de las asignaturas impartidas por grado, etc. La tecnología hace más interesante la educación para el estudiante, los motiva y promueve estilos de aprendizaje activos, de ahí que sus principales funciones en la educación son: medios de expresión, canal de comunicación, instrumentos para procesar información, para la gestión, herramienta de diagnóstico, medio didáctico y lúdico para el desarrollo cognitivo. Algunos instrumentos tecnológicos que evidencias las funciones anteriores en Cuba son el Atlas.ti (análisis cualitativo), SPSS (paquete de datos estadísticos), Software Feria de las Matemáticas (de primaria y educación especial), Software Geoclío (Secundaria Básica), así como páginas web para la orientación vocacional, etc. La computadora presente en cada escuela posee además de su función tradicional de instrumento para adquirir conocimientos, la de apoyar los contenidos curriculares y ser un medio de interacción entre profesores y alumnos a largas distancias a través de correos o videoconferencias. Las tics vienen a fortalecer y enriquecer los entornos educativos, de ahí que el sistema de enseñanza cubano tenga como prioridad realizar cambios desde el qué y cómo se aprende hasta la capacitación de sus profesores que requiere de una alfabetización tecnológica, y esta es tal vez uno de los principales desafíos pues muchos profesores se muestran inseguros y rechazan el uso de tecnologías en sus clases. El sistema educativo tiene como desafíos ampliar acceso a la educación, permanencia en el sistema y conclusión de los ciclos, garantizar una educación de calidad y con impacto social, garantizar la equidad en educación en sus distintas dimensiones, y mejorar la eficiencia de los sistemas de educación, los cuales solo son posibles si se rompe con los esquemas educativos tradicionales existentes e incorporando en el proceso enfoques que permitan la formación integral de los estudiantes y que estén acorde a las características histórico-culturales actuales, donde las nuevas tecnologías juegan un rol esencial.

Alberto Carballo (G2)
dijo:

Respuesta 1:
La Constitución de la República de Cuba reconoce como un derecho de todas las personas y como responsabilidad del Estado la educación, desde la primera infancia hasta la enseñanza universitaria de posgrado. Esta es gratuita, obligatoria desde la enseñanza primaria hasta la enseñanza media básica y a su vez permite la educación de las personas adultas en el nivel general básico. Las aquí mencionadas son potencialidades que garantizan el acceso a la educación a todos los sectores poblacionales, independientemente de sexo, edad, color de la piel, lugar de residencia, entre otros factores. En tal sentido, Cuba ostenta indicadores que van a la par de las políticas establecidas.
El Censo de Población y Viviendas del año 2012 determinó un nivel de analfabetismo de solo 0,2%, cifra ínfima que viene a ser tendencia desde el año 1961 con la Campaña Nacional de Alfabetización, lo cual a su vez tiene que ver con que es una de las prioridades declaradas por el Estado y queda recogido en los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución. Cuba fue reconocida por la UNESCO como la única nación de Latinoamérica y el Caribe que consiguió cubrir los objetivos de la Educación para Todos establecidos en el año 2000, según el informe titulado Seguimiento de la Educación para Todos 2000-2015 – Logros y desafíos. Además, solo uno de cada tres países del mundo alcanzó la totalidad de los objetivos, lo cual si tenemos en cuenta que Cuba es un país bloqueado y subdesarrollado es un logro importantísimo.
No obstante, si bien desde el punto de vista cuantitativo somos una nación exitosa, desde el orden cualitativo existen dinámicas que condicionan la equidad en el acceso a la educación. Desde mi experiencia investigativa se refleja una insuficiente preparación de los profesores de nivel de enseñanza media y media-superior en la conducción de los procesos grupales, propiciando dinámicas excluyentes a lo interno de los grupos de clases o siendo incapaces de modificar las que ocurren como parte de la vida natural de los grupos. El perfil de éxito entre adolescentes en el grupo escolar señala a personas de piel blanca, alto rendimiento académico y procedentes de familias con nivel educativo alto. Por el contrario, son generalmente rechazados estudiantes negros y mestizos, lo cual conlleva vivencias de malestar, así como en ocasiones procesos como violencia y acoso escolar, los cuales atentan contra la formación de los mismos.
Sin embargo, debido a que desde el año 2011 tiene lugar el III Perfeccionamiento del Sistema Nacional de Educación, existe la posibilidad de dar solución a esta y otras problemáticas que puedan ser encontradas. El Perfeccionamiento se caracteriza en esencia por ser integral, flexible y contextualizado. Es integral puesto que toma en cuenta la formación del estudiante en las esferas de la personalidad cognitiva y afectivo-motivacional; flexible, ya que valora las particularidades del entorno para introducir cambios, de ser estos necesarios; contextualizado, a partir de la existencia de un currículo general y otro institucional. Estos propósitos se alcanzan por medio del Proyecto Educativo Escolar, el cual establece objetivos y acciones para alcanzarlos a partir del diagnóstico de la escuela, alumnos y familia. Lo confeccionan padres, estudiantes, profesores y directivos de la institución, de ahí su carácter participativo. Todo esto en esencia contribuiría a un acceso más equitativo a los recursos educativos.
Ahora pasaré a hablar del acceso a la Educación Superior. Según el sitio oficial del MES, en la cifra de graduados de la enseñanza superior en Cuba supera hoy el millón y medio y somos la región de la nación con mayor cantidad de egresados por habitantes. Esto al igual que con la enseñanza general tiene que ver con las políticas de acceso gratuito y con la particularidad de poder estudiar en Curso Regular Diurno, Curso por Encuentros y Educación a Distancia, lo cual abre las puertas de la universidad a personas que a su vez cumplan disímiles responsabilidades ya sea laborales o familiares a la vez que estudian una carrera universitaria. Sin embargo, las investigaciones muestran que hay dinámicas subjetivas que inciden sobre el acceso a la Educación Superior en la Cuba actual. La composición de la matrícula del Curso Regular Diurno cuenta con una mayor presencia de estudiantes de color de la piel blanca, en comparación con el Curso por Encuentros y la Educación a Distancia en los cuales, si bien no es la mayoría, aumenta la presencia de estudiantes negros y mestizos. Por supuesto, esto puede estar relacionado con la reproducción a mayor escala del perfil de éxito que comentaba anteriormente al referirme a la enseñanza media, desfavoreciendo a negros y mestizos desde los niveles anteriores.

Respuesta 2:
Las nuevas tecnologías son muy importantes para los procesos educativos. En la enseñanza general esto queda reconocido por el III Perfeccionamiento del Sistema Nacional de Educación, al declarar que en los programas anteriores no hay suficiente asunción de las TICs a lo interno de estos e incorporarlas en las disciplinas a raíz de dicho proceso. La empresa CiNESOFT, creada con el objetivo de seguir perfeccionando la educación, que pertenece al grupo empresarial del Ministerio de Educación, se dedica a la realización se software educativos y producción de audiovisuales y reparación de equipos y medios de enseñanza y ha puesto a disposición a disposición de la enseñanza recursos en soporte digital como audiovisuales, multimedia, visitas virtuales (por ejemplo, a museos), laboratorios virtuales y la comunidad educativa CubaEduca. Estos elementos constituyen pasos de avances en un país al que le queda mucho por aprender y adquirir en el plano tecnológico, en gran parte afectado por el bloqueo económico, comercial y financiero al que estamos sometidos. A su vez, en la medida en que estos recursos son incorporados a las clases se hace necesario capacitar a los profesores en el uso de las TICs para la conducción del proceso de enseñanza-aprendizaje. También, a raíz de la pandemia y ante la necesidad de llegar a los estudiantes por otras vías no presenciales físicamente, varios profesores han encontrado en WhatsApp una alternativa para llegar a sus estudiantes con resultados positivos. En la prensa quedan recogidas varias de estas experiencias, como es el caso de un profesor de Biología de Camagüey, que ha logrado aclarar dudas, repasar contenidos e incluso realizado encuentros de conocimientos por esta vía.
En cuanto a la enseñanza superior, quizás la vía más conocida sea la plataforma Moodle, para la enseñanza de pregrado en la mayoría de las universidades y con opciones de posgrado en mayor medida. También se encuentran varias experiencias interesantes, a raíz de la pandemia, en el uso de aplicaciones de mensajería como WhatsApp o Telegram, las cuales sirven para dar orientaciones y seguimiento a los estudiantes en el proceso docente-educativo. Sin embargo, en ambos casos la principal limitación es el acceso a Internet, ya sea por la imposibilidad de permitirse el gasto de dinero en datos móviles con la frecuencia que el curso escolar lo requiere o por la inestable infraestructura de la conexión digital en Cuba y su dificultad para llegar con la calidad requerida a todos los rincones del país, lo cual viene a ser causa de inequidades en el acceso a la enseñanza en este nivel. A ello se le suma, en algunas ocasiones, la resistencia de docentes y estudiantes al cambio de lo presencial físico a lo virtual o el no poseer en ambos casos las competencias tecnológicas requeridas para acceder a los distintos sitios y responder a las exigencias del trabajo. En cuanto al posgrado, en mi opinión, ha sido insuficiente la capacidad de respuesta de las universidades a las demandas del contexto, entre estas la Universidad de La Habana, y su adaptación al empleo de las tecnologías para estos estudios. Por tal motivo este diplomado realizado por el CESJ, si bien no es el único, sí consiste en un paso de avance al brindar tan importante oportunidad de superación.
Un último elemento que quiero destacar sobre el empleo de las tecnologías en la educación es las dificultades asociadas al empleo de aplicaciones de videollamadas y reuniones virtuales tales como Zoom y Google Meet, para la realización de espacios sincrónicos tanto en enseñanza general como superior. Por una parte, influyen las ya mencionadas problemáticas de costos, e inestabilidad o calidad del servicio, por otra, el propio bloqueo que impide el acceso a algunas de estas a menos que se use VPN. Y son espacios que vendrían muy bien ya que la interacción cara a cara, aunque a través de pantallas podría, facilitar el proceso de enseñanza-aprendizaje.

Milán Ochoa Chang (G3)
dijo:

1. El modelo de educación en Cuba es un ejemplo para el mundo pues se convirtió en una prioridad después de que nuestro Comandante en Jefe Fidel Castro liderara el triunfo de la Revolución en 1959. La educación ayudó a que el país se deshiciera de la etiqueta que le habían impuesto de ser el territorio más desigual del Caribe hispánico durante los periodos coloniales y postcoloniales de principios del siglo XX. Las bases de la nueva sociedad socialista se fundamentaban en la idea común de que sólo una educación de calidad podría acabar con la grave situación de pobreza, ignorancia y subdesarrollo que sufría el país.
Después de 1959 Cuba revolucionó la enseñanza a través de dos importantes métodos:
La alfabetización. El primer gran paso de la Revolución a favor de la educación fue la Campaña de Alfabetización. En 1961, se lanzó la Campaña de Alfabetización que sentó las bases de la importancia de la educación para una sociedad en conflicto y en transición. En el transcurso de un año, se centró la atención en un millón de analfabetos y se movilizó a 250 mil profesores y a miles de escolares. A finales de 1961, un 75 por ciento de ese millón de personas había logrado un nivel de alfabetización rudimentario.
Casi 40 años después, en 2001, y luego de constatarse la gran diferencia del desarrollo de la educación de nuestro país con otros contextos, el Estado cubano comenzó a trabajar en un proyecto de cooperación internacional para luchar contra el analfabetismo, enfocado, sobre todo, a América Latina, aunque preparado para ser adaptado a diferentes realidades sociales y lenguas, con el objetivo de enseñar a leer y a escribir a personas mayores de 15 años que nunca asistieron a la escuela o que solo cursaron algunos años. El programa planteado se denominó “Yo, sí puedo”, utiliza recursos audiovisuales como vídeo y televisión y números para facilitar el proceso de aprendizaje de la lectura y escritura. Este método cubano ha llegado a lugares como Canadá, Australia, Nueva Zelanda o España. Hasta el momento han logrado leer y escribir con este método 9,8 millones de personas en unos 30 países de América, como Venezuela, México, Brasil, Bolivia o Argentina, en donde incluso se puso en marcha en los centros penitenciarios, y otras partes del mundo como Angola y Mozambique.
El acceso a la educación. Mientras la campaña de alfabetización seguía su curso, el índice de matrículas a las escuelas aumentaba considerablemente (y se multiplicó por dos una década después). El Gobierno presentó programas para las niñas que vivían en el campo, las trabajadoras del hogar, las prostitutas y para aquellas que habían dejado la escuela antes de graduarse. Estos programas, junto con la recién fundada Organización de los círculos infantiles, tenían como objetivo asegurar que la educación fuera accesible para todos. Estas medidas también se centraron en las personas que vivían en zonas rurales aisladas. El trabajo intenso de Cuba ha dado sus frutos. Desde mediados de la década de los 90, el índice de admisión escolar se ha mantenido en un 99% tanto para chicos como para chicas, en comparación con el 87% del resto de la región latinoamericana. En esa época, el 94% de los escolares llegaban al quinto grado, en contraste con el 74% de la región. Los índices de matrícula en las escuelas secundarias variaban de un 78% para los chicos a un 82% para las chicas, mientras que en el resto de la región estos índices eran de un 47% y un 51%, respectivamente.

2. El perfeccionamiento del sistema educativo resulta una de las tareas fundamentales frente a los intentos por procurar la informatización de la sociedad cubana. Si bien el acceso a Internet en Cuba tiene por delante muchos desafíos, sobre todo para una sociedad que llega con rezagos a este escenario, no cabe dudas de que constituye una opción necesaria para el desarrollo del país frente al entorno contemporáneo que nos rodea. En este sentido, el perfeccionamiento del sistema educativo resulta una de las tareas fundamentales frente a los intentos por procurar la informatización de la sociedad cubana.
Numerosos estudios desde la universidad cubana señalan que las TIC propician la construcción social del conocimiento y nuevas formas de trabajo colaborativo en el proceso de enseñanza-aprendizaje, por lo que es incuestionable el cambio en la concepción del mismo hacia un nuevo modelo en los proyectos educativos.
El auge de las modernas tecnologías de la información y la comunicación en los últimos años del pasado siglo y en lo que va del tercer milenio, ha creado nuevas poblaciones de analfabetos en el mundo y, en especial, en países de América Latina y el Caribe. El incontenible avance de las nuevas tecnologías entra en contradicción con la pobreza del tercer mundo y con la escasez de recursos financieros de países en vía de desarrollo como Cuba. El desarrollo del mundo de la información, que es hoy una industria poderosa, ha hecho que países como Cuba se vean obligados a buscar alternativas para que los bibliotecarios, trabajadores de la información y la población en general encuentren soluciones al analfabetismo tecnológico
Pero la enseñanza de la computación no se limitó a las universidades. Como parte de una estrategia de preparación para el presente y el futuro, se estableció su enseñanza en escuelas primarias, escuelas de nivel secundario, en politécnicos y en espacios alternativos como los llamados joven club de computación, diseminados por todo el país en número de más de 300 y que enfrentan las necesidades de alfabetización informática de una gran parte de la población interesada
Esta tercera campaña de alfabetización, emprendida por la sociedad cubana bajo la orientación, como en las anteriores, de nuestro gobierno revolucionario, pudo iniciarse, a pesar de la subsistencia de condiciones económicas desfavorables producto del bloqueo, como resultado de la utilización racional e inteligente de los recursos de que dispone el país y, en especial de su capital humano, concebidos de una manera amplia e integral en un proyecto llamado Informatización de la sociedad cubana.
Una cifra elevada de jóvenes accede a Internet a través de las zonas wifi, y que las nuevas tecnologías, además de para el intercambio de fotos, música, videos y juegos, les permite la búsqueda de información actualizada para el estudio. En ese contexto, de una sociedad que avanza en la informatización; de un aumento en los niveles de acceso y las formas de conexión tecnológica, sobre todo entre los más jóvenes, y de proyecciones que apuntan al incremento de las opciones de conectividad a Internet en la sociedad, la escuela tiene el imperativo de convertirse en la «punta de lanza» en materia de formar conductas responsables ante el uso de las TIC, y de generar capacidades para aplicarlas de forma coherente en el proceso de enseñanza aprendizaje.
No es fortuito el esfuerzo realizado por la Revolución Cubana por poner a la tecnología al servicio de la educación y el desarrollo del conocimiento, por solo mencionar un ejemplo, con el programa de los Joven Club de Computación; tampoco que en el Lineamiento 119 aprobado en
el 7mo. Congreso del Partido, se explicite la importancia de avanzar en la informatización de la enseñanza.

Milán Ochoa Chang(G3)
dijo:

1. El modelo de educación en Cuba es un ejemplo para el mundo pues se convirtió en una prioridad después de que nuestro Comandante en Jefe Fidel Castro liderara el triunfo de la Revolución en 1959. La educación ayudó a que el país se deshiciera de la etiqueta que le habían impuesto de ser el territorio más desigual del Caribe hispánico durante los periodos coloniales y postcoloniales de principios del siglo XX. Las bases de la nueva sociedad socialista se fundamentaban en la idea común de que sólo una educación de calidad podría acabar con la grave situación de pobreza, ignorancia y subdesarrollo que sufría el país.
Después de 1959 Cuba revolucionó la enseñanza a través de dos importantes métodos:
La alfabetización. El primer gran paso de la Revolución a favor de la educación fue la Campaña de Alfabetización. En 1961, se lanzó la Campaña de Alfabetización que sentó las bases de la importancia de la educación para una sociedad en conflicto y en transición. En el transcurso de un año, se centró la atención en un millón de analfabetos y se movilizó a 250 mil profesores y a miles de escolares. A finales de 1961, un 75 por ciento de ese millón de personas había logrado un nivel de alfabetización rudimentario.
Casi 40 años después, en 2001, y luego de constatarse la gran diferencia del desarrollo de la educación de nuestro país con otros contextos, el Estado cubano comenzó a trabajar en un proyecto de cooperación internacional para luchar contra el analfabetismo, enfocado, sobre todo, a América Latina, aunque preparado para ser adaptado a diferentes realidades sociales y lenguas, con el objetivo de enseñar a leer y a escribir a personas mayores de 15 años que nunca asistieron a la escuela o que solo cursaron algunos años. El programa planteado se denominó “Yo, sí puedo”, utiliza recursos audiovisuales como vídeo y televisión y números para facilitar el proceso de aprendizaje de la lectura y escritura. Este método cubano ha llegado a lugares como Canadá, Australia, Nueva Zelanda o España. Hasta el momento han logrado leer y escribir con este método 9,8 millones de personas en unos 30 países de América, como Venezuela, México, Brasil, Bolivia o Argentina, en donde incluso se puso en marcha en los centros penitenciarios, y otras partes del mundo como Angola y Mozambique.
El acceso a la educación. Mientras la campaña de alfabetización seguía su curso, el índice de matrículas a las escuelas aumentaba considerablemente (y se multiplicó por dos una década después). El Gobierno presentó programas para las niñas que vivían en el campo, las trabajadoras del hogar, las prostitutas y para aquellas que habían dejado la escuela antes de graduarse. Estos programas, junto con la recién fundada Organización de los círculos infantiles, tenían como objetivo asegurar que la educación fuera accesible para todos. Estas medidas también se centraron en las personas que vivían en zonas rurales aisladas. El trabajo intenso de Cuba ha dado sus frutos. Desde mediados de la década de los 90, el índice de admisión escolar se ha mantenido en un 99% tanto para chicos como para chicas, en comparación con el 87% del resto de la región latinoamericana. En esa época, el 94% de los escolares llegaban al quinto grado, en contraste con el 74% de la región. Los índices de matrícula en las escuelas secundarias variaban de un 78% para los chicos a un 82% para las chicas, mientras que en el resto de la región estos índices eran de un 47% y un 51%, respectivamente.

2. El perfeccionamiento del sistema educativo resulta una de las tareas fundamentales frente a los intentos por procurar la informatización de la sociedad cubana. Si bien el acceso a Internet en Cuba tiene por delante muchos desafíos, sobre todo para una sociedad que llega con rezagos a este escenario, no cabe dudas de que constituye una opción necesaria para el desarrollo del país frente al entorno contemporáneo que nos rodea. En este sentido, el perfeccionamiento del sistema educativo resulta una de las tareas fundamentales frente a los intentos por procurar la informatización de la sociedad cubana.
Numerosos estudios desde la universidad cubana señalan que las TIC propician la construcción social del conocimiento y nuevas formas de trabajo colaborativo en el proceso de enseñanza-aprendizaje, por lo que es incuestionable el cambio en la concepción del mismo hacia un nuevo modelo en los proyectos educativos.
El auge de las modernas tecnologías de la información y la comunicación en los últimos años del pasado siglo y en lo que va del tercer milenio, ha creado nuevas poblaciones de analfabetos en el mundo y, en especial, en países de América Latina y el Caribe. El incontenible avance de las nuevas tecnologías entra en contradicción con la pobreza del tercer mundo y con la escasez de recursos financieros de países en vía de desarrollo como Cuba. El desarrollo del mundo de la información, que es hoy una industria poderosa, ha hecho que países como Cuba se vean obligados a buscar alternativas para que los bibliotecarios, trabajadores de la información y la población en general encuentren soluciones al analfabetismo tecnológico
Pero la enseñanza de la computación no se limitó a las universidades. Como parte de una estrategia de preparación para el presente y el futuro, se estableció su enseñanza en escuelas primarias, escuelas de nivel secundario, en politécnicos y en espacios alternativos como los llamados joven club de computación, diseminados por todo el país en número de más de 300 y que enfrentan las necesidades de alfabetización informática de una gran parte de la población interesada
Esta tercera campaña de alfabetización, emprendida por la sociedad cubana bajo la orientación, como en las anteriores, de nuestro gobierno revolucionario, pudo iniciarse, a pesar de la subsistencia de condiciones económicas desfavorables producto del bloqueo, como resultado de la utilización racional e inteligente de los recursos de que dispone el país y, en especial de su capital humano, concebidos de una manera amplia e integral en un proyecto llamado Informatización de la sociedad cubana.
Una cifra elevada de jóvenes accede a Internet a través de las zonas wifi, y que las nuevas tecnologías, además de para el intercambio de fotos, música, videos y juegos, les permite la búsqueda de información actualizada para el estudio. En ese contexto, de una sociedad que avanza en la informatización; de un aumento en los niveles de acceso y las formas de conexión tecnológica, sobre todo entre los más jóvenes, y de proyecciones que apuntan al incremento de las opciones de conectividad a Internet en la sociedad, la escuela tiene el imperativo de convertirse en la «punta de lanza» en materia de formar conductas responsables ante el uso de las TIC, y de generar capacidades para aplicarlas de forma coherente en el proceso de enseñanza aprendizaje.
No es fortuito el esfuerzo realizado por la Revolución Cubana por poner a la tecnología al servicio de la educación y el desarrollo del conocimiento, por solo mencionar un ejemplo, con el programa de los Joven Club de Computación; tampoco que en el Lineamiento 119 aprobado en
el 7mo. Congreso del Partido, se explicite la importancia de avanzar en la informatización de la enseñanza.

Milán Ochoa Chang (G3)
dijo:

1. El modelo de educación en Cuba es un ejemplo para el mundo pues se convirtió en una prioridad después de que nuestro Comandante en Jefe Fidel Castro liderara el triunfo de la Revolución en 1959. La educación ayudó a que el país se deshiciera de la etiqueta que le habían impuesto de ser el territorio más desigual del Caribe hispánico durante los periodos coloniales y postcoloniales de principios del siglo XX. Las bases de la nueva sociedad socialista se fundamentaban en la idea común de que sólo una educación de calidad podría acabar con la grave situación de pobreza, ignorancia y subdesarrollo que sufría el país.
Después de 1959 Cuba revolucionó la enseñanza a través de dos importantes métodos:
La alfabetización. El primer gran paso de la Revolución a favor de la educación fue la Campaña de Alfabetización. En 1961, se lanzó la Campaña de Alfabetización que sentó las bases de la importancia de la educación para una sociedad en conflicto y en transición. En el transcurso de un año, se centró la atención en un millón de analfabetos y se movilizó a 250 mil profesores y a miles de escolares. A finales de 1961, un 75 por ciento de ese millón de personas había logrado un nivel de alfabetización rudimentario.
Casi 40 años después, en 2001, y luego de constatarse la gran diferencia del desarrollo de la educación de nuestro país con otros contextos, el Estado cubano comenzó a trabajar en un proyecto de cooperación internacional para luchar contra el analfabetismo, enfocado, sobre todo, a América Latina, aunque preparado para ser adaptado a diferentes realidades sociales y lenguas, con el objetivo de enseñar a leer y a escribir a personas mayores de 15 años que nunca asistieron a la escuela o que solo cursaron algunos años. El programa planteado se denominó “Yo, sí puedo”, utiliza recursos audiovisuales como vídeo y televisión y números para facilitar el proceso de aprendizaje de la lectura y escritura. Este método cubano ha llegado a lugares como Canadá, Australia, Nueva Zelanda o España. Hasta el momento han logrado leer y escribir con este método 9,8 millones de personas en unos 30 países de América, como Venezuela, México, Brasil, Bolivia o Argentina, en donde incluso se puso en marcha en los centros penitenciarios, y otras partes del mundo como Angola y Mozambique.
El acceso a la educación. Mientras la campaña de alfabetización seguía su curso, el índice de matrículas a las escuelas aumentaba considerablemente (y se multiplicó por dos una década después). El Gobierno presentó programas para las niñas que vivían en el campo, las trabajadoras del hogar, las prostitutas y para aquellas que habían dejado la escuela antes de graduarse. Estos programas, junto con la recién fundada Organización de los círculos infantiles, tenían como objetivo asegurar que la educación fuera accesible para todos. Estas medidas también se centraron en las personas que vivían en zonas rurales aisladas. El trabajo intenso de Cuba ha dado sus frutos. Desde mediados de la década de los 90, el índice de admisión escolar se ha mantenido en un 99% tanto para chicos como para chicas, en comparación con el 87% del resto de la región latinoamericana. En esa época, el 94% de los escolares llegaban al quinto grado, en contraste con el 74% de la región. Los índices de matrícula en las escuelas secundarias variaban de un 78% para los chicos a un 82% para las chicas, mientras que en el resto de la región estos índices eran de un 47% y un 51%, respectivamente.

2. El perfeccionamiento del sistema educativo resulta una de las tareas fundamentales frente a los intentos por procurar la informatización de la sociedad cubana. Si bien el acceso a Internet en Cuba tiene por delante muchos desafíos, sobre todo para una sociedad que llega con rezagos a este escenario, no cabe dudas de que constituye una opción necesaria para el desarrollo del país frente al entorno contemporáneo que nos rodea. En este sentido, el perfeccionamiento del sistema educativo resulta una de las tareas fundamentales frente a los intentos por procurar la informatización de la sociedad cubana.
Numerosos estudios desde la universidad cubana señalan que las TIC propician la construcción social del conocimiento y nuevas formas de trabajo colaborativo en el proceso de enseñanza-aprendizaje, por lo que es incuestionable el cambio en la concepción del mismo hacia un nuevo modelo en los proyectos educativos.
El auge de las modernas tecnologías de la información y la comunicación en los últimos años del pasado siglo y en lo que va del tercer milenio, ha creado nuevas poblaciones de analfabetos en el mundo y, en especial, en países de América Latina y el Caribe. El incontenible avance de las nuevas tecnologías entra en contradicción con la pobreza del tercer mundo y con la escasez de recursos financieros de países en vía de desarrollo como Cuba. El desarrollo del mundo de la información, que es hoy una industria poderosa, ha hecho que países como Cuba se vean obligados a buscar alternativas para que los bibliotecarios, trabajadores de la información y la población en general encuentren soluciones al analfabetismo tecnológico
Pero la enseñanza de la computación no se limitó a las universidades. Como parte de una estrategia de preparación para el presente y el futuro, se estableció su enseñanza en escuelas primarias, escuelas de nivel secundario, en politécnicos y en espacios alternativos como los llamados joven club de computación, diseminados por todo el país en número de más de 300 y que enfrentan las necesidades de alfabetización informática de una gran parte de la población interesada
Esta tercera campaña de alfabetización, emprendida por la sociedad cubana bajo la orientación, como en las anteriores, de nuestro gobierno revolucionario, pudo iniciarse, a pesar de la subsistencia de condiciones económicas desfavorables producto del bloqueo, como resultado de la utilización racional e inteligente de los recursos de que dispone el país y, en especial de su capital humano, concebidos de una manera amplia e integral en un proyecto llamado Informatización de la sociedad cubana.
Una cifra elevada de jóvenes accede a Internet a través de las zonas wifi, y que las nuevas tecnologías, además de para el intercambio de fotos, música, videos y juegos, les permite la búsqueda de información actualizada para el estudio. En ese contexto, de una sociedad que avanza en la informatización; de un aumento en los niveles de acceso y las formas de conexión tecnológica, sobre todo entre los más jóvenes, y de proyecciones que apuntan al incremento de las opciones de conectividad a Internet en la sociedad, la escuela tiene el imperativo de convertirse en la «punta de lanza» en materia de formar conductas responsables ante el uso de las TIC, y de generar capacidades para aplicarlas de forma coherente en el proceso de enseñanza aprendizaje.
No es fortuito el esfuerzo realizado por la Revolución Cubana por poner a la tecnología al servicio de la educación y el desarrollo del conocimiento, por solo mencionar un ejemplo, con el programa de los Joven Club de Computación; tampoco que en el Lineamiento 119 aprobado en
el 7mo. Congreso del Partido, se explicite la importancia de avanzar en la informatización de la enseñanza.

Milán Ochoa Chang (G3)
dijo:

1. El modelo de educación en Cuba es un ejemplo para el mundo pues se convirtió en una prioridad después de que nuestro Comandante en Jefe Fidel Castro liderara el triunfo de la Revolución en 1959. La educación ayudó a que el país se deshiciera de la etiqueta que le habían impuesto de ser el territorio más desigual del Caribe hispánico durante los periodos coloniales y postcoloniales de principios del siglo XX. Las bases de la nueva sociedad socialista se fundamentaban en la idea común de que sólo una educación de calidad podría acabar con la grave situación de pobreza, ignorancia y subdesarrollo que sufría el país.
Después de 1959 Cuba revolucionó la enseñanza a través de dos importantes métodos:
La alfabetización. El primer gran paso de la Revolución a favor de la educación fue la Campaña de Alfabetización. En 1961, se lanzó la Campaña de Alfabetización que sentó las bases de la importancia de la educación para una sociedad en conflicto y en transición. En el transcurso de un año, se centró la atención en un millón de analfabetos y se movilizó a 250 mil profesores y a miles de escolares. A finales de 1961, un 75 por ciento de ese millón de personas había logrado un nivel de alfabetización rudimentario.
Casi 40 años después, en 2001, y luego de constatarse la gran diferencia del desarrollo de la educación de nuestro país con otros contextos, el Estado cubano comenzó a trabajar en un proyecto de cooperación internacional para luchar contra el analfabetismo, enfocado, sobre todo, a América Latina, aunque preparado para ser adaptado a diferentes realidades sociales y lenguas, con el objetivo de enseñar a leer y a escribir a personas mayores de 15 años que nunca asistieron a la escuela o que solo cursaron algunos años. El programa planteado se denominó “Yo, sí puedo”, utiliza recursos audiovisuales como vídeo y televisión y números para facilitar el proceso de aprendizaje de la lectura y escritura. Este método cubano ha llegado a lugares como Canadá, Australia, Nueva Zelanda o España. Hasta el momento han logrado leer y escribir con este método 9,8 millones de personas en unos 30 países de América, como Venezuela, México, Brasil, Bolivia o Argentina, en donde incluso se puso en marcha en los centros penitenciarios, y otras partes del mundo como Angola y Mozambique.
El acceso a la educación. Mientras la campaña de alfabetización seguía su curso, el índice de matrículas a las escuelas aumentaba considerablemente (y se multiplicó por dos una década después). El Gobierno presentó programas para las niñas que vivían en el campo, las trabajadoras del hogar, las prostitutas y para aquellas que habían dejado la escuela antes de graduarse. Estos programas, junto con la recién fundada Organización de los círculos infantiles, tenían como objetivo asegurar que la educación fuera accesible para todos. Estas medidas también se centraron en las personas que vivían en zonas rurales aisladas. El trabajo intenso de Cuba ha dado sus frutos. Desde mediados de la década de los 90, el índice de admisión escolar se ha mantenido en un 99% tanto para chicos como para chicas, en comparación con el 87% del resto de la región latinoamericana. En esa época, el 94% de los escolares llegaban al quinto grado, en contraste con el 74% de la región. Los índices de matrícula en las escuelas secundarias variaban de un 78% para los chicos a un 82% para las chicas, mientras que en el resto de la región estos índices eran de un 47% y un 51%, respectivamente.

2. El perfeccionamiento del sistema educativo resulta una de las tareas fundamentales frente a los intentos por procurar la informatización de la sociedad cubana. Si bien el acceso a Internet en Cuba tiene por delante muchos desafíos, sobre todo para una sociedad que llega con rezagos a este escenario, no cabe dudas de que constituye una opción necesaria para el desarrollo del país frente al entorno contemporáneo que nos rodea. En este sentido, el perfeccionamiento del sistema educativo resulta una de las tareas fundamentales frente a los intentos por procurar la informatización de la sociedad cubana.
Numerosos estudios desde la universidad cubana señalan que las TIC propician la construcción social del conocimiento y nuevas formas de trabajo colaborativo en el proceso de enseñanza-aprendizaje, por lo que es incuestionable el cambio en la concepción del mismo hacia un nuevo modelo en los proyectos educativos.
El auge de las modernas tecnologías de la información y la comunicación en los últimos años del pasado siglo y en lo que va del tercer milenio, ha creado nuevas poblaciones de analfabetos en el mundo y, en especial, en países de América Latina y el Caribe. El incontenible avance de las nuevas tecnologías entra en contradicción con la pobreza del tercer mundo y con la escasez de recursos financieros de países en vía de desarrollo como Cuba. El desarrollo del mundo de la información, que es hoy una industria poderosa, ha hecho que países como Cuba se vean obligados a buscar alternativas para que los bibliotecarios, trabajadores de la información y la población en general encuentren soluciones al analfabetismo tecnológico
Pero la enseñanza de la computación no se limitó a las universidades. Como parte de una estrategia de preparación para el presente y el futuro, se estableció su enseñanza en escuelas primarias, escuelas de nivel secundario, en politécnicos y en espacios alternativos como los llamados joven club de computación, diseminados por todo el país en número de más de 300 y que enfrentan las necesidades de alfabetización informática de una gran parte de la población interesada
Esta tercera campaña de alfabetización, emprendida por la sociedad cubana bajo la orientación, como en las anteriores, de nuestro gobierno revolucionario, pudo iniciarse, a pesar de la subsistencia de condiciones económicas desfavorables producto del bloqueo, como resultado de la utilización racional e inteligente de los recursos de que dispone el país y, en especial de su capital humano, concebidos de una manera amplia e integral en un proyecto llamado Informatización de la sociedad cubana.
Una cifra elevada de jóvenes accede a Internet a través de las zonas wifi, y que las nuevas tecnologías, además de para el intercambio de fotos, música, videos y juegos, les permite la búsqueda de información actualizada para el estudio. En ese contexto, de una sociedad que avanza en la informatización; de un aumento en los niveles de acceso y las formas de conexión tecnológica, sobre todo entre los más jóvenes, y de proyecciones que apuntan al incremento de las opciones de conectividad a Internet en la sociedad, la escuela tiene el imperativo de convertirse en la «punta de lanza» en materia de formar conductas responsables ante el uso de las TIC, y de generar capacidades para aplicarlas de forma coherente en el proceso de enseñanza aprendizaje.
No es fortuito el esfuerzo realizado por la Revolución Cubana por poner a la tecnología al servicio de la educación y el desarrollo del conocimiento, por solo mencionar un ejemplo, con el programa de los Joven Club de Computación; tampoco que en el Lineamiento 119 aprobado en
el 7mo. Congreso del Partido, se explicite la importancia de avanzar en la informatización de la enseñanza.

Milán Ochoa Chang (G3)
dijo:

1. El modelo de educación en Cuba es un ejemplo para el mundo pues se convirtió en una prioridad después de que nuestro Comandante en Jefe Fidel Castro liderara el triunfo de la Revolución en 1959. La educación ayudó a que el país se deshiciera de la etiqueta que le habían impuesto de ser el territorio más desigual del Caribe hispánico durante los periodos coloniales y postcoloniales de principios del siglo XX. Las bases de la nueva sociedad socialista se fundamentaban en la idea común de que sólo una educación de calidad podría acabar con la grave situación de pobreza, ignorancia y subdesarrollo que sufría el país.
Después de 1959 Cuba revolucionó la enseñanza a través de dos importantes métodos:
La alfabetización. El primer gran paso de la Revolución a favor de la educación fue la Campaña de Alfabetización. En 1961, se lanzó la Campaña de Alfabetización que sentó las bases de la importancia de la educación para una sociedad en conflicto y en transición. En el transcurso de un año, se centró la atención en un millón de analfabetos y se movilizó a 250 mil profesores y a miles de escolares. A finales de 1961, un 75 por ciento de ese millón de personas había logrado un nivel de alfabetización rudimentario.
Casi 40 años después, en 2001, y luego de constatarse la gran diferencia del desarrollo de la educación de nuestro país con otros contextos, el Estado cubano comenzó a trabajar en un proyecto de cooperación internacional para luchar contra el analfabetismo, enfocado, sobre todo, a América Latina, aunque preparado para ser adaptado a diferentes realidades sociales y lenguas, con el objetivo de enseñar a leer y a escribir a personas mayores de 15 años que nunca asistieron a la escuela o que solo cursaron algunos años. El programa planteado se denominó “Yo, sí puedo”, utiliza recursos audiovisuales como vídeo y televisión y números para facilitar el proceso de aprendizaje de la lectura y escritura. Este método cubano ha llegado a lugares como Canadá, Australia, Nueva Zelanda o España. Hasta el momento han logrado leer y escribir con este método 9,8 millones de personas en unos 30 países de América, como Venezuela, México, Brasil, Bolivia o Argentina, en donde incluso se puso en marcha en los centros penitenciarios, y otras partes del mundo como Angola y Mozambique.
El acceso a la educación. Mientras la campaña de alfabetización seguía su curso, el índice de matrículas a las escuelas aumentaba considerablemente (y se multiplicó por dos una década después). El Gobierno presentó programas para las niñas que vivían en el campo, las trabajadoras del hogar, las prostitutas y para aquellas que habían dejado la escuela antes de graduarse. Estos programas, junto con la recién fundada Organización de los círculos infantiles, tenían como objetivo asegurar que la educación fuera accesible para todos. Estas medidas también se centraron en las personas que vivían en zonas rurales aisladas. El trabajo intenso de Cuba ha dado sus frutos. Desde mediados de la década de los 90, el índice de admisión escolar se ha mantenido en un 99% tanto para chicos como para chicas, en comparación con el 87% del resto de la región latinoamericana. En esa época, el 94% de los escolares llegaban al quinto grado, en contraste con el 74% de la región. Los índices de matrícula en las escuelas secundarias variaban de un 78% para los chicos a un 82% para las chicas, mientras que en el resto de la región estos índices eran de un 47% y un 51%, respectivamente.

2. El perfeccionamiento del sistema educativo resulta una de las tareas fundamentales frente a los intentos por procurar la informatización de la sociedad cubana. Si bien el acceso a Internet en Cuba tiene por delante muchos desafíos, sobre todo para una sociedad que llega con rezagos a este escenario, no cabe dudas de que constituye una opción necesaria para el desarrollo del país frente al entorno contemporáneo que nos rodea. En este sentido, el perfeccionamiento del sistema educativo resulta una de las tareas fundamentales frente a los intentos por procurar la informatización de la sociedad cubana.
Numerosos estudios desde la universidad cubana señalan que las TIC propician la construcción social del conocimiento y nuevas formas de trabajo colaborativo en el proceso de enseñanza-aprendizaje, por lo que es incuestionable el cambio en la concepción del mismo hacia un nuevo modelo en los proyectos educativos.
El auge de las modernas tecnologías de la información y la comunicación en los últimos años del pasado siglo y en lo que va del tercer milenio, ha creado nuevas poblaciones de analfabetos en el mundo y, en especial, en países de América Latina y el Caribe. El incontenible avance de las nuevas tecnologías entra en contradicción con la pobreza del tercer mundo y con la escasez de recursos financieros de países en vía de desarrollo como Cuba. El desarrollo del mundo de la información, que es hoy una industria poderosa, ha hecho que países como Cuba se vean obligados a buscar alternativas para que los bibliotecarios, trabajadores de la información y la población en general encuentren soluciones al analfabetismo tecnológico
Pero la enseñanza de la computación no se limitó a las universidades. Como parte de una estrategia de preparación para el presente y el futuro, se estableció su enseñanza en escuelas primarias, escuelas de nivel secundario, en politécnicos y en espacios alternativos como los llamados joven club de computación, diseminados por todo el país en número de más de 300 y que enfrentan las necesidades de alfabetización informática de una gran parte de la población interesada
Esta tercera campaña de alfabetización, emprendida por la sociedad cubana bajo la orientación, como en las anteriores, de nuestro gobierno revolucionario, pudo iniciarse, a pesar de la subsistencia de condiciones económicas desfavorables producto del bloqueo, como resultado de la utilización racional e inteligente de los recursos de que dispone el país y, en especial de su capital humano, concebidos de una manera amplia e integral en un proyecto llamado Informatización de la sociedad cubana.
Una cifra elevada de jóvenes accede a Internet a través de las zonas wifi, y que las nuevas tecnologías, además de para el intercambio de fotos, música, videos y juegos, les permite la búsqueda de información actualizada para el estudio. En ese contexto, de una sociedad que avanza en la informatización; de un aumento en los niveles de acceso y las formas de conexión tecnológica, sobre todo entre los más jóvenes, y de proyecciones que apuntan al incremento de las opciones de conectividad a Internet en la sociedad, la escuela tiene el imperativo de convertirse en la «punta de lanza» en materia de formar conductas responsables ante el uso de las TIC, y de generar capacidades para aplicarlas de forma coherente en el proceso de enseñanza aprendizaje.
No es fortuito el esfuerzo realizado por la Revolución Cubana por poner a la tecnología al servicio de la educación y el desarrollo del conocimiento, por solo mencionar un ejemplo, con el programa de los Joven Club de Computación; tampoco que en el Lineamiento 119 aprobado en
el 7mo. Congreso del Partido, se explicite la importancia de avanzar en la informatización de la enseñanza.

Milán Ochoa Chang ( G3)
dijo:

1. El modelo de educación en Cuba es un ejemplo para el mundo pues se convirtió en una prioridad después de que nuestro Comandante en Jefe Fidel Castro liderara el triunfo de la Revolución en 1959. La educación ayudó a que el país se deshiciera de la etiqueta que le habían impuesto de ser el territorio más desigual del Caribe hispánico durante los periodos coloniales y postcoloniales de principios del siglo XX. Las bases de la nueva sociedad socialista se fundamentaban en la idea común de que sólo una educación de calidad podría acabar con la grave situación de pobreza, ignorancia y subdesarrollo que sufría el país.
Después de 1959 Cuba revolucionó la enseñanza a través de dos importantes métodos:
La alfabetización. El primer gran paso de la Revolución a favor de la educación fue la Campaña de Alfabetización. En 1961, se lanzó la Campaña de Alfabetización que sentó las bases de la importancia de la educación para una sociedad en conflicto y en transición. En el transcurso de un año, se centró la atención en un millón de analfabetos y se movilizó a 250 mil profesores y a miles de escolares. A finales de 1961, un 75 por ciento de ese millón de personas había logrado un nivel de alfabetización rudimentario.
Casi 40 años después, en 2001, y luego de constatarse la gran diferencia del desarrollo de la educación de nuestro país con otros contextos, el Estado cubano comenzó a trabajar en un proyecto de cooperación internacional para luchar contra el analfabetismo, enfocado, sobre todo, a América Latina, aunque preparado para ser adaptado a diferentes realidades sociales y lenguas, con el objetivo de enseñar a leer y a escribir a personas mayores de 15 años que nunca asistieron a la escuela o que solo cursaron algunos años. El programa planteado se denominó “Yo, sí puedo”, utiliza recursos audiovisuales como vídeo y televisión y números para facilitar el proceso de aprendizaje de la lectura y escritura. Este método cubano ha llegado a lugares como Canadá, Australia, Nueva Zelanda o España. Hasta el momento han logrado leer y escribir con este método 9,8 millones de personas en unos 30 países de América, como Venezuela, México, Brasil, Bolivia o Argentina, en donde incluso se puso en marcha en los centros penitenciarios, y otras partes del mundo como Angola y Mozambique.
El acceso a la educación. Mientras la campaña de alfabetización seguía su curso, el índice de matrículas a las escuelas aumentaba considerablemente (y se multiplicó por dos una década después). El Gobierno presentó programas para las niñas que vivían en el campo, las trabajadoras del hogar, las prostitutas y para aquellas que habían dejado la escuela antes de graduarse. Estos programas, junto con la recién fundada Organización de los círculos infantiles, tenían como objetivo asegurar que la educación fuera accesible para todos. Estas medidas también se centraron en las personas que vivían en zonas rurales aisladas. El trabajo intenso de Cuba ha dado sus frutos. Desde mediados de la década de los 90, el índice de admisión escolar se ha mantenido en un 99% tanto para chicos como para chicas, en comparación con el 87% del resto de la región latinoamericana. En esa época, el 94% de los escolares llegaban al quinto grado, en contraste con el 74% de la región. Los índices de matrícula en las escuelas secundarias variaban de un 78% para los chicos a un 82% para las chicas, mientras que en el resto de la región estos índices eran de un 47% y un 51%, respectivamente.

2. El perfeccionamiento del sistema educativo resulta una de las tareas fundamentales frente a los intentos por procurar la informatización de la sociedad cubana. Si bien el acceso a Internet en Cuba tiene por delante muchos desafíos, sobre todo para una sociedad que llega con rezagos a este escenario, no cabe dudas de que constituye una opción necesaria para el desarrollo del país frente al entorno contemporáneo que nos rodea. En este sentido, el perfeccionamiento del sistema educativo resulta una de las tareas fundamentales frente a los intentos por procurar la informatización de la sociedad cubana.
Numerosos estudios desde la universidad cubana señalan que las TIC propician la construcción social del conocimiento y nuevas formas de trabajo colaborativo en el proceso de enseñanza-aprendizaje, por lo que es incuestionable el cambio en la concepción del mismo hacia un nuevo modelo en los proyectos educativos.
El auge de las modernas tecnologías de la información y la comunicación en los últimos años del pasado siglo y en lo que va del tercer milenio, ha creado nuevas poblaciones de analfabetos en el mundo y, en especial, en países de América Latina y el Caribe. El incontenible avance de las nuevas tecnologías entra en contradicción con la pobreza del tercer mundo y con la escasez de recursos financieros de países en vía de desarrollo como Cuba. El desarrollo del mundo de la información, que es hoy una industria poderosa, ha hecho que países como Cuba se vean obligados a buscar alternativas para que los bibliotecarios, trabajadores de la información y la población en general encuentren soluciones al analfabetismo tecnológico
Pero la enseñanza de la computación no se limitó a las universidades. Como parte de una estrategia de preparación para el presente y el futuro, se estableció su enseñanza en escuelas primarias, escuelas de nivel secundario, en politécnicos y en espacios alternativos como los llamados joven club de computación, diseminados por todo el país en número de más de 300 y que enfrentan las necesidades de alfabetización informática de una gran parte de la población interesada
Esta tercera campaña de alfabetización, emprendida por la sociedad cubana bajo la orientación, como en las anteriores, de nuestro gobierno revolucionario, pudo iniciarse, a pesar de la subsistencia de condiciones económicas desfavorables producto del bloqueo, como resultado de la utilización racional e inteligente de los recursos de que dispone el país y, en especial de su capital humano, concebidos de una manera amplia e integral en un proyecto llamado Informatización de la sociedad cubana.
Una cifra elevada de jóvenes accede a Internet a través de las zonas wifi, y que las nuevas tecnologías, además de para el intercambio de fotos, música, videos y juegos, les permite la búsqueda de información actualizada para el estudio. En ese contexto, de una sociedad que avanza en la informatización; de un aumento en los niveles de acceso y las formas de conexión tecnológica, sobre todo entre los más jóvenes, y de proyecciones que apuntan al incremento de las opciones de conectividad a Internet en la sociedad, la escuela tiene el imperativo de convertirse en la «punta de lanza» en materia de formar conductas responsables ante el uso de las TIC, y de generar capacidades para aplicarlas de forma coherente en el proceso de enseñanza aprendizaje.
No es fortuito el esfuerzo realizado por la Revolución Cubana por poner a la tecnología al servicio de la educación y el desarrollo del conocimiento, por solo mencionar un ejemplo, con el programa de los Joven Club de Computación; tampoco que en el Lineamiento 119 aprobado en
el 7mo. Congreso del Partido, se explicite la importancia de avanzar en la informatización de la enseñanza.

Milán Ochoa Chang ( G 3)
dijo:

1. El modelo de educación en Cuba es un ejemplo para el mundo pues se convirtió en una prioridad después de que nuestro Comandante en Jefe Fidel Castro liderara el triunfo de la Revolución en 1959. La educación ayudó a que el país se deshiciera de la etiqueta que le habían impuesto de ser el territorio más desigual del Caribe hispánico durante los periodos coloniales y postcoloniales de principios del siglo XX. Las bases de la nueva sociedad socialista se fundamentaban en la idea común de que sólo una educación de calidad podría acabar con la grave situación de pobreza, ignorancia y subdesarrollo que sufría el país.
Después de 1959 Cuba revolucionó la enseñanza a través de dos importantes métodos:
La alfabetización. El primer gran paso de la Revolución a favor de la educación fue la Campaña de Alfabetización. En 1961, se lanzó la Campaña de Alfabetización que sentó las bases de la importancia de la educación para una sociedad en conflicto y en transición. En el transcurso de un año, se centró la atención en un millón de analfabetos y se movilizó a 250 mil profesores y a miles de escolares. A finales de 1961, un 75 por ciento de ese millón de personas había logrado un nivel de alfabetización rudimentario.
Casi 40 años después, en 2001, y luego de constatarse la gran diferencia del desarrollo de la educación de nuestro país con otros contextos, el Estado cubano comenzó a trabajar en un proyecto de cooperación internacional para luchar contra el analfabetismo, enfocado, sobre todo, a América Latina, aunque preparado para ser adaptado a diferentes realidades sociales y lenguas, con el objetivo de enseñar a leer y a escribir a personas mayores de 15 años que nunca asistieron a la escuela o que solo cursaron algunos años. El programa planteado se denominó “Yo, sí puedo”, utiliza recursos audiovisuales como vídeo y televisión y números para facilitar el proceso de aprendizaje de la lectura y escritura. Este método cubano ha llegado a lugares como Canadá, Australia, Nueva Zelanda o España. Hasta el momento han logrado leer y escribir con este método 9,8 millones de personas en unos 30 países de América, como Venezuela, México, Brasil, Bolivia o Argentina, en donde incluso se puso en marcha en los centros penitenciarios, y otras partes del mundo como Angola y Mozambique.
El acceso a la educación. Mientras la campaña de alfabetización seguía su curso, el índice de matrículas a las escuelas aumentaba considerablemente (y se multiplicó por dos una década después). El Gobierno presentó programas para las niñas que vivían en el campo, las trabajadoras del hogar, las prostitutas y para aquellas que habían dejado la escuela antes de graduarse. Estos programas, junto con la recién fundada Organización de los círculos infantiles, tenían como objetivo asegurar que la educación fuera accesible para todos. Estas medidas también se centraron en las personas que vivían en zonas rurales aisladas. El trabajo intenso de Cuba ha dado sus frutos. Desde mediados de la década de los 90, el índice de admisión escolar se ha mantenido en un 99% tanto para chicos como para chicas, en comparación con el 87% del resto de la región latinoamericana. En esa época, el 94% de los escolares llegaban al quinto grado, en contraste con el 74% de la región. Los índices de matrícula en las escuelas secundarias variaban de un 78% para los chicos a un 82% para las chicas, mientras que en el resto de la región estos índices eran de un 47% y un 51%, respectivamente.

2. El perfeccionamiento del sistema educativo resulta una de las tareas fundamentales frente a los intentos por procurar la informatización de la sociedad cubana. Si bien el acceso a Internet en Cuba tiene por delante muchos desafíos, sobre todo para una sociedad que llega con rezagos a este escenario, no cabe dudas de que constituye una opción necesaria para el desarrollo del país frente al entorno contemporáneo que nos rodea. En este sentido, el perfeccionamiento del sistema educativo resulta una de las tareas fundamentales frente a los intentos por procurar la informatización de la sociedad cubana.
Numerosos estudios desde la universidad cubana señalan que las TIC propician la construcción social del conocimiento y nuevas formas de trabajo colaborativo en el proceso de enseñanza-aprendizaje, por lo que es incuestionable el cambio en la concepción del mismo hacia un nuevo modelo en los proyectos educativos.
El auge de las modernas tecnologías de la información y la comunicación en los últimos años del pasado siglo y en lo que va del tercer milenio, ha creado nuevas poblaciones de analfabetos en el mundo y, en especial, en países de América Latina y el Caribe. El incontenible avance de las nuevas tecnologías entra en contradicción con la pobreza del tercer mundo y con la escasez de recursos financieros de países en vía de desarrollo como Cuba. El desarrollo del mundo de la información, que es hoy una industria poderosa, ha hecho que países como Cuba se vean obligados a buscar alternativas para que los bibliotecarios, trabajadores de la información y la población en general encuentren soluciones al analfabetismo tecnológico
Pero la enseñanza de la computación no se limitó a las universidades. Como parte de una estrategia de preparación para el presente y el futuro, se estableció su enseñanza en escuelas primarias, escuelas de nivel secundario, en politécnicos y en espacios alternativos como los llamados joven club de computación, diseminados por todo el país en número de más de 300 y que enfrentan las necesidades de alfabetización informática de una gran parte de la población interesada
Esta tercera campaña de alfabetización, emprendida por la sociedad cubana bajo la orientación, como en las anteriores, de nuestro gobierno revolucionario, pudo iniciarse, a pesar de la subsistencia de condiciones económicas desfavorables producto del bloqueo, como resultado de la utilización racional e inteligente de los recursos de que dispone el país y, en especial de su capital humano, concebidos de una manera amplia e integral en un proyecto llamado Informatización de la sociedad cubana.
Una cifra elevada de jóvenes accede a Internet a través de las zonas wifi, y que las nuevas tecnologías, además de para el intercambio de fotos, música, videos y juegos, les permite la búsqueda de información actualizada para el estudio. En ese contexto, de una sociedad que avanza en la informatización; de un aumento en los niveles de acceso y las formas de conexión tecnológica, sobre todo entre los más jóvenes, y de proyecciones que apuntan al incremento de las opciones de conectividad a Internet en la sociedad, la escuela tiene el imperativo de convertirse en la «punta de lanza» en materia de formar conductas responsables ante el uso de las TIC, y de generar capacidades para aplicarlas de forma coherente en el proceso de enseñanza aprendizaje.
No es fortuito el esfuerzo realizado por la Revolución Cubana por poner a la tecnología al servicio de la educación y el desarrollo del conocimiento, por solo mencionar un ejemplo, con el programa de los Joven Club de Computación; tampoco que en el Lineamiento 119 aprobado en
el 7mo. Congreso del Partido, se explicite la importancia de avanzar en la informatización de la enseñanza.

Milan Ochoa Chang ( G3)
dijo:

1. El modelo de educación en Cuba es un ejemplo para el mundo pues se convirtió en una prioridad después de que nuestro Comandante en Jefe Fidel Castro liderara el triunfo de la Revolución en 1959. La educación ayudó a que el país se deshiciera de la etiqueta que le habían impuesto de ser el territorio más desigual del Caribe hispánico durante los periodos coloniales y postcoloniales de principios del siglo XX. Las bases de la nueva sociedad socialista se fundamentaban en la idea común de que sólo una educación de calidad podría acabar con la grave situación de pobreza, ignorancia y subdesarrollo que sufría el país.
Después de 1959 Cuba revolucionó la enseñanza a través de dos importantes métodos:
La alfabetización. El primer gran paso de la Revolución a favor de la educación fue la Campaña de Alfabetización. En 1961, se lanzó la Campaña de Alfabetización que sentó las bases de la importancia de la educación para una sociedad en conflicto y en transición. En el transcurso de un año, se centró la atención en un millón de analfabetos y se movilizó a 250 mil profesores y a miles de escolares. A finales de 1961, un 75 por ciento de ese millón de personas había logrado un nivel de alfabetización rudimentario.
Casi 40 años después, en 2001, y luego de constatarse la gran diferencia del desarrollo de la educación de nuestro país con otros contextos, el Estado cubano comenzó a trabajar en un proyecto de cooperación internacional para luchar contra el analfabetismo, enfocado, sobre todo, a América Latina, aunque preparado para ser adaptado a diferentes realidades sociales y lenguas, con el objetivo de enseñar a leer y a escribir a personas mayores de 15 años que nunca asistieron a la escuela o que solo cursaron algunos años. El programa planteado se denominó “Yo, sí puedo”, utiliza recursos audiovisuales como vídeo y televisión y números para facilitar el proceso de aprendizaje de la lectura y escritura. Este método cubano ha llegado a lugares como Canadá, Australia, Nueva Zelanda o España. Hasta el momento han logrado leer y escribir con este método 9,8 millones de personas en unos 30 países de América, como Venezuela, México, Brasil, Bolivia o Argentina, en donde incluso se puso en marcha en los centros penitenciarios, y otras partes del mundo como Angola y Mozambique.
El acceso a la educación. Mientras la campaña de alfabetización seguía su curso, el índice de matrículas a las escuelas aumentaba considerablemente (y se multiplicó por dos una década después). El Gobierno presentó programas para las niñas que vivían en el campo, las trabajadoras del hogar, las prostitutas y para aquellas que habían dejado la escuela antes de graduarse. Estos programas, junto con la recién fundada Organización de los círculos infantiles, tenían como objetivo asegurar que la educación fuera accesible para todos. Estas medidas también se centraron en las personas que vivían en zonas rurales aisladas. El trabajo intenso de Cuba ha dado sus frutos. Desde mediados de la década de los 90, el índice de admisión escolar se ha mantenido en un 99% tanto para chicos como para chicas, en comparación con el 87% del resto de la región latinoamericana. En esa época, el 94% de los escolares llegaban al quinto grado, en contraste con el 74% de la región. Los índices de matrícula en las escuelas secundarias variaban de un 78% para los chicos a un 82% para las chicas, mientras que en el resto de la región estos índices eran de un 47% y un 51%, respectivamente.

2. El perfeccionamiento del sistema educativo resulta una de las tareas fundamentales frente a los intentos por procurar la informatización de la sociedad cubana. Si bien el acceso a Internet en Cuba tiene por delante muchos desafíos, sobre todo para una sociedad que llega con rezagos a este escenario, no cabe dudas de que constituye una opción necesaria para el desarrollo del país frente al entorno contemporáneo que nos rodea. En este sentido, el perfeccionamiento del sistema educativo resulta una de las tareas fundamentales frente a los intentos por procurar la informatización de la sociedad cubana.
Numerosos estudios desde la universidad cubana señalan que las TIC propician la construcción social del conocimiento y nuevas formas de trabajo colaborativo en el proceso de enseñanza-aprendizaje, por lo que es incuestionable el cambio en la concepción del mismo hacia un nuevo modelo en los proyectos educativos.
El auge de las modernas tecnologías de la información y la comunicación en los últimos años del pasado siglo y en lo que va del tercer milenio, ha creado nuevas poblaciones de analfabetos en el mundo y, en especial, en países de América Latina y el Caribe. El incontenible avance de las nuevas tecnologías entra en contradicción con la pobreza del tercer mundo y con la escasez de recursos financieros de países en vía de desarrollo como Cuba. El desarrollo del mundo de la información, que es hoy una industria poderosa, ha hecho que países como Cuba se vean obligados a buscar alternativas para que los bibliotecarios, trabajadores de la información y la población en general encuentren soluciones al analfabetismo tecnológico
Pero la enseñanza de la computación no se limitó a las universidades. Como parte de una estrategia de preparación para el presente y el futuro, se estableció su enseñanza en escuelas primarias, escuelas de nivel secundario, en politécnicos y en espacios alternativos como los llamados joven club de computación, diseminados por todo el país en número de más de 300 y que enfrentan las necesidades de alfabetización informática de una gran parte de la población interesada
Esta tercera campaña de alfabetización, emprendida por la sociedad cubana bajo la orientación, como en las anteriores, de nuestro gobierno revolucionario, pudo iniciarse, a pesar de la subsistencia de condiciones económicas desfavorables producto del bloqueo, como resultado de la utilización racional e inteligente de los recursos de que dispone el país y, en especial de su capital humano, concebidos de una manera amplia e integral en un proyecto llamado Informatización de la sociedad cubana.
Una cifra elevada de jóvenes accede a Internet a través de las zonas wifi, y que las nuevas tecnologías, además de para el intercambio de fotos, música, videos y juegos, les permite la búsqueda de información actualizada para el estudio. En ese contexto, de una sociedad que avanza en la informatización; de un aumento en los niveles de acceso y las formas de conexión tecnológica, sobre todo entre los más jóvenes, y de proyecciones que apuntan al incremento de las opciones de conectividad a Internet en la sociedad, la escuela tiene el imperativo de convertirse en la «punta de lanza» en materia de formar conductas responsables ante el uso de las TIC, y de generar capacidades para aplicarlas de forma coherente en el proceso de enseñanza aprendizaje.
No es fortuito el esfuerzo realizado por la Revolución Cubana por poner a la tecnología al servicio de la educación y el desarrollo del conocimiento, por solo mencionar un ejemplo, con el programa de los Joven Club de Computación; tampoco que en el Lineamiento 119 aprobado en
el 7mo. Congreso del Partido, se explicite la importancia de avanzar en la informatización de la enseñanza.

Milán Ochoa Chang ( G3)
dijo:

1. El modelo de educación en Cuba es un ejemplo para el mundo pues se convirtió en una prioridad después de que nuestro Comandante en Jefe Fidel Castro liderara el triunfo de la Revolución en 1959. La educación ayudó a que el país se deshiciera de la etiqueta que le habían impuesto de ser el territorio más desigual del Caribe hispánico durante los periodos coloniales y postcoloniales de principios del siglo XX. Las bases de la nueva sociedad socialista se fundamentaban en la idea común de que sólo una educación de calidad podría acabar con la grave situación de pobreza, ignorancia y subdesarrollo que sufría el país.
Después de 1959 Cuba revolucionó la enseñanza a través de dos importantes métodos:
La alfabetización. El primer gran paso de la Revolución a favor de la educación fue la Campaña de Alfabetización. En 1961, se lanzó la Campaña de Alfabetización que sentó las bases de la importancia de la educación para una sociedad en conflicto y en transición. En el transcurso de un año, se centró la atención en un millón de analfabetos y se movilizó a 250 mil profesores y a miles de escolares. A finales de 1961, un 75 por ciento de ese millón de personas había logrado un nivel de alfabetización rudimentario.
Casi 40 años después, en 2001, y luego de constatarse la gran diferencia del desarrollo de la educación de nuestro país con otros contextos, el Estado cubano comenzó a trabajar en un proyecto de cooperación internacional para luchar contra el analfabetismo, enfocado, sobre todo, a América Latina, aunque preparado para ser adaptado a diferentes realidades sociales y lenguas, con el objetivo de enseñar a leer y a escribir a personas mayores de 15 años que nunca asistieron a la escuela o que solo cursaron algunos años. El programa planteado se denominó “Yo, sí puedo”, utiliza recursos audiovisuales como vídeo y televisión y números para facilitar el proceso de aprendizaje de la lectura y escritura. Este método cubano ha llegado a lugares como Canadá, Australia, Nueva Zelanda o España. Hasta el momento han logrado leer y escribir con este método 9,8 millones de personas en unos 30 países de América, como Venezuela, México, Brasil, Bolivia o Argentina, en donde incluso se puso en marcha en los centros penitenciarios, y otras partes del mundo como Angola y Mozambique.
El acceso a la educación. Mientras la campaña de alfabetización seguía su curso, el índice de matrículas a las escuelas aumentaba considerablemente (y se multiplicó por dos una década después). El Gobierno presentó programas para las niñas que vivían en el campo, las trabajadoras del hogar, las prostitutas y para aquellas que habían dejado la escuela antes de graduarse. Estos programas, junto con la recién fundada Organización de los círculos infantiles, tenían como objetivo asegurar que la educación fuera accesible para todos. Estas medidas también se centraron en las personas que vivían en zonas rurales aisladas. El trabajo intenso de Cuba ha dado sus frutos. Desde mediados de la década de los 90, el índice de admisión escolar se ha mantenido en un 99% tanto para chicos como para chicas, en comparación con el 87% del resto de la región latinoamericana. En esa época, el 94% de los escolares llegaban al quinto grado, en contraste con el 74% de la región. Los índices de matrícula en las escuelas secundarias variaban de un 78% para los chicos a un 82% para las chicas, mientras que en el resto de la región estos índices eran de un 47% y un 51%, respectivamente.

2. El perfeccionamiento del sistema educativo resulta una de las tareas fundamentales frente a los intentos por procurar la informatización de la sociedad cubana. Si bien el acceso a Internet en Cuba tiene por delante muchos desafíos, sobre todo para una sociedad que llega con rezagos a este escenario, no cabe dudas de que constituye una opción necesaria para el desarrollo del país frente al entorno contemporáneo que nos rodea. En este sentido, el perfeccionamiento del sistema educativo resulta una de las tareas fundamentales frente a los intentos por procurar la informatización de la sociedad cubana.
Numerosos estudios desde la universidad cubana señalan que las TIC propician la construcción social del conocimiento y nuevas formas de trabajo colaborativo en el proceso de enseñanza-aprendizaje, por lo que es incuestionable el cambio en la concepción del mismo hacia un nuevo modelo en los proyectos educativos.
El auge de las modernas tecnologías de la información y la comunicación en los últimos años del pasado siglo y en lo que va del tercer milenio, ha creado nuevas poblaciones de analfabetos en el mundo y, en especial, en países de América Latina y el Caribe. El incontenible avance de las nuevas tecnologías entra en contradicción con la pobreza del tercer mundo y con la escasez de recursos financieros de países en vía de desarrollo como Cuba. El desarrollo del mundo de la información, que es hoy una industria poderosa, ha hecho que países como Cuba se vean obligados a buscar alternativas para que los bibliotecarios, trabajadores de la información y la población en general encuentren soluciones al analfabetismo tecnológico
Pero la enseñanza de la computación no se limitó a las universidades. Como parte de una estrategia de preparación para el presente y el futuro, se estableció su enseñanza en escuelas primarias, escuelas de nivel secundario, en politécnicos y en espacios alternativos como los llamados joven club de computación, diseminados por todo el país en número de más de 300 y que enfrentan las necesidades de alfabetización informática de una gran parte de la población interesada
Esta tercera campaña de alfabetización, emprendida por la sociedad cubana bajo la orientación, como en las anteriores, de nuestro gobierno revolucionario, pudo iniciarse, a pesar de la subsistencia de condiciones económicas desfavorables producto del bloqueo, como resultado de la utilización racional e inteligente de los recursos de que dispone el país y, en especial de su capital humano, concebidos de una manera amplia e integral en un proyecto llamado Informatización de la sociedad cubana.
Una cifra elevada de jóvenes accede a Internet a través de las zonas wifi, y que las nuevas tecnologías, además de para el intercambio de fotos, música, videos y juegos, les permite la búsqueda de información actualizada para el estudio. En ese contexto, de una sociedad que avanza en la informatización; de un aumento en los niveles de acceso y las formas de conexión tecnológica, sobre todo entre los más jóvenes, y de proyecciones que apuntan al incremento de las opciones de conectividad a Internet en la sociedad, la escuela tiene el imperativo de convertirse en la «punta de lanza» en materia de formar conductas responsables ante el uso de las TIC, y de generar capacidades para aplicarlas de forma coherente en el proceso de enseñanza aprendizaje.
No es fortuito el esfuerzo realizado por la Revolución Cubana por poner a la tecnología al servicio de la educación y el desarrollo del conocimiento, por solo mencionar un ejemplo, con el programa de los Joven Club de Computación; tampoco que en el Lineamiento 119 aprobado en
el 7mo. Congreso del Partido, se explicite la importancia de avanzar en la informatización de la enseñanza.

Sahilí Cristiá Lara (G2) scristialara@gmail.com
dijo:

P1. Cuba es un país que defiende el derecho a una educación inclusiva, de calidad y para todos. La educación gratuita en Cuba es una oportunidad y un derecho universal que se defiende desde la Constitución de la República de Cuba, documento rector que norma y rige toda la dinámica del país. Existe, además, un compromiso de Estado respecto a la consecución de un adecuado y óptimo desarrollo del proceso educativo a los diferentes niveles de enseñanza. Por otro lado, uno de los documentos a contemplar -en el breve análisis que se propone acerca de la temática en cuestión- es la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, la cual se configura en el contexto cubano como un compromiso de Estado. En este sentido, vale destacar que Cuba tiene cumplidas las tareas que se desglosan en el ODS 4: Asegurar la calidad y pertinencia educativa y promover oportunidades de aprendizajes para todos/as. No es menos cierto que se trabaja en la elevación de la calidad del proceso docente-educativo a través del perfeccionamiento del Sistema Nacional de Educación, proceso en el cual ya se visualizan cambios, y en el que se irán incorporando otras dinámicas en aras de ir actualizando dicho proceso a las necesidades reales y sentidas de cada uno de los partícipes del proceso educativo. Creo, además, que uno de los logros de nuestro país es el Programa Nacional Educa a tu Hijo, en el cual desde edades tempranas se pretende desarrollar las áreas: comunicativa, afectiva, emocional, intelectual y la formación de hábitos. En el mismo orden de ideas, puede decirse que la tasa de analfabetismo para el 2020 en Cuba fue de 0,2%, y que en el 2015 se alcanzaron los objetivos globales de la Educación para Todos en el periodo 2000-2015 (UNESCO, 2019). Por otro lado, existe una real igualdad de derechos y oportunidades para todos los grupos sociales, sin distinción del color de la piel, género, origen social y/o territorial. De este modo puede decirse que, la educación se encuentra en perfecta consonancia con los principios de equidad y justicia social en los que se sustenta la Revolución cubana, en la cual se garantiza las posibilidades y oportunidades de acceso a estudios de todos los grupos sociales. Sin embargo, no todos los países tienen los mismos privilegios, en Haití aproximadamente el 80% de su población es analfabeta, y solo el 50% de los niños en edad escolar van a la escuela (UNICEF, 2020). Según el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) (2019) en dicho país el acceso a la educación es bajo, debido a que la mayoría de las escuelas son de propiedad privada y con matrícula paga. El gobierno haitiano asigna menos del 5% del PIB a este sector. La brecha público-privada en Haití ha afectado negativamente a los resultados educativos. La insuficiencia de fondos y la falta de una supervisión eficaz del cumplimiento normativo no sólo han significado que el acceso a la educación sea limitado, sino también que la calidad de la educación tienda a ser baja.

P2. La inserción de las nuevas tecnologías en los procesos educativos favorece la creatividad en el proceso de enseñanza-aprendizaje, el aprovechamiento óptimo de las potencialidades de los estudiantes, al mover el pensamiento lógico, la reflexión consciente, el sentido heurístico del aprendizaje y conducir, por tanto, a la diversidad de conocimientos complementados y enriquecidos en dicho proceso. Sin embargo, creo que uno de los inconvenientes es que dichas tecnologías van dirigidas hacia el objetivo final, obviando elementos que son necesarios en todo proceso, como es el caso de la retroalimentación y replanteamientos de si se está procediendo o no adecuadamente, así como la poca o ausente atención diferenciada que se defienden en cada una de las aulas cubanas. Únasele a esto la autonomía que se le asigna al estudiantado a la hora de realizar sus estudios y/o deberes, lo cual puede ser viable en algunas enseñanzas, más en otras, no ser el caso. Por otro lado, debe tenerse en cuenta la base tecnológica con la que se cuenta en el país, así como la accesibilidad a la misma, pues aun cuando se pretenda expandir a todos los territorios, esta no llega en tiempos iguales a cada una de las zonas. Sin embargo, independientemente de lo expuesto creo que la educación desde y con el sustento en las TIC es el camino a seguir, solo que generar espacios de debate, reflexión y críticas no están de más si la intención es perfeccionar la educación acorde a los tiempos que corren, sin que ello devenga en la pérdida de la calidad por la que el sistema educativo cubano se ha caracterizado a lo largo de la historia. Téngase en cuenta, además, que si bien el acceso a Internet en Cuba tiene por delante muchos desafíos -sobre todo para una sociedad que llega con rezagos a este escenario- no cabe duda de que constituye una opción necesaria para el desarrollo del país frente al entorno contemporáneo que arremete, y con manifestación de variadas dinámicas en el escenario social debido a la pandemia. Asimismo, sobresale que la interrelación entre educación, conocimiento, ciencia, tecnología, innovación y sociedad, es y debe ser cada vez más marcada. A la par destaca el perfeccionamiento de los planes y programas de estudio por grados de enseñanza; la sustitución del equipamiento informático obsoleto; y la conectividad de las escuelas, lo cual pasa por la disposición tecnológica de la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba (ETECSA) para dar el servicio. Algunos de los desafíos respecto a los educadores pudiesen ir en la línea de: a) creatividad e innovación, una vez sean capaces de implementar nuevos recursos didácticos con basamento y fortaleza tecnológica, b) elaboración e implementación de nuevas estrategias de aprendizaje, y c) aplicación de nuevos modelos didácticos y pedagógicos. Mientras que, algunos de los desafíos en relación a los estudiantes pudiesen ser: a) desarrollar nuevas estrategias y dinámicas para el aprendizaje en las plataformas virtuales, y b) ser usuarios cada vez más comprometidos, conscientes y capaces de hacer un uso con sentido de la red.

Suset Mayea
dijo:

1- La Educación es la vía de acceso a un capital cognoscitivo, donde la amplitud y el acceso a la misma, concreta la tan ansiada justicia social y la democracia debido a su nexo con la inserción laboral y social posterior. A nivel mundial existen más de 700 millones de personas analfabetas, es decir carecen de las competencias elementales en lectura, escritura y cálculo, brecha que se va ampliando cada año por la cantidad de niños que no asisten a la enseñanza preescolar o primaria, lo que contradice lo amparado por la Convención de los Derechos del Niño en su artículos 28 y 29, que explicita la implantación de la enseñanza primaria obligatoria y gratuita para todos. Antes de 1959, en Cuba, el 22% de la población mayor de 15 años era analfabeta, 48% de la población entre 5 y 14 años no asistía a la escuela y solo el 14% de la población adulta era universitaria. Luego del triunfo revolucionario y donde la educación se estableció como derecho de todo el pueblo y la Campaña de Alfabetización, Cuba es reconocida por su sistema educativo y los resultados excepcionales alcanzados. Nuestro país brinda la posibilidad de acceder a todos los niveles de enseñanza bajo un respaldo del sistema legal, “La educación es un derecho de todas las personas y responsabilidad del Estado, que garantiza servicios de educación gratuitos, asequibles y de calidad para la formación integral, desde la primera infancia hasta la enseñanza universitaria de posgrado’, precisa la Carta Magna; con una propuesta de acceso masivo y gratuito a las instituciones escolares, independientemente del color de la piel, sexo, origen social o territorial, con objetivos de formación integral del estudiantado que confluye la adquisición de conocimientos y habilidades en la parte académica y el trabajo en la formación de la personalidad de los educandos y su preparación socioemocional. Departamento de Educación de la UNESCO señala que Cuba posee la tasa más baja de analfabetismo y la más alta de escolarización del Continente. En cuanto a la educación, la tasa de analfabetismo en América Latina es de un 11,7 % y de un 0,2 % en Cuba. La tasa de escolarización en la enseñanza primaria (hasta los 11 años) es de un 92 % en el continente latinoamericano y de un 100 % en el archipiélago del Caribe. La tasa de escolarización en la enseñanza secundaria (hasta los 14 años) es de un 52 % en América Latina y de un 99,7 % en Cuba. Cerca del 76 % de los niños latinoamericanos alcanzan el nivel del colegio y esta cifra es del 100 % para los alumnos cubanos. Para ello Cuba cuenta con un total de 12 442 escuelas, al cierre del 2019, de ellas 7053 de enseñanza primaria, más de 1200 de Enseñanza Secundaria y más de 600 de Enseñanza Media Superior, con 3 grandes centros universitarios a nivel de país acompañado de centros universitarios en cada provincia, donde coexisten Centros Universitarios Municipales (lo que facilita el acceso desde la ruralidad a los estudiantes), que apoyan las tres modalidades de educación superior: Curso Regular Diurno; Curso por Encuentros y Curso a Distancia; desde el inicio de la Revolución hasta la fecha, las universidades cubanas han formado más de un millón trescientos setenta mil profesionales en un proceso continuo y creciente de universalización de la educación superior y perfeccionamiento del sistema de acceso a nuestras carreras. Además, nuestro país provee una educación inclusiva, con Escuelas de Enseñanza Espacial que atienden a niños, adolescentes y jóvenes con Necesidades Educativas Especiales, con una matrícula de alrededor de 40 000, además cuenta con maestros ambulantes y aulas hospitalarias para estos estudiantes. Todo estos datos han llevado a que la UNESCO declare que Cuba ocupa el decimosexto puesto mundial —el primero del continente americano— en el Índice de Desarrollo de la Educación para todos (IDE), que evalúa la enseñanza primaria universal, la alfabetización de los adultos, la paridad y la igualdad entre los sexos, así como la calidad de la educación.
2-Las nuevas tecnologías de la información y la comunicación constituyen el acontecimiento cultural y tecnológico de mayor alcance y expansión de los últimos años. Su incorporación en la educación superior, deviene en herramienta mediadora en el desarrollo personal y profesional debido a su gran potencial educativo, representando sin duda la posibilidad de construcción de una sociedad más próspera y de una educación que favorezca la inclusión, la calidad y la innovación prácticas y valores en todos sus tipos, niveles y modalidades. En nuestro país las tecnologías de la información y la comunicación TIC asumen un papel cada vez más importante en la educación y son consideradas desde el momento en el que se diseñan los currículos y las estrategias pedagógicas, que se implementan en las aulas para que así los alumnos puedan construir aprendizajes y competencias. Hay que destacar el esfuerzo que realiza el país, que en estos momentos presenta una economía deprimida, en lograr la inversión de la infraestructura tecnológica para llevar a cabo este proceso de aprendizaje virtual. Sin embargo, si bien dentro de los centros docentes de educación superior esta infraestructura existe, cuando los alumnos se mueven hacia sus lugares de residencia, a nivel personal no cuentan con esta infraestructura pues es muy costosa, tanto por medios electrónicos como por las tarifas de internet, además de que en los lugares rurales donde muchos residen no existen las redes celulares que permitan desarrollar el proceso de educación a distancia, por lo que en el uso de las TIC para la educación superior cubana nos encontramos ante una brecha entre los estudiantes que tienen un alto equipamiento y los que no, lo que se contrapone al carácter inclusivo y equitativo de muestro sistema educativo. A pesar de esto su inserción en la educación brinda disimiles posibilidades de realización en la comunicación bidireccional alumno-profesor, con el uso de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones el profesor puede ser más eficaz porque tiene otra vía de relacionarse con el estudiante a través de un medio que le brinda información en un formato visualmente atractivo y novedoso al incluir multimedia, sitios Web, y contiene materiales que requiere dominar el estudiante para desarrollar su personalidad integral como futuro profesional de la educación. Igualmente sitúan en el centro del proceso de enseñanza aprendizaje al estudiante, con vistas al logro de una autonomía cada vez mayor, que le permita aprender a aprender y desarrollar el pensamiento crítico, así como, posibilitar su autoaprendizaje de por vida; el estudiante construye su conocimiento en el contexto escolar y fuera de él, resolviendo problemas reales mediante el uso de bibliotecas electrónicas virtuales y centros de intercambio de información por asignaturas con sistemas multimedia; le brinda un aprendizaje abierto, enseñanza flexible, lo cual se expresa en diferentes aspectos de la educación, asumiendo como principio operativo que cada persona tiene sus propias posibilidades y características de aprendizaje, ritmos y estilos de aprendizaje específicos, potenciando también el aprendizaje cooperativo para lograr la comprensión, interpretación y apropiación de conocimientos. Es importante, por lo tanto, generar estrategias de apoyo al docente para enfrentar de la mejor manera posible los retos que se le plantean en su entorno y pareciera que las TIC pueden ser herramientas importantes para lograrlo. Estrategias que respondan a sus realidades, más allá de la información teórica y las habilidades que se buscan desarrollar en los maestros. Porque de nada sirve lograr que un maestro domine la tecnología y entienda las nuevas corrientes pedagógicas, si no cuenta con la capacidad de implementarlas para lograr un mejor aprendizaje de sus estudiantes. Lo que es indudable es que las Tecnologías de Información y Comunicación TIC se han hecho omnipresentes en nuestra sociedad, por lo que asumir que pueden mantenerse fuera de las aulas, resulta prácticamente imposible.

Arlene Lucía Cruz Guevara G2
dijo:

Pregunta 1
Desde el triunfo revolucionario el sistema educativo cubano se ha implementado de forma gratuita sin distinción de sexo, procedencia o color de la piel. Uno de los principales acontecimientos fue la campaña de alfabetización en 1961 que garantizó la eliminación del analfabetismo en Cuba. Para el año 2009 existía un 99% de escolarización primaria y un 0.2% de analfabetismo, así como los indicadores más altos de inversión en educación.
Respecto a la educación superior, es válido destacar que de las tres universidades públicas existentes en 1958 con una matrícula de 2 063 estudiantes en el curso 1958-1959, se pasó a 52 instituciones y 218 643 estudiantes en el curso 2016-2017. La población del país tiene 1 434 955 graduados universitarios, cifra muy superior a los 25 000 de la etapa prerrevolucionaria. Las dificultades identificadas pusieron de manifiesto la necesidad de realizar algunas modificaciones, por lo que se efectuaron las siguientes etapas: 1960-1974, primera universalización de la enseñanza (UE); 1975- 1990, meritocratización; 1991-2000, preservación; 2001-2010: segunda UE; 2011-2018: actualización del modelo.
En Cuba, los estudiantes universitarios tienen la posibilidad de optar por un sistema de becas que protege a todos por igual, lo que es muestra fiel de la prioridad dada por la Revolución a esta esfera. Por otro lado, se aplican los conceptos de gratuidad a los graduados universitarios que quieran continuar superándose profesionalmente (programas de diplomados, especialidades, maestrías y doctorados). A partir de la década del 2000 se implementó en la ES el proceso de universalización de la enseñanza que dio lugar al surgimiento de las Sedes Universitarias Municipales. Estas sedes contribuyeron a la diversificación del estudiantado universitario en términos de extracción social y color de la piel. A su vez las modalidades de Educación a Distancia y el Curso para trabajadores favorecieron mayor masividad en la ES.
Mientras que la proporción entre el presupuesto público para todo el sector educacional y el PIB mantuvo una tendencia alrededor del 4 % en América Latina y el Caribe, en Cuba se había duplicado hasta alcanzar el 18 % en el año 2003, con un promedio del 12 % anual en dicha etapa. Por otra parte, mientras que el gasto público en la educación antes de 1959 fue sólo de once pesos por habitante, actualmente la ejecución del presupuesto en dicha esfera ha multiplicado en más de treinta veces el referido per cápita anual, así como que la dinámica de crecimiento de los gastos en la educación superior es mayor que el total del gasto público.
Este proyecto se encuentra respaldado consecuentemente en el presupuesto estatal del país, al dedicar el 26,3 % a la educación y de ello el 10,4 % a la educación superior, mientras que, con relación al Producto Interno Bruto (PIB), el por ciento del financiamiento a la educación y la educación superior es respectivamente el 12,9 % y el 5,1 %. Todo lo anterior confirma la importancia y prioridad que la política estatal le confiere a la educación en Cuba.
Algunos datos muestran que según el Índice de Desarrollo de Educación para Todos (UNESCO, 2015), Cuba se sitúa en el primer lugar de Latinoamérica y el Caribe, secundada por Aruba (puesto 40) y Argentina (43), y en el 16 a nivel mundial, en una relación que encabezan Japón, Suecia, Noruega y Reino Unido. En otros contextos como Honduras, Nicaragua, El Salvador o Paraguay la tasa de escolarización universitaria no alcanzaba el 10%.
No obstante, en el acceso y permanencia a la ES se han mantenido diferenciaciones en cuanto al género, color de la piel y nivel socioeconómico de la familia, lo cual constituyen retos y desafíos a superar en los próximos años venideros.

Pregunta 2:
La inserción de las nuevas tecnologías en los procesos educativos son una nueva estrategia por la cual se ha optado en los últimos años y especialmente en el periodo de confinamiento por la Covid-19. En este sentido, es indispensable velar por el tiempo en que mantenemos a nuestros niños frente a las pantallas. Un consumo excesivo puede ocasionar ansiedad, agresividad, problemas en la socialización y en la comunicación, especialmente en los más jóvenes. Por lo tanto, se recomienda realizar actividades interactivas con los infantes mientras estén consumiendo las nuevas tecnologías; además de resaltar la importancia de no reducir la cotidianidad a las nuevas TICS, sino también jugar, compartir con la familia, favorecer la comunicación y la socialización, etc.
En otros contextos como las instituciones escolares, la inclusión de las TICS es una vía didáctica y atractiva para dinamizar el proceso enseñanza – aprendizaje en los estudiantes. Estas nuevas vías rompen con la educación tradicional de la relación alumno – profesor, por lo que al incluirse sirven de apoyo a estos últimos en la divulgación de los conocimientos. A través de ellas los profesores pueden utilizar audiovisuales, materiales, internet en tiempo real, entre otros.
En la actual etapa de la pandemia se ha tenido que recurrir a las TICS para continuar con los procesos educativos. La mayoría de las modalidades de estudio, incluyendo la de los más pequeños migraron hacia estas nuevas plataformas. En el nivel medio superior y superior se crearon grupos de WhatsApp y Telegram para la orientación de las principales actividades. Es válido destacar las posibles dificultades identificadas y que constituyen retos en la Cuba de hoy. Por ejemplo, para los profesores de otras generaciones no nativas digitalmente constituyó un gran reto y por otro lado, tenemos a aquellos estudiantes que no tienen acceso a estas vías ya sea por su nivel socioeconómico u otro motivo. No menos importante es el hecho de que las tecnologías provocan enajenación y problemas psicológicos al intentar cumplir con las expectativas de otros. Un blanco fácil son nuestros adolescentes y jóvenes, por lo que es importante velar el tiempo y tipo de consumo que se hace de estas.

Mabel Gómez Padrón G3
dijo:

1-En Cuba, con la aplicación de la Ley de la Nacionalización de la Enseñanza en 1961, esta se declara pública y gratuita, lo cual también está respaldado por la Constitución de la República y por los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución para el período 2016-2021. Esto permite que todas las personas del país tengan acceso a la educación en todos sus niveles y modalidades y que, al ser obligatoria hasta noveno grado, nuestra nación sea un territorio libre de analfabetismo. Otra característica del sistema educativo cubano en temas de acceso, es que se aboga por la inserción de alumnos con discapacidades en las escuelas regulares. Esto diferencia a Cuba de otros países que tienen tasas de analfabetismo elevadas y no todos tienen acceso a las mismas condiciones de educación. Esto se debe a que, en otros contextos, las mejores oportunidades se concentran muchas veces en escuelas de élites privadas cuyos costos son altos y, por tanto, muchos no tienen la capacidad económica de ingresar a ellas y disfrutar de sus privilegios, lo cual se traduce en procesos exclusivos.
Con respecto al acceso a la educación en Cuba, si bien como se declaró antes, todos y todas tienen derecho a ingresar a las escuelas de cualquier modalidad y nivel de enseñanza, investigaciones han demostrado que en la Educación Superior esté proceso se ve mediatizado por características socio-económicas. Un estudio realizado por Almeyda, Bueno, Chávez y González (2015) evidenció que los estudiantes de 12mo grado y sus padres perciben la necesidad de asistir a repasos particulares para poder vencer los exámenes de ingreso, debido a la carencia de preparación de los profesores de los institutos preuniversitarios y la efectividad de estos repasos. En base a esto, estas investigadoras demostraron que los padres cuyo nivel de ingreso económico es medio-bajo tienen menos posibilidad de costear los repasos particulares de sus hijos, lo cual se traduce en que las condiciones económicas de un joven pueden marcar la diferencia respecto a la posibilidad de acceder a la universidad. Este resultado es coherente con el encontrado por Tejuca, Gutiérrez, Hernández y García (2017), cuya investigación demostró que una de las principales razones por las cuales los jóvenes deciden no ingresar a la universidad son problemas económicos, lo cual, no les permite costearse los repasos particulares y, además, les crea la necesidad de optar por un trabajo cuando terminan el 12mo grado. Estas autoras también evidenciaron que cada vez es mayor el porcentaje de estudiantes blancos en las universidades y menor el de alumnos negros y mestizos. Con respecto a esto, Ávila (2012) explica que varios estudios han demostrado una relación entre el color de la piel y las condiciones económicas de la familia.
Esto demuestra, que aun cuando nuestro país presenta importantes ventajas de acceso a la educación en comparación con otras naciones, existen barreras sociales que deben ser tenidas en cuenta en el diseño y puesta en práctica de estrategias inclusivas.
2-Desde hace varias décadas, en la enseñanza cubana se ha potenciado el uso de las nuevas tecnologías. Entre los logros que se han alcanzado en este proceso se encuentran:
• La creación de canales televisivos encargados de la transmisión educativa a través del espacio de las teleclases.
• La inserción de Computación como asignatura desde grados iniciales, cuyo objetivo es que los estudiantes adquieran habilidades en el manejo de las computadoras y diferentes programas informáticos, principalmente los de Microsoft Office.
• La creación de la Colección Multisaber en la enseñanza primaria, lo cual evidencia la interrelación entre la tecnología y las diferentes asignaturas, lo cual permite que el proceso docente-educativo sea más atractivo para los escolares.
• Uso cada vez más frecuente de proyectores para impartir conferencias, bibliografía en medios digitales y búsqueda en redes, principalmente en las universidades.
• Creación de la modalidad Educación a Distancia en las universidades.
A partir de la propagación de la COVID-19 en nuestro país, se ha potenciado aún más esta modalidad, así como el uso de medios tecnológicos para potenciar el conocimiento y garantizar la continuidad del proceso enseñanza-aprendizaje.
La dificultad que percibo en este proceso es que la totalidad de estudiantes y profesores no presentan los recursos económicos para adquirir artículos como: computadoras, tablets, teléfonos celulares, laptops, así como para comprar sistemáticamente paquetes de Internet, lo cual es necesario para poder mantener esta modalidad de enseñanza. Esto genera desventajas en aquellas personas con menos recursos económicos, lo cual se traduce en barreras que dificultan el proceso educativo.

Arlety Pacheco
dijo:

1.Mientras el analfabetismo afecta a casi el 29% de las personas en países de la región, en el 2009 en Cuba, se alcanzó un 99% de escolarización primaria y un 0,2% de analfabetismo.
La isla ha garantizado desde 1961 el acceso gratuito a las instituciones docentes bajo el respaldo de un sistema legal, a diferencia de otros países donde es muy costosa, brinda múltiples facilidades de estudio a todos los jóvenes y adultos que estén en disposición de continuar estudios especializados y superiores, a fin de garantizar la universalización de la enseñanza. Este proceso se inició con tres acontecimientos claves: la Ley de Nacionalización de la enseñanza en junio; la Campaña de Alfabetización que erradicó el analfabetismo, y la Reforma de la enseñanza superior en enero del 62, inspirada en la de Córdoba, que tenía entre sus principios propiciar el más alto ingreso de estudiantes, la obligada relación entre docencia e investigación, y el sentido social de la formación de profesionales, que establecía la pertinencia como categoría rectora en la evaluación del vínculo universidad-sociedad.
En países de menor desarrollo estos procesos no tenían igual avance y se dilataba por su retraso económico y tecnológico y por su fuerte heterogeneidad estructural. En la década del 50 el analfabetismo alcanzaba niveles muy elevados, y las proporciones que accedían a la Educación Superior eran muy reducidas, mientras en Argentina y Urugüay, por ejemplo, la tasa de escolarización universitaria llegó a ser alta, en Honduras, Nicaragua, El Salvador y Paragüay, era bien baja. Si bien se fue avanzando, se mantuvieron importantes desequilibrios entre países y al interior de los propios países. En sentido general el analfabetismo femenino era superior al masculino en todos los países, sobre todo en las áreas urbanas y especialmente en las capitales.
En la composición de las aulas cubanas se constata heterogeneidad, en tanto confluyen estudiantes de diferentes grupos de pertenencia, teniendo en cuenta patrones culturales, color de la piel, género, nivel de acceso económico, capacidades, rendimiento docente, entre otros. No obstante, Infante (2010) refiere que la escuela sigue proyectándose como un espacio homogéneo en cuanto a acciones y sujetos, con un énfasis implícito en ese centro normativo.
La Educación Superior en Cuba presenta otros matices, aunque es gratuita, su acceso está dado por la demostración de conocimientos básicos, a través de los exámenes de ingreso. La emergencia de desigualdades en el acceso a la Educación Superior se denota en variables socioeconómicas. Si bien algunos jóvenes le conceden gran importancia a lo que significa tener un título universitario y a la preparación profesional, otros prefieren insertarse rápidamente al mundo laboral. Actualmente son muchos los que eligen ingresar a la universidad y al mismo tiempo buscarse un trabajo, para independizarse económicamente y poder ayudar materialmente a su familia. En el estudio de Bueno (2014) y Almeyda (2015) se constata que aquellos que desean ingresar a la universidad como tendencia su familia tienen un nivel socio económico medio-alto, y estos a su vez, tienen posibilidad de costear los repasos particulares, aunque con independencia del nivel socioeconómico, los padres garantizan el pago de estos repasos particulares dada la importancia que le conceden para el éxito en los exámenes de ingreso. Se demostró la existencia de diferencias significativas en cuanto a la expectativa de ingresar a la universidad entre los municipios de residencia, siendo Habana Vieja, Marianao, Cerro, La Lisa y Regla las que concentran menos cantidad de estudiantes que desean ingresar a la universidad.
Tejuca (2015) y otros autores manifiestan otros elementos que denotan inequidad en la Educación superior cubana, como la autorreproducción de los profesionales, color de la piel y el capital cultural, lo que determina la aparición de nuevos determinantes de vulnerabilidad. Son los estudiantes, hijos de madre o padre profesionales o dirigentes, los que acceden a la universidad en mayor proporción, así como las personas de color de piel blanca.
Otra limitante está relacionada con procesos de inclusión educativa (Batista, 2018) y su vínculo con la supeditación del desarrollo socioafectivo de los escolares al desarrollo cognitivo y rendimiento docente (Pacheco, 2018). Las escuelas homogenizan la composición de sus grupos ante las limitaciones para trabajar con la diversidad, lo que limita la inclusión por reproducir estereotipos y prejuicios.
Todos estos elementos muestran brechas a trabajar en el sistema educativo del país, así como la emergencia de indicadores de desigualdad en el acceso a la Educación Superior en Cuba que son necesarios contemplar en políticas educacionales diferenciadas, ajustables incluso a las características sociodemográficas de cada región.

2.La inserción de las nuevas tecnologías en los procesos educativos promueve la creación de nuevos entornos didácticos que afectan de manera directa a actores del proceso de enseñanza-aprendizaje y al escenario donde se lleva a cabo. Aportan un reto que consiste en pasar de un modelo unidireccional de formación, donde por lo general los saberes recaen en el profesor, a modelos más abiertos y flexibles. La nueva perspectiva espacio temporal de los procesos de aprendizaje que devino la COVID-19 exige de estructuras organizativas y recursos que determinen no solo el tipo de información transmitida, valores y filosofía del hecho educativo, sino cómo los materiales se integran en este proceso, las funciones que se le atribuyen y de qué manera utilizar ciertos medios dentro de las posibilidades educativas, administrativas y culturales de los educandos.
Los nuevos modelos educativos han sido creados bajo la conciencia de que el futuro de nuestra sociedad depende de tres áreas tecnológicas: programación, robótica e impresión 3D. Las principales ventajas tienen que ver con que las TICs permiten acceder a nuevos conocimientos, demandan la gestión y búsqueda de información, intervenir y desarrollar los nuevos entornos virtuales; posibilitan la creación de los nuevos procesos de enseñanza-aprendizaje; constituyen una fuente de recursos educativos para la enseñanza, la orientación y la rehabilitación, promueven la individualización, el interés y motivación, el desarrollo de la iniciativa y el aprendizaje cooperativo.
Los beneficios del uso de la tecnología son evidentes, pero también conllevan responsabilidades, se debe promover no la memorización, sino la búsqueda, análisis e interpretación de la información, desarrollar el pensamiento crítico, las habilidades intelectuales y cognitivas del estudiantado, buscando garantizar que los estudiantes actuales sean generadores de una mejor calidad de vida, implementando e innovando ideas que ayuden en este propósito.
Con el Tercer perfeccionamiento de la Educación en Cuba se propicia un mayor protagonismo de los educandos, la familia y la comunidad en la vida de las instituciones y las diferentes modalidades educativas, y se enfatiza en las TICs y el trabajo en red. En este sentido se insertan las TICs en todo el contenido de la escuela, toda vez que sea posible, enunciando la robótica y la programación como contenidos en informática que apoyan y optimizan el trabajo.
Es importante considerar que, aunque la evolución de las TICs ha generado cambios e innovaciones en los procesos didácticos enseñanza y aprendizaje, esto es más observado a nivel universitario, que, en nivel escolar, que aún refleja cierta resistencia. En las Universidades, la formación incluye recursos tecnológicos en su didáctica de enseñanza, porque son los futuros profesionales listos para aportar e implementar mejoras en la sociedad.
Con la propagación de la epidemia una alternativa bastante empleada a nivel mundial por colegios y universidades fueron las clases en línea, sin embargo, no ha sido tarea fácil. Los profesores tuvieron que migrar en tiempo récord a la modalidad virtual. En Cuba, pese a escasos recursos, se transmitieron teleclases en la televisión que se pueden descargar o visualizar en Cubaeduca y se promovió el uso del Repasador en Línea o virtual. De manera espontánea se crearon múltiples grupos en WhatsApp y en Telegram entre estudiantes y profesores para apoyar colectivamente los repasos en casi todos los niveles de enseñanza. La casa ha tenido que convertirse en aula y las familias en los educadores que asesoren y guíen ese estudio. Las evaluaciones también se han realizado de manera online, expresadas en exámenes, trabajos finales, discusiones de tesis. Si bien persisten deficiencias en su implementación constituye un gran desafío en el que se ha ido ganando y que debe continuar perfeccionándose incluso en la nueva normalidad.
Para que las Nuevas Tecnologías de la información se apliquen como Nuevas Tecnologías de la educación es preciso como señala Vázquez Gómez (1987), que se cumplan ciertos requisitos básicos, tales como contar con una adecuada fundamentación en modelos antropológicos, culturales y educativos que favorezcan una intervención didáctica apropiada, además de una adecuada formación de los profesores y otros especialistas de la educación.
Es importante reflexionar sobre los peligros subyacentes en la incorporación de las nuevas tecnologías de la información en el proceso educativo, tener en cuenta las dificultades actuales de la escuela para garantizar que elementos como el acceso económico y material no medien en procesos de desigualdad educativa y limiten la inclusión.

Karoline Astorga González. Grupo 2
dijo:

Según la Comisión Nacional Cubana de la UNESCO, en base a las cifras del Instituto de Estadísticas de la organización , la cantidad de personas en el mundo que aun no saben leer ni escribir supera los 770 millones en 2020 (UNESCO, 8 de septiembre de 2020 en https://es.unesco.org/news/cuba-celebra-dia-internacional-alfabetizacion..., incrementándose el índice en comparación con los más de 750 millones que fueron reportados en 2017. En aquel entonces, África se mantenía como el continente más afectado por esta condición y aproximadamente dos tercios (115 millones) del total eran jóvenes entre 15 y 24 años (91% de este grupo etario a nivel mundial) (UNESCO, citada por la Agencia de la ONU para los Refugiados “ACNUR”, 2017 en https://eacnur.org/blog/el-analfabetismo-en-el-mundo/). Actualmente la descripción se dirige a otro aspecto, y es que dos tercios del total, son mujeres. Por otra parte, en hace menos de 5 años, más de 260 millones de niños no asistían a la escuela según expresara la relatora especial de la ONU para el derecho a la educación, Koumbou Boly Barry (Cubadebate, 23 de octubre de 2017) y para 2018, UNICEF declaró que el 90% de los niños en edad escolar (correspondiente a la enseñanza primaria) estaban matriculados en las escuelas, pero dichas cifras difirieron mucho en contraste con índices más bajos de matrículas en enseñanza secundaria (adolescentes), sobre todo en Asia y África: más de 71 millones no están cursando estudios secundarios y más de 127 millones de jóvenes entre 15 y 24 años, permanecían siendo analfabetos.
La región de América Latina y el Caribe ocupó el cuarto puesto con las tasas más altas de alfabetización, siendo representativa de solamente el 4% de la población analfabeta del planeta, según datos de la UNESCO en el marco del Día Internacional de la Alfabetización, 2018. El Salvador, Honduras y Haití incidieron como países con un índice menor de alfabetización; los que alcanzaron las mayores tasas de abandono escolar en la enseñanza secundaria fueron Guatemala (52.2%), Honduras (44.7%) y México (42.3%) (BBC News Mundo, 8 de septiembre de 2018).
En el panorama nacional, la calidad del proceso docente y el impacto social que se espera como resultado, son aspectos insoslayables para el Sistema Nacional de Educación e inherente a ello es la eliminación del analfabetismo como premisa para lograrlo. El analfabetismo es un flagelo del que Cuba se ocupó a inicios de la década del ´60 con la “Campaña de Alfabetización” y la creación de escuelas en las zonas más intrincadas del territorio nacional, favoreciendo a personas que bajo circunstancias anteriores carecían de posibilidades de estudio. Brigadas internacionalistas cubanas han impulsado el incremento de los índices de escolarización y alfabetización en Latinoamérica y el Caribe y otros países de África, Oceanía y Europa (Venezuela, Nicaragua, Bolivia, Guinea Ecuatorial, Angola, Australia, Mozambique, Haití, El Salvador, México; implementación del método de alfabetización “Yo sí puedo”) como ajuste a los principios altruistas y solidarios del país para incentivar impactos sociales encaminados al progreso.
El Banco Mundial declaró que Cuba fue el país que más invirtió en el sistema educativo durante el período 2009-2013, pues se informó que aproximadamente el 13% del producto interno bruto fue destinado a dicho sector. También declaró entonces que posee el mejor sistema educativo de América Latina y el Caribe (Cubadebate, 15 de marzo de 2015). La educación como derecho humano y constitucional, proclama el libre acceso sin distinciones de raza o color de la piel, identidad sexual, de género, orientación sexual, posición económica o impedimentos físicos. El artículo 73 de la Constitución de la República de Cuba declara que, además de ser un derecho de todas las personas, es también responsabilidad del Estado garantizar los servicios asequibles, de calidad y gratuitos “para la formación integral, desde la primera infancia hasta la enseñanza universitaria de postgrado”. Se deduce entonces que la educación en Cuba es de carácter popular y democrático, gratuita en todos sus niveles.
Los programas “Educa a tu hijo” y “Para la vida” están orientados a los niños en edad temprana y preescolar y a sus familias. Estos fungen como transmisores de valores nacionales y comunitarios, además de constituirse antesala de la introducción a la educación regular. Dicha enseñanza regular es obligatoria hasta el 9no grado y combina las actividades académicas con otras de formación integral: círculos de interés, educación cívica, física, laboral, ideológica. Vencida la enseñanza secundaria, los estudiantes pueden escoger entre diferentes formas de continuidad de estudios: avanzar hacia el preuniversitario o técnico medio (nivel medio- superior), nivel superior, estudios de postgrado, escuelas de oficio, deportivas, vocacionales, artísticas, etc. Además, se ha prestado suma atención a las personas con necesidades educativas especiales y existen muchas escuelas en el país dedicadas a la formación y capacitación de estas para su posterior inserción laboral en la sociedad. Las posibilidades de superación profesional no acaban una vez comience un egresado su vida laboral, al contrario, existen disímiles oportunidades de capacitación para los trabajadores, como lo hace constar el Código de Trabajo.

El Estado refuerza su sistema de influencias por medio del involucramiento de los medios de difusión masiva en el proceso educativo del país, pero su reforzamiento positivo también contempla las nuevas tecnologías. Estas líneas optimizadoras han expandido su alcance dentro y fuera de los centros escolares. Con este propósito se crearon dos canales nacionales (Educativo 1 y Educativo 2) para la transmisión de programas didácticos y complementarios a la instrucción académica como las teleclases; también se introdujeron las videoclases como vía auxiliar para el docente en la enseñanza de los contenidos por asignatura.
La realidad del siglo XXI declara la necesidad de sustituir los métodos tradicionales de enseñanza y de implicarse en e implicar a las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC) en todo proceso productivo, instructivo o de los servicios como medios para comprender y actuar en el mundo, pues hoy día es casi imposible hacerlo exitosamente sin una cuota de cultura informática suficiente. La computación pasó de ser un simple medio a integrar el currículum académico, pues el Estado impulsa no solo la escritura y la lectura como habilidades intelectuales básicas, sino que visualiza el logro de profesionales y técnicos competentes y de calidad, con educación y cultura general. La Informática concebida como asignatura, cumple el objetivo de desarrollar la habilidad para resolución de problemas, siendo esta última su enfoque metodológico principal compatibilizado a diferentes contextos socioeconómicos como expresión legítima de la relación ciencia-tecnología-sociedad como medio para la construcción de una concepción científica del mundo, acorde a la orientación dialéctico-materialista contemporánea (Hurtado, Coloma, Peña, Rodríguez, Nieto y Labañino, 2009).
Los laboratorios de computación han formado parte del desarrollo intelectual de los estudiantes desde el nivel primario en cuanto a la enseñanza regular respecta, pero también han sido accesibles desde los Joven Club. A inicios de los años 2000, un conjunto importante de softwares educativos fue creado para complementar el proceso de enseñanza-aprendizaje en la incorporación y sistematización de conceptos científicos por medio de actividades más atractivas y didácticas, pues la tecnología enriquece el contenido académico de las otras disciplinas y estos softwares en principio sirvieron para desarrollar clases introductorias de nuevos temas, las clases de ejercitación e incluso algunos exámenes, gracias a su carácter curricular extensivo (Hurtado et.al., 2009). Todo esto, bajo la concepción de hiperentorno de aprendizaje según lo pautado por Labañino (2007), quien lo definió como “una mezcla armoniosa de diferentes tipologías de software educativo sustentado en tecnología hipermedia, concebido para garantizar un apoyo informático a diferentes funciones del proceso de enseñanza aprendizaje, caracterizado fundamentalmente por constituir un apoyo pleno al currículo escolar de un determinado sistema educacional” (Hurtado et.al., 2009). Como valor añadido, estos programas estimulan tanto el desempeño individual como el trabajo en equipo y la colaboración.
Para el primer trimestre de 2018 se anunció la adquisición de 27 aulas tecnológicas para la formación del cuerpo docente, entorno tecnológico integrado y operado por un software que realizó la Universidad de Ciencias Informáticas (UCI): ATcnea (CubaSí, 12 de marzo de 2018). El acceso a las nuevas tecnologías, en principio, no contemplaba el acceso libre a internet, pues solamente determinadas instituciones oficiales (como las universidades), comunicadores de prensa estatal, empresas mixtas y personal diplomático (IPS Agencia de Noticias, 17 de julio de 2001). En el año 2018, la conectividad por medio de datos móviles facilitó que un gran porcentaje de la población nacional accediera a los servicios de internet bajo discreción y derechos de privacidad garantizados, a través de la comodidad de sus hogares u otro sitio cualquiera en que se encuentran, lo que lo hace más atractivo en comparación con los puntos de conectividad por wifi que exigen personarse en las áreas destinadas para ello o los no muchos usuarios beneficiados con el servicio Nautahogar, que cuentan con el acceso a internet por módem ADSL. Estas facilidades enriquecen el ejercicio profesional y la actividad de estudio, porque se asocian también a la capacidad autorreguladora y de autogestión; varios usuarios han matriculado cursos extranjeros a distancia o aplicado para becas, trámites que eran mucho más engorrosos. No obstante, los costos son elevados y el servicio por solo ya estar disponible no otorga garantías de su uso por limitantes económicas y de infraestructura imprescindible: dispositivos, hardware (smartphones, laptops, tablets…) como soporte para los programas y apps requeridas. Lo que en otras partes del mundo es simplemente una necesidad de la cotidianidad, para muchos cubanos sigue siendo un lujo.
En las condiciones provocadas por la situación epidemiológica mundial, y más específicamente a razón de las medidas tomadas en el territorio nacional para el disminuir las cadenas de contagio, la conectividad es fundamental para la continuidad de estudios, especialmente los de nivel superior. Ejercicios de tesis como culminación de estudios, numerosos eventos científicos, como la viabilización de cursos de pregrado y postgrado están siendo llevados a cabo de manera virtual. El espacio del aula, ahora también virtual, se ha trasladado territorialmente a las casas en su mayoría. El acceso a casi todo tipo de información es un hecho evaluado de manera ambivalente, pues en todos los casos la instrucción no cumple el objetivo desarrollador dentro de los marcos socialmente aceptables, y la propia autonomía del usuario que navega (en el caso de los jóvenes y adultos) exige para bien, una capacidad de discernimiento y ejercicio de la crítica todo el tiempo, principalmente por la exposición fuentes y medios múltiples. En el caso de los niños y los adolescentes, es imprescindible la supervisión de los adultos durante y fuera de los encuentros educativos, sobre todo respecto al contenido y otros sujetos de socialización en las redes sociales.

La continuidad de estudios o el ejercicio laboral dependen, a groso modo, de elementos como las capacidades, actitudes, disponibilidad de ofertas y carreras, pero también de la influencia de factores psicosociales como lo son variables sociodemográficas que responden a la pertenencia a determinados grupos sociales, entre otras, que se vinculan a la toma de decisión por uno u otro camino. Desafortunadamente, las prácticas educativas y los resultados óptimos no tienen una relación lineal.
Investigaciones varias han visibilizado la desigualdad y brechas de equidad en el acceso a la educación de nivel superior en el país. Para los fines del intercambio al respecto de estos temas, se mencionarán algunos trabajos que así lo han demostrado (Almeyda, Bueno, Chávez & González, 2015; Tejuca, 2015; Caram, Tejuca, Fundora, Ávila y Díaz, 2019).
Algunos resultados han declarado que en gran parte la continuidad de estudios se ve permeada por el status socioeconómico de los estudiantes y sus familias (Almeyda et.al., 2015), pues es menos complicado para familias de clase medio-alta cubrir la totalidad de los gastos de repasos particulares para pruebas de ingreso y a lo largo de la carrera que matriculen sus hijos. En los otros casos, las condiciones materiales de existencia simplemente obstaculizan la mantención de los hijos durante más tiempo por parte de los padres, por lo que la opción es, una vez culminado el bachiller, ubicarse de inmediato al mundo laboral. Sin embargo, existe todavía la oportunidad de hacerse profesionales en función de la compatibilidad del cargo que ocupen y las carreras disponibles para cursos a distancia (o la modalidad por encuentros), así como matricular cursos de postgrado.
Por otra parte, se han socializado resultados que evidencian a otras variables como el color de la piel y el nivel de escolaridad de los padres como influyentes en la continuidad de estudios superiores (Tejuca, 2015; Caram, Tejuca, Fundora, Ávila y Díaz, 2019). Esto es, que la mayor parte de los estudiantes universitarios que acceden a los estudios superiores tienen padres profesionales y son principalmente de tez blanca. Caram, Tejuca, Fundora, Ávila y Díaz analizaron cómo el género es también un factor que influye en las diferenciaciones profesionales. Para 2019, más del 65% de graduados de nivel superior fueron mujeres, pero aun así la investigación de estos autores visibilizó el carácter sexista y la presencia de desigualdades en cuanto a género en el espacio académico de las universidades nacionales. Los elementos que contribuyen a que exista y se mantenga la naturalización de determinadas carreras estén masculinizadas, fueron la baja visibilidad de las desigualdades e inequidades de género y otras dimensiones como el color de la piel y territorio de procedencia, así como la no presencia de políticas y estrategias planteadas para enfrentarlas dada la insuficiente criticidad a su respecto. Sí existe división sexista en las profesiones, desde la orientación profesional seguida de la propia selección de las carreras y el posterior ejercicio laboral.

Dinella Alicia Valdés Martínez (G3)
dijo:

1. La educación es aquella creación humana necesaria para transformar al hombre en el seno de la sociedad y de la cultura en que vive. Es todo proceso de influencia, de configuración o de desarrollo del hombre y, a la vez, el efecto de esa influencia, de esa configuración, de ese desarrollo.
El sistema nacional de educación busca el desarrollo mediante una formación integral, sistémica, participativa del proceso docente educativo. Es totalmente gratuita en todos sus niveles de enseñanza, no existe distinción de edad, sexo, raza, religión ni lugar de residencia. Prepara a todos para la vida de manera amplia con una forma masiva, con equidad y calidad. Tiene una atención priorizada hacia las personas con necesidades educativas especiales, los profesionales tratan de que puedan tener las nociones básicas que les permita desenvolverse en la vida, se han creado proyectos para trabajar con los jóvenes fomentando el desarrollo de sus procesos cognitivos. Existen principios que identifican nuestro sistema educativo: Principio de vincular la teoría con la práctica; defiende la enseñanza científica, carácter democrático y popular de la educación; acción y apoyo de todas las organizaciones e instituciones sociales y no gubernamentales en la labor educativa. Debido a su adecuada estructuración se ha alcanzado la universalización de la enseñanza, cada año aumenta la tasa de escolarización, existe una superación constante de los docentes para elevar su profesionalidad, se desarrollan las aptitudes vocacionales mediante las Escuelas de Arte y las Deportivas, entre otros.
La información ofrecida demuestra que en Cuba no existe el analfabetismo y que todas las personas tienen el acceso a la educación.
En otros países la realidad es completamente distinta, a nivel mundial hay 700 millones de analfabetos; el analfabetismo funcional en 18 países de la región afecta a casi el 29% de las personas, los cálculos de la CEPAL señala que se demandará 6900 millones de dólares e implicaría alfabetizar 2.9 millones al año; el 9% de la población adulta carece de competencias elementales en lectura, escrituras y cálculo. Por lo tanto, no toda la población tiene acceso a la educación, deben pagar la enseñanza.
2. Si bien el acceso a internet en Cuba tiene por delante muchos desafíos –sobre todo para una sociedad que llega con rezagos a este escenario -, no cabe duda de que constituye una opción necesaria para el desarrollo del país frente al entorno contemporáneo que arremete. En este sentido, el perfeccionamiento del sistema educativo resulta una de las tareas fundamentales frente a los intentos por procurar la informatización de la sociedad cubana.
Aun cuando el proceso de enseñanza y aprendizaje este mediado por las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), los educadores deben ser más creativos e innovadores, capaces de implementar nuevos recursos didácticos, así como nuevas estrategias de aprendizaje; de lo contrario se volverá a cometer antiguos errores, puesto que ninguna tecnología debe sustituir a la figura del educador.
La epidemia que enfrenta el país actualmente (COVID 19) ha hecho que se utilice más esta vía de transmisión del conocimiento, permite la activación constante de los alumnos, facilitan que el estudiante se vuelva protagonista de su propio aprendizaje, optimizan el trabajo individual , motivan y facilitan el trabajo colaborativo y los alumnos adquieren habilidades para orientarse por sí mismos.

Isis Marlen Rodriguez Reyes (G2)
dijo:

1. El carácter universal, gratuito e inclusivo de la enseñanza en Cuba implica el aseguramiento de la igualdad de derechos y oportuni¬dades para todas las personas, sin distinción del color de la piel, sexo u origen territorial, lográndose de este modo perfecta consonancia con los principios de equidad y justicia social en los que se sustenta la Revo¬lución. Esta garantía de posibilidades de acceso a los estudios de todos los grupos sociales que componen la sociedad cubana actual se tradujo en la matrícula de más de un millón 700 mil estudiantes pertenecientes a los centros de educación y de alrededor de 250 mil universitarios en las casas de altos estudios, al iniciarse el pasado curso escolar 2019-2020.
La educación cubana en todos los niveles educativos, ha logrado estar a la vanguardia en América Latina y El Caribe. Al respecto destaca que esta nación ocupa un lugar avanzado en la aplicación de políticas educativas y que ha venido corrigiendo desde hace años problemas a los que hoy en el mundo, se le siguen buscando solución, pues prioridades aún por atender en otros países, tales como el analfabetismo, constituyen aspectos ya resueltos en este.
En correspondencia, puede referirse que la educación es una de las prioridades de la Revolución y desde el mismo 1959 fue declarada la Reforma Integral de la Enseñanza, que determinó como objetivo primordial de la educación el pleno desarrollo del ser humano y dio comienzo a un amplio plan de reformas educativas con la idea de eliminar el analfabetismo presente en los sectores más humildes del país y llevar la enseñanza por toda la Isla. La Campaña Nacional de Alfabetización permitió llegar a los lugares más intrincados del territorio nacional para que no quedara ningún cubano sin saber leer y escribir y la Ley de Nacionalización de la Enseñanza, puso fin a la educación privada y a métodos arcaicos para dar paso a un nuevo modo de educar.
A pesar de los recursos limitados de una nación del Tercer Mundo y las restricciones que le impone Estados Unidos desde hace varias décadas, Cuba demuestra que una educación de calidad está al alcance de todas las naciones y ratifica la voluntad política de la dirección del país de ubicar este pilar en el centro del proyecto de la sociedad, al conceder gran importancia a la plena realización del derecho a la educación de sus ciudadanos y dedicar los recursos necesarios a la adquisición de saberes y competencias. En consecuencia, es válido precisar que la mayor de las Antillas constituye una de las naciones del mundo que mayor presupuesto nacional dedica a la educación.
Cuba supera ampliamente a la vez a los países de su región continental y a otros con ingreso intermedio en el indicador referente a la educación, pues, aunque de conjunto el acceso a la educación en dichos países ha mejorado, persisten naciones en las que el porcentaje permanece bajo. Las tasas netas de asistencia a la escuela primaria, secundaria y terciaria destacan una significativa falta de continuidad en la escolaridad en dichas naciones a medida que las personas alcanzan su edad productiva, con lo cual se refleja la amplia brecha en la educación terciaria entre Cuba y el resto de los pueblos no pertenecientes al primer mundo.
Además, el acceso a las instituciones educativas en algunos países de la región de las Américas continúa influenciado por elementos como la territorialidad (al existir diferencias pronunciadas entre las zonas urbanas y rurales y en los grupos indígenas), el sexo, el nivel de ingresos y pertenencia racial; lo cual da lugar a un ciclo de desigualdades que se perpetúa a sí mismo.
Igualmente existen investigaciones que demuestran que la calidad promedio de los profesores de Latinoamérica es baja y constituye el principal obstáculo en el avance de la educación en el continente, al ser las prácticas docentes ineficientes por no lograr mantener la atención de los alumnos, ni suscitar su participación y al ser inadecuados los contenidos académicos que se imparten; mientras que la calidad del cuerpo docente de Cuba es equiparada a la de los profesores de países desarrollados.
En este sentido, el Informe del Banco Mundial "Profesores excelentes. Cómo mejorar el aprendizaje en América Latina y el Caribe” apunta que, en la actualidad, ningún sistema escolar latinoamericano, con la excepción del de Cuba, está cerca de mostrar los parámetros elevados, el fuerte talento académico y la elevada autonomía profesional que caracterizan a los sistemas educativos más eficaces del mundo, como los de Finlandia, Singapur, Shanghái (China), República de Corea, Suiza, Países Bajos y Canadá, es decir, Cuba es internacionalmente reconocida por sus éxitos en los campos de la educación.
2. El impacto social de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) toca muy de cerca a escuelas de formación básica y a las universidades, propiciando modificaciones en las formas tradicionales de enseñar y aprender.
Las TIC ofrecen tanto a profesores como alumnos multitud de posibilidades para facilitar el aprendizaje colaborativo, por ejemplo, un blog puede convertirse en un diario de trabajo perfecto para registrar cada avance, el chat es un método de comunicación rápido y eficaz para opinar u organizarse y un wiki permite mostrar los resultados del trabajo de manera organizada y sencilla. Además, hay entornos especialmente diseñados para trabajar de forma colaborativa y aplicaciones que permiten hacer lluvias de ideas online, crear murales cooperativos o establecer calendarios compartidos; por tanto, las TIC favorecen la utilización de estrategias de aprendizaje de marcado impacto para el logro de la actividad colectiva, como es el trabajo en proyectos, aun cuando los partícipes del proceso educativo no estén dentro del espacio áulico.
En Cuba, la inserción de las TIC en los procesos educativos ha presentado limitaciones debido a los diversos desafíos que ha tenido que atravesar el país y que aun en la actualidad continúa enfrentando. En este escenario, el bloqueo económico-financiero impuesto por el gobierno de los Estados Unidos, como principal medida restrictiva, junto a los costos de las instalaciones, mayoritariamente productos de importación pagados en divisas, llevan a que el acceso a Internet y la velocidad de navegación no alcancen los parámetros aspirados por muchos.
No obstante, debe reconocerse que en los últimos años las TIC han presentado un indiscutible desarrollo en los centros de educación de todos los niveles gracias a que, en el acceso a ellas, el estado cubano siempre ha priorizado a las instituciones públicas del país, destacando las políticas, sanitarias y educativas donde las universidades han tenido un papel predominante.
En este sentido puede referirse la introducción masiva de la televisión, el vídeo y la computación, lo cual abrió nuevas posibilidades para la demostración de hechos científicos, históricos y de la cultura en general, que favorecen la formación de la concepción científica del mundo, la comprensión consciente de fenómenos y procesos que quizás antes no estaban en manos del docente poderlos demostrar con facilidad.
Asimismo, debe destacarse el trabajo con las plataformas virtuales Moodle en los centros de Educación Superior, lo cual ha permitido que, en las condiciones actuales donde la dinámica escolar en todo el mundo se ha visto afectada por el confinamiento necesario para frenar la covid 19, puedan desarrollarse actividades con los alumnos para no interrumpir por completo su proceso docente.
Ejemplo de lo anterior y de la bondad de la Revolución cubana puede ser constatado en la Universidad de Ciego de Ávila “Máximo Gómez Báez” (UNICA), en la que las plataformas de pregrado y postgrado y los servicios de correo electrónico están abiertos de forma gratuita para la red de wifi y datos de ETECSA, pues aun cuando es cierto que todos los docentes y alumnos no cuentan con los recursos necesarios para llevar a cabo esta nueva modalidad de estudio, los Joven Club de los diferentes municipios, así como algunos centros del Ministerio de Educación brindan la posibilidad de acceder a dicha plataforma, además de que la solidaridad y hermandad características de los cubanos conduce a que quienes si dispongan de los dispositivos socialicen la información recibida con sus compañeros.
Sin lugar a dudad, las TIC constituyen una gran potencialidad, a la vez que imponen nuevos retos a estudiantes y docentes, debido los primeros tendrán que estar más preparados para la toma de decisiones y la regulación de su aprendizaje y los segundos para diseñar nuevos entornos de aprendizaje y estimular el papel protagónico de sus alumnos, al pasarse de un modelo unidireccional de formación donde él es el portador fundamental de los conocimientos, a otros más abiertos y flexibles en los que parte de la información la puede encontrar en grandes bases de datos compartidas por todos.
El gobierno cubano, sin dejar de reconocer todas las restricciones y limitaciones que experimenta el país, trabaja en aras de una inserción mayor de las TIC en los procesos educativos, pues es consciente de que el avance incesante de la tecnología no parece tener freno y de que el reto de los centros educativos radica en prepararse como institución y preparar a su vez a sus estudiantes a adaptarse a los cambios de manera rápida y efectiva, con un mínimo gasto de recursos humanos y materiales.

Lena Alonso Triana G 3
dijo:

Preguntas
Como se evidencia el tema del analfabetismo y el acceso a la Educación en el país en relación con otros contextos. Reflexione sobre estas cuestiones.
Es preciso señalar, el lugar que ocupa Cuba, como territorio libre de Analfabetismo, donde el derecho a la Educación y la Salud como conquistas de la Revolución queda reflejado en la Carta Magna de la Nación (Constitución de la República de Cuba). Así mismo la Agenda del 2030, declara los objetivos para el desarrollo sostenible entre ellos, una educación equitativa, inclusiva y con calidad que promueva aprendizajes para toda la vida. El comportamiento en diferentes regiones a nivel mundial , no resulta lineal, la Educación no se refleja como una prioridad y derecho inviolable en la práctica. Los artículos 28 y 29 de la Convención de los derechos del niño , señalan la necesidad de implantar la enseñanza primaria, obligatoria y gratuita para todos, así como el desarrollo de la enseñanza secundaria incluida la enseñanza general y profesional, así como la ensenan superior accesible a todos sobre la base de la capacidad. El estado cubano es el encargado de la estructuración y funcionamiento de un sistema nacional de educación orientado al desarrollo, que conduzca a la formación de nuevas generaciones en un proceso docente educativo integral, sistemático , participativo y en permanente desarrollo. La práctica de la Educación en Cuba traduce compromiso con la formación del sujeto desde edades tempranas sin distinción de edades, sexo, raza, religión o lugar de residencia, de manera que se contribuya a su preparación para la vida. Cuba promueve un sistema que abarca todos los tipos y niveles de educación, para niños, jóvenes , adultos incluyendo aquellos con limitaciones físicas y mentales. El cumplimiento de los principios de la educación cubana supone un vínculo entre la teoría y la práctica, lo que se expresa a través de las vivencias que obtiene el sujeto cognoscente, desde una enseñanza científica, democrática y popular. Quisiera destacar el apoyo en las diferentes agencias socializadoras que intervienen en el proceso de educar . La Revolución cubana para dar cumplimiento a principios, leyes y derechos incrementó sustancialmente el número de escuelas incluyendo urbanas y rurales, establece además una atención diferenciada a los escolares de acuerdo con sus necesidades y posibilidades, promoviendo vínculos con la comunidad, convirtiendo la escuela en el centro cultural más importante.
Discuta sobre la inserción de las nuevas tecnologías en los procesos educativos su papel y perspectivas en Cuba atendiendo a sus posibilidades y desafíos en el país.
La inserción de las nuevas tecnologías en Cuba , y su utilización en los procesos educativos constituye una fortaleza, que conduce al desarrollo. La era digital convierte a los educandos en nativos digitales, para los cuales el uso de las Tics resulta indispensable, en este sentido constituye su uso una estrategia curricular a implementar. Los estudiantes de las Ciencias Médicas han jugado un rol esencial en el enfrentamiento al Sars Cov 2 desde la comunidad intra y extra universitaria, respaldado por el vínculo con la Forma Principal de Organización de la Docencia “ La Educación en el Trabajo’’, donde los educandos tienen la posibilidad de aprender haciendo. Las pesquisas activas contribuyen al desarrollo de habilidades vinculadas con un aprendizaje permanente mediante el uso de plataformas virtuales. En la provincia de Matanzas, se reconoce la labor desplegada desde el Departamento de Tecnología Educativa, el cual brinda mediante la plataforma virtual Aula4.mtz.sld.cu, múltiples recursos desde las interactividades que ofrece, para mantener comunicación permanente entre el profesor y el estudiante. Las Videoconferencias, los chat, foro debates, etc, son algunas herramientas mediante las cuales se desarrolla el curso escolar.
Se destacan como elementos positivos el acceso libre de costo, y la sistematicidad marcada por un compromiso con el espacio virtual en períodos previos a la Pandemia. El uso de las Tics como estrategia curricular y alternativa eficaz para promover la ciencia desde el Proyecto de Innovación Tecnológica Puentes, hoy en fase de generalización en etapa de Covid 19.

Milán Ochoa Chang (G3)
dijo:

1. El modelo de educación en Cuba es un ejemplo para el mundo pues se convirtió en una prioridad después de que nuestro Comandante en Jefe Fidel Castro liderara el triunfo de la Revolución en 1959. La educación ayudó a que el país se deshiciera de la etiqueta que le habían impuesto de ser el territorio más desigual del Caribe hispánico durante los periodos coloniales y postcoloniales de principios del siglo XX. Las bases de la nueva sociedad socialista se fundamentaban en la idea común de que sólo una educación de calidad podría acabar con la grave situación de pobreza, ignorancia y subdesarrollo que sufría el país.
Después de 1959 Cuba revolucionó la enseñanza a través de dos importantes métodos:
La alfabetización. El primer gran paso de la Revolución a favor de la educación fue la Campaña de Alfabetización. En 1961, se lanzó la Campaña de Alfabetización que sentó las bases de la importancia de la educación para una sociedad en conflicto y en transición. En el transcurso de un año, se centró la atención en un millón de analfabetos y se movilizó a 250 mil profesores y a miles de escolares. A finales de 1961, un 75 por ciento de ese millón de personas había logrado un nivel de alfabetización rudimentario.
Casi 40 años después, en 2001, y luego de constatarse la gran diferencia del desarrollo de la educación de nuestro país con otros contextos, el Estado cubano comenzó a trabajar en un proyecto de cooperación internacional para luchar contra el analfabetismo, enfocado, sobre todo, a América Latina, aunque preparado para ser adaptado a diferentes realidades sociales y lenguas, con el objetivo de enseñar a leer y a escribir a personas mayores de 15 años que nunca asistieron a la escuela o que solo cursaron algunos años. El programa planteado se denominó “Yo, sí puedo”, utiliza recursos audiovisuales como vídeo y televisión y números para facilitar el proceso de aprendizaje de la lectura y escritura. Este método cubano ha llegado a lugares como Canadá, Australia, Nueva Zelanda o España. Hasta el momento han logrado leer y escribir con este método 9,8 millones de personas en unos 30 países de América, como Venezuela, México, Brasil, Bolivia o Argentina, en donde incluso se puso en marcha en los centros penitenciarios, y otras partes del mundo como Angola y Mozambique.
El acceso a la educación. Mientras la campaña de alfabetización seguía su curso, el índice de matrículas a las escuelas aumentaba considerablemente (y se multiplicó por dos una década después). El Gobierno presentó programas para las niñas que vivían en el campo, las trabajadoras del hogar, las prostitutas y para aquellas que habían dejado la escuela antes de graduarse. Estos programas, junto con la recién fundada Organización de los círculos infantiles, tenían como objetivo asegurar que la educación fuera accesible para todos. Estas medidas también se centraron en las personas que vivían en zonas rurales aisladas. El trabajo intenso de Cuba ha dado sus frutos. Desde mediados de la década de los 90, el índice de admisión escolar se ha mantenido en un 99% tanto para chicos como para chicas, en comparación con el 87% del resto de la región latinoamericana. En esa época, el 94% de los escolares llegaban al quinto grado, en contraste con el 74% de la región. Los índices de matrícula en las escuelas secundarias variaban de un 78% para los chicos a un 82% para las chicas, mientras que en el resto de la región estos índices eran de un 47% y un 51%, respectivamente.

2. El perfeccionamiento del sistema educativo resulta una de las tareas fundamentales frente a los intentos por procurar la informatización de la sociedad cubana. Si bien el acceso a Internet en Cuba tiene por delante muchos desafíos, sobre todo para una sociedad que llega con rezagos a este escenario, no cabe dudas de que constituye una opción necesaria para el desarrollo del país frente al entorno contemporáneo que nos rodea. En este sentido, el perfeccionamiento del sistema educativo resulta una de las tareas fundamentales frente a los intentos por procurar la informatización de la sociedad cubana.
Numerosos estudios desde la universidad cubana señalan que las TIC propician la construcción social del conocimiento y nuevas formas de trabajo colaborativo en el proceso de enseñanza-aprendizaje, por lo que es incuestionable el cambio en la concepción del mismo hacia un nuevo modelo en los proyectos educativos.
El auge de las modernas tecnologías de la información y la comunicación en los últimos años del pasado siglo y en lo que va del tercer milenio, ha creado nuevas poblaciones de analfabetos en el mundo y, en especial, en países de América Latina y el Caribe. El incontenible avance de las nuevas tecnologías entra en contradicción con la pobreza del tercer mundo y con la escasez de recursos financieros de países en vía de desarrollo como Cuba. El desarrollo del mundo de la información, que es hoy una industria poderosa, ha hecho que países como Cuba se vean obligados a buscar alternativas para que los bibliotecarios, trabajadores de la información y la población en general encuentren soluciones al analfabetismo tecnológico
Pero la enseñanza de la computación no se limitó a las universidades. Como parte de una estrategia de preparación para el presente y el futuro, se estableció su enseñanza en escuelas primarias, escuelas de nivel secundario, en politécnicos y en espacios alternativos como los llamados joven club de computación, diseminados por todo el país en número de más de 300 y que enfrentan las necesidades de alfabetización informática de una gran parte de la población interesada
Esta tercera campaña de alfabetización, emprendida por la sociedad cubana bajo la orientación, como en las anteriores, de nuestro gobierno revolucionario, pudo iniciarse, a pesar de la subsistencia de condiciones económicas desfavorables producto del bloqueo, como resultado de la utilización racional e inteligente de los recursos de que dispone el país y, en especial de su capital humano, concebidos de una manera amplia e integral en un proyecto llamado Informatización de la sociedad cubana.
Una cifra elevada de jóvenes accede a Internet a través de las zonas wifi, y que las nuevas tecnologías, además de para el intercambio de fotos, música, videos y juegos, les permite la búsqueda de información actualizada para el estudio. En ese contexto, de una sociedad que avanza en la informatización; de un aumento en los niveles de acceso y las formas de conexión tecnológica, sobre todo entre los más jóvenes, y de proyecciones que apuntan al incremento de las opciones de conectividad a Internet en la sociedad, la escuela tiene el imperativo de convertirse en la «punta de lanza» en materia de formar conductas responsables ante el uso de las TIC, y de generar capacidades para aplicarlas de forma coherente en el proceso de enseñanza aprendizaje.
No es fortuito el esfuerzo realizado por la Revolución Cubana por poner a la tecnología al servicio de la educación y el desarrollo del conocimiento, por solo mencionar un ejemplo, con el programa de los Joven Club de Computación; tampoco que en el Lineamiento 119 aprobado en
el 7mo. Congreso del Partido, se explicite la importancia de avanzar en la informatización de la enseñanza.

Evelyn Hondares G2
dijo:

Módulo 4 Parte 1

Evelyn Hondares Suárez G-2

1.Desde el Triunfo de la Revolución en 1959, el índice de analfabetismo en Cuba era elevado, por lo que, desde el 1ro de enero de 1961 al 22 de diciembre, del propio año, se llevó a cabo la Campaña Nacional de Alfabetización. La misma fue una campaña de carácter nacional, dirigida a reducir el analfabetismo e incrementar de este modo el porcentaje de población escolarizada en el país. Al concluir dicha campaña, Cuba fue declarado el primer país en América Latina libre del analfabetismo y en la actualidad se ratifica como el país de esta región, con mayor índice de alfabetización.

Con relación al acceso a la educación, todos los cubanos tienen derecho a estudiar, siendo obligatoria la educación hasta la Secundaria Básica, garantizando de forma, que se mantenga el logro alcanzado de alfabetización a la población. Por otra parte, el acceso a la misma es gratuito, lo cual difiere de otros contextos, donde la educación es costosa y no todos cuentan con los recursos económicos para acceder a la misma. Además, el acceso es para todos, sin contemplar raza, religión, lo cual no sucede en todos los países, donde ser blanco o negro, en muchas ocasiones impide la asistencia a un buen centro de estudios.

La Educación Superior en Cuba es gratuita y su acceso es universal, está dado por los exámenes de ingreso y el nivel de preparación que demuestre el estudiante en los mismos. En la actualidad se evidencian diferencias entre los estudiantes que aspiran a ingresar en la Universidad, existiendo desigualdades y brechas de equidad en el acceso. Las condiciones de vida materiales de las familias facilitan o a su vez limitan, el acceso a la Universidad, así como a todo el proceso de mantener la formación del estudiante durante los años que dure la carrera. Para el acceso a la misma, se hace necesaria la asistencia a repasos particulares, por lo que el nivel económico de las familias para costear dichos repasos, puede marcar diferencias en las posibilidades de acceso a la educación superior, dependiendo el acceso de contar con las condiciones o no para pagar los mismos. Por otra parte, las familias que no cuenten con los recursos necesarios para mantener a un joven estudiando en la Universidad y garantizarle las condiciones necesarias para el estudio, difícilmente podrá garantizar su permanencia sin tener que abandonar los estudios o comenzar a trabajar a la vez que estudia, lo cual puede tener su incidencia en bajos resultados académicos. Por su parte, en muchos países las diferencias en el acceso no solo están dadas por factores económicos, sino también por las diferencias entre razas, etnias, géneros, entre otras.

La oferta de plazas para las carreras, en nuestro país, está determinada por las necesidades de los territorios, lo cual, trae consigo que muchos estudiantes no estudien la carrera de sus sueños, sin embargo, esto posibilita que una vez graduados, todos tengan un trabajo garantizado. Lo anterior, no se evidencia en otros países donde muchos jóvenes luego de cursas estudios universitarios y haber costeado los mismos, no encuentran empleos en la rama en la que se formaron.

2.La inserción de las nuevas tecnologías en los procesos educativos en el país, se ha llevado de forma gradual, dadas las limitaciones económicas que se presentan. La mayor parte de la tecnología en Cuba es obsoleta, no obstante, el país destina recursos al desarrollo de las mismas y al empleo cada vez mayor de estas. Lo anterior se evidencia en la implementación de software, juegos didácticos e incluso como una necesidad propia de los tiempos que corren, dado que la información científica cada día aumenta y se hace muy costoso la impresión de libros, con toda esa información actualizada.

Daritza Guevara Pérez G3
dijo:

Respuestas Módulo 4 (Parte I):
1- La situación en Cuba antes de 1959, en materia de educación, en sentido general, presentaba un franco deterioro; existía un alto índice de analfabetismo en los sectores más pobres de la población, que era la gran mayoría del pueblo cubano. En el año 1958, cuatro cifras reflejaban el estado deplorable en que se encontraba la educación:
● Un millón de analfabetos absolutos.
● Más de un millón de semianalfabetos.
● 600 mil niños sin escuelas.
● 10 000 maestros sin trabajo.
Los funcionarios que disponían del presupuesto destinado a la educación saqueaban sistemáticamente los fondos dedicados a esta actividad en el país.
Para contrarrestar la situación existente en cuanto al número de analfabetos, el gobierno revolucionario estableció, entre sus tareas de máxima prioridad, la creación de 10 000 nuevas aulas en septiembre de 1959 y el incremento de maestros rurales para llevar la educación a los campos cubanos. Se iniciaba así, la primera Campaña Nacional de Alfabetización en Cuba, por primera vez, en muchos lugares apartados de la geografía cubana llegaba el desarrollo cultural al pueblo. En un año, se alfabetizaron 707 000 analfabetos. Bajo los alientos de esta campaña, se inició la educación de adultos y se crearon las facultades obreras y campesinas, que posibilitaron la apertura de las puertas de la universidad a los trabajadores. La campaña de alfabetización abrió nuevas oportunidades a los ciegos como fueron "la creación de escuelas especiales en todas las provincias, la apertura de salas de lectura, la inauguración de una imprenta Braille, así como el incremento de los profesionales y técnicos carentes de visión. Una tercera campaña de alfabetización, emprendida por la sociedad cubana bajo la orientación, como en las anteriores, de nuestro gobierno revolucionario, pudo iniciarse, a pesar de la subsistencia de condiciones económicas desfavorables producto del bloqueo, como resultado de la utilización racional e inteligente de los recursos de que dispone el país y, en especial de su capital humano, concebidos de una manera amplia e integral en un proyecto llamado Informatización de la sociedad cubana. Todo esto posibilitó reducir la tasa de analfabetismo de un 23,6% al 3,9 %.
El programa de alfabetización y educación básica desarrollado por Cuba se caracteriza por su bajo costo, su alto nivel de eficiencia y efectividad, su flexibilidad
y rapidez. Cuenta con una coherente estrategia de desarrollo y una sólida fundamentación pedagógica y psicológica. Pero, además, Cuba brinda también el asesoramiento con personal docente de amplia experiencia, con alta calificación pedagógica, psicológica, científica y técnico-metodológica, con valores éticos y morales que propician la labor de asesoramiento y control del proceso de enseñanza-aprendizaje en zonas apartadas y marginales.
El tema del analfabetismo sentó las bases para el acceso a la educación en nuestro país. Esto último, ligado al implemento de las leyes y derechos, creadas con el propósito de ejercer progresivamente y en condiciones de igualdad de oportunidades en materias de educación, posibilitaron el desarrollo de la enseñanza obligatoria y gratuita para todos. En el artículo 28 y 29 de la Convención sobre los Derechos del Niño se reflejan acciones en función de la educación y enseñanza, entre estas: implantar la enseñanza primaria obligatoria y gratuita para todos; desarrollar la enseñanza secundaria, incluida la enseñanza general y profesional; permitir el acceso a la enseñanza superior sobre la base de la capacidad; entre otros. El estado cubano es el organismo encargado de la estructuración y funcionamiento de un sistema nacional de educación orientado al desarrollo, así como la formación de las nuevas generaciones en un proceso docente educativo integral, sistemático, participativo y en constante desarrollo.
El acceso a la educación en Cuba está basado en el establecimiento de un sistema que abarca todos los tipos y niveles de educación para los niños, jóvenes y adultos, incluyendo a aquellos con limitaciones físicas o mentales, con el objetivo de preparar a todos para la vida en un sentido amplio de forma masiva, con equidad y calidad, sin distinción de raza, sexo, religión, edad o lugar de residencia. Con el objetivo de vincular la teoría con la práctica en la enseñanza, el estado cubano propicia la acción y apoyo de todas las organizaciones e instituciones sociales y no gubernamentales en la labor educativa. Uno de los principales méritos de Cuba es la atención a la cobertura educativa con facilidades para el acceso y mantenimiento dentro del sistema escolar en todos los niveles, mostrando en el 2009 un 99% de escolarización primaria y un 0,2% de analfabetismo, así como los indicadores más altos de inversión en educación. Entre sus peculiaridades se encuentra la posibilidad de acceder a todos los niveles bajo el respaldo de un sistema legal, como consta en el artículo 51 de la Constitución de la República que expresa que todos tienen derecho a la educación, garantizado por el amplio y gratuito sistema de escuelas, seminternados, internados y becas, en todos los tipos y niveles de enseñanza y por la gratuidad del material escolar, lo que proporciona a cada niño y joven, cualquiera que sea la situación económica de la familia, la oportunidad de cursar estudios de acuerdo con sus aptitudes, las exigencias sociales y las necesidades del desarrollo económico y social.
2- El impacto de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) dentro de la sociedad del conocimiento ha traído grandes cambios en cuanto a contenido y forma, su efecto ha sido masivo y multiplicador, y su progreso ha ido generando oportunidades de cambio y adaptación, pero al mismo tiempo desafíos. La tecnología y el conocimiento pueden verse como un progreso social, en el que la relación de ambas desempeña un papel fundamental en el desarrollo y transformación social debido al rápido progreso y oportunidades que brinda en la práctica, y es un hecho su repercusión en la vida del ser humano. Es evidente que dicho progreso tecnológico ha llegado a las puertas de nuestro país, y a su vez a nuestras escuelas. La educación se ha visto influenciada de cierta manera por la era tecnológica, lo cual ha cambiado la forma de interactuar, comunicar, estudiar e investigar. No es menos cierto que uno de los lugares o ámbitos en los que se evidencia el impacto de las TIC es en el educativo, y me atrevo a decir que a llegado a formar parte de la cotidianidad escolar. En los últimos años ha existido una tendencia consistente en aplicar las TIC a la docencia e investigación. Se ha podido constatar que favorecen el desarrollo de habilidades cognitivas en los alumnos, permiten a los docentes incrementar la exposición de materiales auténticos a los niños, además de motivarlos a participar en entornos y actividades comunicativas y colaborativas. En el contexto docente existen diversos elementos relacionados con el universo de las TIC, como el correo electrónico, o las plataformas virtuales, el uso de la televisión en las aulas, la creación de laboratorios de computación, etc. En este sentido tanto profesores como alumnos se sirven de las TIC como herramientas de enseñanza-aprendizaje según diferentes aspiraciones: desde la mera búsqueda de información hasta la realización de actividades en línea.
En el contexto actual de la Covid-19 se han evidenciado grandes retos o desafíos en los procesos educativos, que atañen a las nuevas tecnologías, de acuerdo a las posibilidades reales de nuestro país, de tal forma que se han reestructurado o modificado los currículos y métodos de enseñanza en las diferentes escuelas, para que los niños, adolescentes y jóvenes no se vean afectados en el proceso docente educativo y continúen recibiendo los contenidos de las diferentes materias de enseñanza-aprendizaje. En este sentido, es evidente que las TIC juegan un papel esencial. Aun cuando nuestro país no disponga de todos los recursos básicos y materiales didácticos para impartir dichos contenidos, está claro que los infanto-juveniles no han dejado de recibir las materias esenciales para su aprendizaje con los recursos y tecnologías de los que dispone el país. No es menos cierto que Cuba no cuenta con todos los medios necesarios ni posee una fuente de recursos educativos amplia en torno a los procesos de aprendizaje. Esto está dado en cierta medida por el bloqueo económico que repercute en estas aristas, así como por constituir un país subdesarrollado con bajos niveles en cuanto al universo tecnológico, en comparación con otros contextos o países.
Por otra parte, es evidente que el uso de las TIC comprende una amplia gama de ventajas para los niños, adolescentes y jóvenes, y la población en general en el contexto educativo. Sin embargo, también es necesario destacar una serie de desventajas que traen consigo las nuevas tecnologías en nuestros niños y jóvenes, entre ellas podemos ver como provoca adicción, aislamiento, cansancio visual y otros problemas físicos, inversión del tiempo, esfuerzo económico, estrés, desarrollo de estrategias de esfuerzo mínimo, pérdida de tiempo y distracción, aprendizaje incompleto y superficial, ansiedad y dependencia, entre otros. De forma general podemos ver como existe una marcada influencia de las TIC en nuestro contexto educativo, no quizás con el mismo vigor que en otros contextos o lugares, pero si se evidencia que son herramientas o medios que producen conocimiento e impactan considerablemente en los niños, adolescentes y jóvenes de hoy en día, sin dejar de considerar que pueden llegar a repercutir negativamente en la formación escolar de nuestros niños si no se hace uso racional y potencial de las mismas, con efectividad y eficiencia, en estos tiempos tecnológicos en los que vivimos.

Narjara Carbonell Henry
dijo:

Foro módulo 4 parte I
Narjara Carbonell Henry G1
1-La educación a nivel mundial se caracteriza por ser exclusiva, especialmente en los pobres, las mujeres y niños, que en algunos de los casos nunca han accedido ni al nivel primario o lo han abandonado sin terminar, ya sea por la influencia machista y patriarcal que reciben de sus comunidades, o por la situación socioeconómica desfavorable, que influye en que dejen los estudios para trabajar y colaborar en la economía del hogar. Las estadísticas señalan que el 40 % de los países con ingresos bajos no han apoyado a los alumnos desfavorecidos, según el Informe de seguimiento de la educación en el mundo 2020: inclusión y educación.
La continuidad de estudio es la base para mejorar la vida de las personas y el desarrollo sostenible. Se han producido importantes avances con relación a la mejora en el acceso a la educación a todos los niveles y el incremento en las tasas de escolarización en las escuelas, sobre todo en el caso de las mujeres y las niñas. Se ha incrementado en gran medida el nivel mínimo de alfabetización, de un 85% en 1990 a un 94% en el 2016, pero es necesario redoblar los esfuerzos para conseguir mayores avances en la consecución de los objetivos de la educación universal. Las siguientes estadísticas muestran el comportamiento a nivel mundial y regional:
Según informe de la Unesco, en el 2018, existían en el mundo 775 millones de personas que no sabían leer.
60,7 millones de niños (as) nunca ha asistido a la escuela y otro gran porciento asiste de manera irregular o abandona los estudios.
Las tasas más bajas de alfabetización se encuentra en el África Subsahariana con 59,7% y en el Oriente Medio con 58,6%.
Los países con tasas más bajas son Níger, Chad y Sudan del Sur con un 19-27%.
América Latina y el Caribe, con una población estimada de 630 millones de personas, tiene 32 millones de analfabetos, representando el 4% de la población analfabeta del mundo, la tasa de alfabetización en la región es de 94% en adultos y del 98% en los jóvenes.
El Salvador, Honduras y Haití son los países del área con menor tasa de alfabetización.
Las tasas de alfabetización en América Latina no muestran diferencias significativas, teniendo en cuenta la variable sexo, un 94% en los hombres y un 93% en las mujeres.
Cuba alcanza una tasa de alfabetización de más del 99%.
En Cuba se comenzó a erradicar el analfabetismo a partir del año 61 con la campaña de Alfabetización que se extendió por todo el país; se realizó la reforma universitaria, posteriormente aparecen los cursos para trabajadores, entre el 76 y 77 hay todo un reordenamiento del sistema educacional y fortalecimiento de la extensión universitaria, el postgrado, las investigaciones científicas. A partir del año 2000 se amplía el alcance de la Nueva Universidad Cubana llegando hasta los Municipios.
Estas transformaciones económicas y políticas que tienen lugar en nuestro país imponen nuevos retos al mantenimiento de los principios de equidad, justicia e inclusión que sostienen nuestro modelo social, aspecto contenidos en los Lineamientos de la política Económica y Social del País (lineamientos 145- 153). Los cambios en los diferentes escenarios colocan la escuela como un agente de sociabilización fundamental en el logro de una sociedad mejor.
Como logros de nuestro sistema educativo no solo está la tasa de alfabetización (de más de un 99%), también lo es el incremento en el número de instituciones educativas y de profesionales capacitados, la atención diferenciada según las necesidades individuales de los estudiantes, la cantidad de estudiantes por aulas y profesores, la electrificación de todas las escuelas (en las zonas más intricadas con paneles solares).
2-Con el inicio de las teleclases hace unos años, en nuestro país se prepararon laboratorios de computación y se designaron televisores en las escuelas de todos los niveles educativos, se hicieron cambios en los programas docentes de manera que se incentivara la utilización de las tecnologías de la información, trayendo consigo un desarrollo y modernización del sistema educativo, con el objetivo de contribuir y potenciar el desarrollo integral del estudiante y del territorio.

Las TIC tienden a eliminar muchas de las barreras que dan acceso a la información, siempre que esta sea disponible, se encuentre organizada, sea fiable y de calidad. Esta información dentro de los soportes digitales se convierte en un factor con gran repercusión para la creación y transferencia de conocimiento, con el objetivo de implementar la docencia a distancia e incrementar el autoaprendizaje.
En Cuba se desarrollan diferentes proyectos y programas en función a elevar la cantidad de personas con acceso a las tecnologías, además de su uso tradicional, estas tecnologías repercuten en el modo de comunicarnos, en las investigaciones, en el estudio y preparación de las clases. Ejemplo de esto son: las Aula-online creadas en algunas especialidades de la educación superior, que han sido la alternativa tomada en estos tiempos de pandemia por la Covid 19, plataforma que se pone a disposición de estudiantes y profesores con la finalidad de apoyar la gestión docente.
Algunas características y aspectos a tener cuenta de las TIC son:
La tecnología es una herramienta. Las decisiones que se deban tomar en el proceso educacional atenderán primero los objetivos, metodologías, roles del profesor y estudiantes antes que las decisiones acerca de la tecnología apropiada. Para ello es necesario el conocimiento de los requerimientos y leyes didácticas que fundamentan el proceso pedagógico y el modelo educativo.
Para integrar la tecnología al proceso de enseñanza y aprendizaje es imprescindible la capacitación pedagógica del profesorado, y no solo concebir su superación en términos de saber utilizar y aplicar la tecnología.
Para lograr la innovación docente, tan determinantes serán las ideas y deseos del profesorado, como las decisiones institucionales con relación al acceso a las TIC.
De manera general pudiéramos decir que el incremento en la utilización de las nuevas tecnologías, ha creado una ruptura en el sistema tradicional educativo, el maestro ya no tiene el conocimiento absoluto, hay gran cantidad de conocimiento al que se puede acceder sin la presencia del mismo, mediante algunas aplicaciones que permiten evacuar interrogantes que pueden surgir sobre el mismo contenido dado en clases, además los estudiantes por ser más jóvenes, y por haber tenido acceso a las tecnologías desde edades tempranas, tienen mayor experiencia en el uso de las mismas que los profesores, que son más adultos. La utilización de las redes digitales y las tecnologías para mejorar el proceso de aprendizaje exige que los profesores sean los encargados de orientar hacia dónde deben dirigirse los estudiantes para buscar información necesaria y confiable, ya que hay una gran diversidad de contenido al que puede acceder, haciendo énfasis en que no toda la información que se encuentra en las redes es verídica y deben saber diferenciarlas. Se debe incentivar realizar trabajos en equipo aunque se encuentren lejos físicamente. Las TIC mejoran la motivación y rendimiento de los estudiantes, facilita el intercambio y la cooperación sin embargo consideramos que su uso presenta algunas desventajas tales como: el cansancio virtual, problemas asociados a la salud física debido a una postura inadecuada, la mala utilización de equipos y programas, el hecho de que muchas personas cortan y pegan la información sin detenerse a reflexionar y darle un significado al nuevo conocimiento que se incorpora, por estos motivos los estudiantes deben convertirse en protagonistas activos de su aprendizaje, mediante una adecuada utilización de las tecnologías.
En Cuba tenemos algunos inconvenientes en la utilización de las TIC, ya que el desarrollo de las conexiones a la red informática es de baja calidad y amplitud, debido a la economía que tiene el país, y cuando se logra acceder a través de los teléfonos móviles es en gran medida costosa para la mayoría de la población, por otra parte el personal pedagógico de todos los niveles educativos no están lo suficientemente preparados para la amplia utilización y explotación de medios tecnológicos en la educación, por lo que debe incluirse como asignatura en la preparación de los mismos desde el pregrado hasta el postgrado.
En estos momentos a pesar de las dificultades materiales antes expuestas, en todo el país se utilizan las redes digitales como mediador entre los estudiantes y profesores, para el desarrollo de la educación a distancia, ejemplo de ello es la creación de aulas virtuales para la continuidad de estudio de diversas carreras universitarias y en el postgrado para el desarrollo de maestrías, diplomados o cursos especializados en diferentes temáticas, y en la comunidad, se han creado los grupos de WhatsApp para orientar, educar, intercambiar o ayudar a enfrentar problemas asociados a cambios bruscos en el estilo de vida, ocasionados por diferentes situaciones, como lo es hoy la pandemia que está azotando a todo el planeta.

Tahimy Espinosa. G-1
dijo:

Hace apenas medio siglo la situación educativa de la población latinoamericana era precaria, en la década del 50 el analfabetismo alcanzaba niveles muy elevados y las proporciones que acudían a la Educación Superior eran muy reducidas. El sector femenino estaba muy marginado pues las circunstancias económicas y el machismo la mantenían excluidas casi en su totalidad del mundo del trabajo. La situación educativa era poco satisfactoria pues un porcentaje de la población mayor de 15 años era analfabeta, las escuelas eran insuficientes, no se invertían fondos en escuelas públicas,en zonas urbanas faltaban aulas y las escuelas carecían de materiales, muebles, libros y otros recursos necesarios, no se lograba el 100% de asistencia escolar y maestros sin trabajo. Hoy en nuestro país todo ésto quedó en la historia,pues se ha producido una importante evolución de su sistema educativo, hoy se dedica un alto porciento del presupuesto del Estado a la educación. Para atender todas las instituciones del Ministerio de Educación y atención a sus estudiantes, la población estudiantil está amparada en los derechos individuales y garantía que postula las leyes de la República defendiendo entre otras cuestiones el alcance de la obligatoriedad de estudiar y preparación general básica que como mínimo debe adquirir todo individuo. Una de las fuentes fundamentales de transformaciones de la estructura socialista del país es el amplio acceso a la educación y su vínculo directo con las oportunidades de empleo.
2_ En nuestro país un porciento de los centros educativos tienen acceso a internet y es política de nuestro gobierno ampliar éste acceso el cual ha ido aumentando de manera considerable en los últimos tiempos. Varios han sido los recursos en línea que se han dispuesto para apoyar el desafío educativo que afrontamos ejemplo de ello las teleclases transmitidas en la TV las cuales se pueden descargar y visualizar en Cubaeduca, muy importante su implementación principalmente en éstos tiempos donde somos azotados por la pandemia de la COVID-19, utilización de software educativos, se promovió el uso del reparador virtual el cual brinda orientación y accesorios para tareas docentes y responder a dudas sobre los contenidos de asignaturas. Se han abierto sitios web para intereses de los estudiantes,se han creado grupos de WhatsApp y Telegram entre estudiantes y profesores para apoyar colectivamente repasos y dudas. Como podemos apreciar existe actualmente un incremento de tecnologías, lo cual constituye una fortaleza en nuestro sistema educativo, pero aún falta mucho por lograr,pues debido a nuestra condición de país bloqueado aún persisten dificultades en la incorporación de tecnologías más avanzadas y acceso más abarcador del internet,pues no todos los estudiantes tienen la oportunidad de acceder a éstos pues los costos son elevados y muchos la situación económica no le es suficiente para disponer de éstos recursos ( teléfonos, tablets, computadoras, laptop, etc.) no permitiéndoles la utilización de los mismos. Nuestro Estado cubano ha incrementado y esforzado y continuará trabajando en ello para lograr que éstas tecnologías lleguen a los diferentes centros educativos y a cada estudiante para facilitar y favorecer su aprendizaje.

Yadira Pino Jauma G2
dijo:

Resp/1. La educación ha sido, desde los momentos iniciales de la Revolución Cubana, uno de los principales pilares a desarrollar. Sustentados en el principio de que todo ciudadano tiene derecho a la educación y al acceso al conocimiento, se han desarrollado desde entonces reformas y transformaciones en este proceso. Una de las principales, y probablemente de mayor impacto en la preparación general de la población cubana, fue la Campaña de Alfabetización la que eliminó los notables índices de analfabetismo en el país. Actualmente, esta no es una problemática que aqueje a la sociedad cubana, el acceso totalmente gratuito y para todos los sectores sin ningún tipo de distinción sigue siendo un principio ampliamente defendido por el Estado. Esta es una realidad que no es compartida por muchos países, como por ejemplo en el contexto de América Latina. En muchos de estos territorios el acceso a la educación se ve obstaculizado para ciertas minorías por factores étnicos, de raza, género, niveles de ingreso y territorialidad. Así, en comunidades indígenas que viven en asentamientos rurales apartados y con escasos accesos a recursos de toda índole, aun es posible apreciar considerables cifras de analfabetismo. Sin embargo, se debe destacar que, si bien en Cuba existe acceso gratuito y para todos a la educación, existen factores que dificultan la existencia de una verdadera equidad en el proceso como se ansía. Si se centra el análisis en la educación superior en función de los objetivos del presente espacio, numerosas investigaciones realizadas en el país analizan críticamente algunos de los fenómenos que evidencian cómo el acceso a la educación no se da en igualdad de posibilidades para todos (Almeyda, Bueno, Chávez y González, 2016; Caram, Tejuca, Fundora, Ávila y Díaz, 2020; Curbelo, 2016; Domínguez, 2016; García, 2016). Las últimas transformaciones que se han realizado en la educación terciaria, han defendido la supremacía del principio de la calidad por sobre el de accesibilidad. Por ejemplo, el requisito de aprobar con un mínimo las pruebas de ingresos, ha dado lugar a la emergencia de figuras privadas encargadas de la preparación para este ejercicio, cuyos servicios no son asequibles para muchos y que destaca la necesidad de potenciar y elevar en calidad la preparación desde el ámbito público. Ello ha conllevado a que el número de ingresos a este nivel haya descendido en los últimos años. De igual modo, aunque se ha logrado hasta cierto punto que las características demográficas de los estudiantes universitarios se correspondan con las de la población general de este período etario, se aprecia aun cierta primacía de estudiantes blancos. Asimismo, existen ciertos estereotipos que se vienen conformando desde espacios educativos previos, incluyendo la familia, y que determinan la masculinización o feminización de algunas carreras. La territorialidad es otro factor incidente en las dificultades que se han venido apreciando en esta esfera, ya que se observa la superioridad de estudiantes cercanos al centro de estudios, y que poseen mayor probabilidad de acceso por el considerable número de plazas ofertadas, en comparación con aquellos que no son del territorio. Además, el momento de elección de la carrera ocurre en un período en que aun se encuentran en formación importantes procesos de la personalidad como la motivación, autovaloración, proyectos futuros, que aumentan la incertidumbre en la toma de decisiones para el estudiante y derivan en una importante necesidad de preparación y formación vocacional. Elementos como los mencionados sugieren líneas de trabajo esenciales para el logro de una verdadera equidad en el acceso a la educación superior, acorde a los principios defendidos en nuestro contexto.
Resp/2. El avance tecnológico en el mundo es inevitable. En correspondencia con ello, su reconocimiento y aplicación a casi todas las esferas de la vida humana se ha vuelto una necesidad. La ciencia no queda exenta de ello, y es uno de los espacios donde por excelencia el uso de los avances tecnológicos se impone cada día con mayor fuerza. Por esta razón, considero personalmente que, la inserción de las nuevas tecnologías en lo procesos educativos constituye un recurso más para ganar en la calidad de los mismos y mantener, en la medida de lo posible, un paso similar al avance del mundo en este sentido. Las nuevas generaciones ya poseen cierto dominio innato de estas tecnologías, por lo que incorporarlas a su proceso de aprendizaje supone una actualización necesaria en los métodos para motivarlos y que, podrían aportar interesantes resultados. Es decir, hablar en su idioma, partir de sus intereses y habilidades para lograr una mayor implicación en el necesario proceso de adquisición de conocimientos. Asimismo, en la educación universitaria se podría potenciar la formación de profesionales, ya no solo bien preparados, sino con las habilidades y capacidades necesarias para el ejercicio en su área, con los más recientes recursos y medios. De esta forma, su prestigio y reconocimiento crecería considerablemente. Ya es un hecho que la sociedad cubana avanza en función de su informatización, y el uso del internet y las nuevas tecnologías es parte de la realidad de una buena parte de los ciudadanos. Sin embargo, es cierto que los recursos del país no son suficientes para dar pasos agigantados en este sentido. Las restricciones externas y dificultades económicas que ello trae consigo, implican que los esfuerzos que se realizan supongan sacrificios considerables. Aun así, ya existe la esencial voluntad en función del avance y actualización del país en este sentido. Desde el análisis que propone Miriam Alpízar (2012), es apreciable como el financiamiento para la educación ha sido un objetivo principal para el Estado. La actualización y empleo de los más recientes avances, en la medida de lo posible, debería ser considerado dentro de los principales gastos en el área. Ciudadanos más preparados y al nivel de lo que la humanidad ya exige en desarrollo, aporta al propio avance del país y genera ganancias en más de un sentido.

Lisbet Suárez. G-1
dijo:

Preguntas del foro. Módulo 4

1-Desde el triunfo de la Revolución Cubana en Enero de 1959, quedó claro que dentro de los principales preceptos de este proyecto social, se encontraba hacer realidad la máxima de “Educación para Todos”. De esta manera en 1961, se declara Cuba como territorio libre de analfabetismo, primer país de américa Latina y el Caribe, liberándose de esta forma la nación, de uno de los mayores lastres heredados de la etapa colonial, donde hasta ese entonces existían 979 mil 200 analfabetos, y más de 800 mil niños entre cinco y 15 años no asistían a la escuela.
Desde ese entonces, las políticas públicas han estado enfocadas en establecer como una prioridad el derecho a la salud y la educación de forma gratuita, sin importar sexo, color de la piel, territorio o posición socioeconómica. Es así como se erige uno de los principales baluartes y orgullos de nuestro país, en el cual se exige como obligatorio la realización de estudios hasta el término de la secundaria básica. Se han gestado además, políticas que pautan la Educación Especial en las poblaciones con diversas vulnerabilidades, patentizándose así los principios de igualdad y justicia que caracterizan a la Revolución. Sin embargo, a pesar de los esfuerzos que se llevan a cabo por lograr la equidad en términos de acceso a la educación en el país, aún persisten inequidades, que se expresan en mayor medida en el ingreso y permanencia en relación al nivel terciario. No obstante, también puede evidenciarse en la diferencia de oportunidades según territorios en lo relativo a la posibilidad de estudios en escuelas singulares como es el caso de las Escuelas de Arte, Deportivas y de algunas manifestaciones especiales, que no solo se dificultan en términos de acceso sino también de permanencia, sobre todo en aquellas familias con escasez de recursos económicos para hacer frente a todo lo que ello significa. (costo de transportación, estancia en beca, repasos para potenciar la aptitud, atuendos para la manifestación artística o deportiva, et.. )
A pesar de todo ello, la realidad de Cuba constituye una diferencia significativa con respecto al escenario que exhiben los países de América Latina y el Caribe. Recientemente la UNESCO declaró la existencia de más de 800 millones de analfabetos en el mundo y de ellos 32 millones pertenecen a América Latina, enfatizando además que en esta región 2 de cada 10 personas no tienen los niveles mínimos de comprensión en lectura. Esto demuestra, cómo la Educación para muchos otros países aún constituye un aspecto sobre el cual continuar trabajando, pues a pesar de existir escuelas públicas, incluso esto no garantiza un acceso igualitario para la población, ni tampoco la calidad y la seguridad con la que estudian nuestros niños y jóvenes. Considero que aunque tenemos mucho por continuar perfeccionando y ganar en este sentido, pero tenemos lo principal, y es la voluntad política del Estado y el Gobierno Cubano de cumplir con los principios de equidad que forman parte de los objetivos de desarrollo social para el 2030, y que han sido los cimientos sobre los cuales se ha erigido nuestra Revolución.
1. La inserción de las nuevas tecnologías en el entorno educativo se presenta cada vez más como una necesidad en un contexto social cambiante y con múltiples influencias. Su impronta se hace presente en las aulas cubanas en todos los niveles de enseñanza, a partir de las posibilidades que genera para alumnos y profesores en cuanto a la organización del proceso docente-educativo. En tiempos de aislamiento social las TICS han constituido una herramienta eficaz para mantener el vínculo entre profesores y estudiantes, y en muchos casos, propiciando una retroalimentación oportuna, lo que en alguna medida nos ha ido familiarizando con modos de hacer en el proceso docente, que se asemejan a los de países desarrollados, en un mundo en el que las exigencias han cambiado y existe la demanda de una educación de alto nivel constantemente actualizada.
El impacto de las nuevas tecnologías en el ámbito educativo se ha hecho sentir tanto en los estudiantes como en los profesores. Se han generado nuevas formas de estudio, ampliado las posibilidades de presentación de la información, desarrollado habilidades en la búsqueda del conocimiento, así como en las diversas formas de evaluación. Los estudiantes han tenido que hacerse más independientes y adoptar un rol más activo en el proceso, lo cual a mi juicio constituye una de las principales contribuciones de estas nuevas tecnologías.
Sin embargo, para un país subdesarrollado y bloqueado como el nuestro, las posibilidades de que la introducción de estas tecnologías tenga un saldo efectivo en el aprendizaje y en sentido general en una marcha positiva del proceso docente-educativo, está muy relacionado con la manera en que se evalúen los desafíos que tenemos por delante y se gesten acciones para enfrentarlos.
Como desafíos más significativos creo que debe tenerse en cuenta:
• El acceso a las TICS con un sentido de la equidad, pues el impacto de las mismas trasciende a las actividades que se gestan y favorecen desde los centros educativos, lo cual entonces va en detrimento del adecuado uso y beneficio por parte de las poblaciones más vulnerables por cuestiones socio-económicas o por facilidades de acceso a las redes según el territorio. Aún cuando se han tomado algunas estrategias para facilitar accesos a determinadas aulas virtuales libres de costo, ello implica la tenencia de un dispositivo móvil que pueda tener acceso a la conectividad, lo cual no constituye una posibilidad real para todas las familias.
• Es necesario que se gane conciencia de que el empleo de estos nuevos medios impondrá marcadas transformaciones en la configuración del proceso pedagógico, con cambios en los roles de los actores del mismo. Los estudiantes tendrán que estar más preparados para tomar decisiones y regular su aprendizaje. Los profesores tendrán que estar preparados para diseñar nuevos entornos de aprendizaje y servir de Tutores, al pasarse de un modelo unidireccional donde él es el portador fundamental de los conocimientos, a otro donde la información se encuentra en grandes bases de datos compartidas por todos.
• Los docentes tenemos que ser capaces de mantener la motivación en los estudiantes, en un uso que (al menos por el momento en nuestras condiciones socioeconómicas actuales) no garantiza el contacto cara a cara, para lo cual el diseño de las actividades, además de quedar claras, tienen que estar ideadas teniendo en cuenta la SSD típica de cada etapa, de modo tal que contribuyan a su desarrollo no sólo desde el punto de vista instructivo, sino también educativo.
• El diseño de las clases y actividades debe tratar de guardar estrecha relación con la actividad evaluada, pero sin que ello propicie pautas de acción reproductivas, de facilismo (ante las amplias posibilidades de información disponible ) o pérdida de la identidad del estudiante.

Yumisleydis Salgado (G1)
dijo:

Yumisleydis Salgado Facundo (G1)
yumisleydis.salgado@nauta.cu
Respuestas del Modulo 4. (I Parte)
1-Como se evidencia el tema del analfabetismo y el acceso a la educación en el país, en relación con otros contextos. Reflexione sobre estas cuestiones.
Cuba a partir del triunfo de la revolución ha alcanzado grandes transformaciones en su desarrollo socio económico, en especial en la esfera de la educación. Se inicia un período de cambios sustentado en el derecho de todo ciudadano a la educación y al acceso al conocimiento.
La campaña de alfabetización en 1961, constituyó el primer paso en la estrategia de este propósito, la cual posibilitó reducir la tasa de analfabetismo de un 23,6% al 3,9%, pero además sentó las bases para emprender una campaña aun mayor: la lucha contra el analfabetismo en el mundo. El desarrollo de la enseñanza precedente asociado a la expansión de la cultura general y otros múltiples factores sociales estuvieron enfocados durante muchos años a hacer de ello una realidad. Propósito que se alcanzó y a través del tiempo se ha venido perfeccionando, haciendo posible el sueño de la Revolución, con el acceso a las aulas universitarias de todos los ciudadanos que posean los conocimientos mínimos requeridos.
En muchos países existe el analfabetismo como un flagelo, solo uno de cada tres países en el mundo lograron alcanzar los objetivos establecidos en el año 2000 de la Educación para Todos (EPT), en América Latina y el Caribe, Cuba fue la única que consiguió cubrir esos objetivos, según el informe de seguimiento de EPT en el mundo 2015.
De acuerdo a las estadísticas podemos apreciar que el programa dista mucho de haberse alcanzado, para que alcance a ser una realidad es necesario adoptar estrategias específicas y financieras adecuadas para que toque a los niños más pobres, que llegue la educación a la primera infancia, mejorar la calidad de la enseñanza así como garantizar que los adolescentes y jóvenes tengan iguales oportunidades de acceso al aprendizaje y la adquisición de competencias para la vida diaria.
En algunos países de la región se observaron disparidades entre alumnos de las zonas rurales y urbanas en lo que respecta al grado de aprovechamiento en el aprendizaje (Nicaragua, Colombia y República Dominicana), sin embargo países como Argentina, Costa Rica y Uruguay muestran resultados alentadores con relación a esa problemática. Es importante que para alcanzar avances los gobiernos deben trazar y cumplir políticas sociales que llegue al beneficio de la mayoría, con un orden de prioridad, deben establecer obligatoriedad de cursar un año de enseñanza pre-escolar, acceso a la enseñanza primaria donde los niños, niñas y adolescentes culminen ese ciclo, la educación debe ser gratuita, equitativa y con calidad.
El ejemplo de Cuba trascendió y como país ha podido contribuir en la lucha contra ese flagelo mundial partiendo de la experiencia con el programa Yo sí puedo, donde estas premisas han propiciado que aumenten gradualmente el número de países que solicitan la colaboración cubana, lo que sin duda proporciona a nuestro país ocupar cada vez un lugar más protagónico en la lucha por eliminar el analfabetismo.
2-Discuta sobre la inserción de de las nuevas tecnologías en los procesos educativos, su papel y perspectivas en Cuba, atendiendo a sus posibilidades y desafíos en el país.
Las nuevas tecnologías constituyen un recurso importante, valioso e innovador, inherente al desarrollo en todas las esferas de la vida, desde la búsqueda de la información, la comunicación personal, el correo electrónico, las redes sociales, etc. La educación no escapa al uso de las tecnologías, donde cada vez va en un avance hacia un universo ilimitado, con la posibilidad de llegar a muchos a través de varios recursos para el aprendizaje, en diferentes escenarios y con la posibilidad de socializar el conocimiento.
Cuba atraviesa una situación difícil ocasionada por el recrudecimiento del bloqueo económico la cual genera limitaciones en la disponibilidad de recursos para que llegue a la mayoría, sin embargo, existe una voluntad política de nuestro gobierno y se han creado políticas sociales encaminadas al beneficio de la mayoría, ejemplo de ello es el uso de las tecnologías en todos los niveles de enseñanza, la creación de los Joven Club de Computación, la Universidad de Ciencias Informáticas, entre otros.
Ante la diversificación de escenarios, contextos y tendencias en la educación se imponen nuevos retos por los protagonistas del proceso formativo, los que implican desafíos para el profesional de ahora y del futuro y para las instituciones de formación, tomando en cuenta las circunstancias que dificultan su expansión.
Es un proceso que avanza aceleradamente por tanto, se constituye en un desafío permanente para nuestro país, en dicho proceso se observan fisuras, el cual debe ser revisado y valorado por las autoridades competentes para que llegue a todos de manera equitativa, con calidad para que se convierta en una herramienta poderosa pero a la vez que haya motivación e interés para profesores y educandos.
En los momentos actuales debido a la pandemia se ha llevado a cabo de manera práctica y con gran repercusión el uso de la tecnología, ejemplo de ello es la expansión de procesos formativos que utilizan la modalidad a distancia y semipresencial, el cual incrementa la posibilidad de interacción entre el profesor o tutor y el estudiante, la posibilidad de acceso así como el surgimiento de nuevas competencias tecnológicas, la posibilidad de encontrar vías de aprendizaje fuera de las instituciones formales, nuevos entornos de aprendizaje y de modelos pedagógicos.
No obstante, a mi modo de ver, considero que existe un reto, una demanda, una necesidad, para investigar y evaluar el impacto real que tiene este método de educación a distancia en todos los niveles de enseñanza en nuestro país, debido a la realidad económica que vivimos, la limitación de recursos, donde no todas las familias cuentan con los medios o dispositivos para que los hijos accedan a la nueva modalidad educativa.

Zahelys Rosete grupo 3
dijo:

P.2. La tecnología educativa es un conjunto de recursos, procesos y herramientas de Información y Comunicación aplicadas a la estructura y las actividades del sistema educativo en sus diversos ámbitos y niveles. La era digital ha revolucionado cada aspecto de nuestra vida cotidiana, y en la educación no fue diferente.
La era industrial está siendo sustituida por la era informática, por lo que se prevén nuevos retos y necesidades en el ámbito educativo.
La incorporación de nuevas tecnologías dentro de las escuelas ha cambiado los métodos educativos a tal grado que se abren espacios para la cultura digital en salones de clases.
Actualmente, el personal de centros educativos tiene la posibilidad de adquirir internet, computadoras, pizarrones digitales, teléfonos móviles y tabletas para compartir su conocimiento u organizar clases y tareas.
Dichas facilidades han logrado adaptar los métodos educativos a la era digital, donde existe un mayor número de recursos de enseñanza y aprendizaje tanto para maestros como para alumnos.
El alumnado puede acceder a mucha más información a través del implemento de las nuevas tecnologías que, por cierto, abren también nuevos espacios lúdicos y de expresión, tales como juegos y blogs.
Hace algunos años los estudiantes sólo podían acceder a la educación de manera presencial. Contaban con grandes cantidades de libros y cuadernos, y buscar información de manera manual era mucho más demorado. La información en papel era indispensable. La tecnología trajo consigo la posibilidad de estudiar en línea, lo que simplifica el acceso a la educación en cuanto a lugar y hora, encontrar información es mucho más sencillo y se puede acceder a enormes bases de datos rápidamente.
Hoy en día las personas pueden acceder a la información desde cualquier dispositivo inteligente e incluso presenciar conferencias a través de video llamadas.
La creación de proyectos es mucho más sencilla, pues la tecnología trajo herramientas nuevas que suplantan el papel. En resumen, la tecnología en la educación ha hecho que aprender sea más fácil, cómodo e incluso asequible.
La era digital no se detiene, por lo que es importante que docentes y especialistas se encuentren al tanto de las nuevas tecnologías para así poder preparar a sus alumnos.
Las ventajas de la tecnología educativa son numerosas. Los alumnos pueden interactuar, jugar y aprender desde diversas plataformas, lo que fomenta el clima de participación durante las clases. También pueden aprender a distancia y en horarios flexibles, y personalizar sus lecciones según sus necesidades. En cuanto a los docentes, cuentan con excelentes herramientas organizacionales, de planificación y enseñanza, lo que ahorra una gran cantidad de tiempo para repasar o avanzar más rápido.
Las plataformas tecnológicas pueden integrar a todo el personal escolar, pues los alumnos comparten inquietudes, los maestros gestionan sus grupos y los administrativos monitorean los logros de la clase. Gracias a la tecnología de la educación el personal escolar puede estar al tanto de sus alumnos y atender sus necesidades.
Particularmente en Cuba el uso de la tecnología educativa se aborda desde una concepción materialista dialéctica y martiana desde plano filosófico y el enfoque histórico cultural desde lo psicológico.Más de 150 Softwares. educativos se han desarrollado en Cuba, como parte de un programa de inserción de nuevas tecnologías para elevar la calidad docente en centros educacionales. El programa cubano de tecnología educativa incluye también el portal WebCuba Educa, destinado fundamentalmente a la familia, la cual puede acceder a información básica sobre la resolución de tareas escolares a partir de la utilización de estos softwares. Esta tecnología se encuentra al servicio de todo el pueblo de forma gratuita en los centros escolares de todo el país.

Yusleydi López Leyva
dijo:

Tareas foro módulo 4
Yusleydi López Leyva G1
1-La educación a nivel mundial se encuentra marcada por la exclusión, especialmente de los pobres, las mujeres y las minorías étnicas, la pandemia del coronavirus no ha hecho más que agravar estas desigualdades. Las estadísticas señalan que el 40 % de los países con ingresos bajos y medios no han apoyado a los alumnos desfavorecidos, según el Informe de seguimiento de la educación en el mundo 2020: inclusión y educación.
Dicho informe, que analiza 209 países en su intento de conseguir los objetivos incluidos en la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible, señala que hay 258 millones de niños y jóvenes que quedaron totalmente fuera del sistema educativo y que la pobreza fue el principal obstáculo para su acceso. Garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos es la Meta plasmada en el Objetivo 4 de la mencionada agenda que establece dentro de sus propósitos:
asegurar que todas las niñas y todos los niños terminen la enseñanza primaria y secundaria, que ha de ser gratuita, equitativa y de calidad y producir resultados de aprendizaje pertinentes y efectivos,
asegurar que todas las niñas y todos los niños tengan acceso a servicios de atención y desarrollo en la primera infancia y educación preescolar de calidad, a fin de que estén preparados para la enseñanza primaria.
asegurar el acceso igualitario de todos los hombres y las mujeres a una formación técnica, profesional y superior de calidad, incluida la enseñanza universitaria,
aumentar considerablemente el número de jóvenes y adultos que tienen las competencias necesarias, en particular técnicas y profesionales, para acceder al empleo, el trabajo decente y el emprendimiento,
eliminar las disparidades de género en la educación y asegurar el acceso igualitario a todos los niveles de la enseñanza y la formación profesional para las personas vulnerables, incluidas las personas con discapacidad, los pueblos indígenas y los niños en situaciones de vulnerabilidad,
asegurar que todos los jóvenes y una proporción considerable de los adultos, tanto hombres como mujeres, estén alfabetizados y tengan nociones elementales de aritmética.
La consecución de una educación de calidad es la base para mejorar la vida de las personas y el desarrollo sostenible. Se han producido importantes avances con relación a la mejora en el acceso a la educación a todos los niveles y el incremento en las tasas de escolarización en las escuelas, sobre todo en el caso de las mujeres y las niñas. Se ha incrementado en gran medida el nivel mínimo de alfabetización, de un 85% en 1990 a un 94% en el 2016, pero es necesario redoblar los esfuerzos para conseguir mayores avances en la consecución de los objetivos de la educación universal. Las siguientes estadísticas muestran el comportamiento a nivel mundial y regional:
según informe de la Unesco, en el 2018, existían en el mundo 775 millones de personas que no sabían leer,
60,7 millones de niños (as) nunca ha asistido a la escuela y otro gran porciento asiste de manera irregular o abandona los estudios,
Las tasas más bajas de alfabetización se encuentra en el África Subsahariana con 59,7% y en el Oriente Medio con 58,6%,
Los países con tasas más bajas son Níger, Chad y Sudan del Sur con un 19-27%,
América Latina y el Caribe, con una población estimada de 630 millones de personas, tiene 32 millones de analfabetos, representando el 4% de la población analfabeta del mundo,
La tasa de alfabetización en la región es de 94% en adultos y del 98% en los jóvenes.
El Salvador, Honduras y Haití son los países del área con menor tasa de alfabetización,
Las tasas de alfabetización en América Latina no muestran diferencias significativas, teniendo en cuenta la variable sexo, un 94% en los hombres y un 93% en las mujeres,
Cuba alcanza una tasa de alfabetización de más del 99%.
Las transformaciones económicas y políticas que tienen lugar en Cuba imponen nuevos retos al mantenimiento de los principios de equidad, justicia e inclusión que sostienen nuestro modelo social, aspecto contenidos en los Lineamientos de la política Económica y Social del País (lineamientos 145- 153). Los cambios en los diferentes escenarios colocan la escuela como un agente de sociabilización fundamental en el logro de una sociedad mejor.
La política del Estado cubano desde el año 1959, con relación a la educación, ha constituido una fuente de legitimación de su proyecto social y político. La educación básica y secundaria es obligatoria y pública en el país, y la inmensa mayoría de los niños, niñas, adolescentes y jóvenes acuden a ellas; las exigencias a los espacios educativos son parte de la cultura política de las familias cubanas. También el acceso al nivel terciario, bajo el principio de acceso universal, fue promovido con la Revolución, buscando eliminar las barreras de clase, género y raza que formaban parte de la realidad educativa del país; al mismo tiempo que aumentó la oferta del nivel terciario y aumento las posibilidades reales de educación para todos, para y durante toda la vida.
Podemos mencionar como logros de nuestro sistema educativo no solo la mencionada tasa de alfabetización (de más de un 99%), está el incremento en el número de instituciones educativas y de profesionales capacitados, la atención diferenciada según las necesidades individuales de los estudiantes, la proporción de estudiantes por aulas y profesores, la electrificación de todas las escuelas (en las zonas más intricadas con paneles solares), los canales educativos, el uso de las TIC, logrando tener en los centros educativos televisores, computadoras y otros medios audiovisuales, la universalización de la enseñanza, la apertura de la escuela a la comunidad todo ello en aras de contribuir y potenciar el desarrollo integral del estudiante y del territorio.
2- La humanidad actualmente se estructura bajo un nuevo paradigma, donde el conocimiento y la información se convierten en los principales motores del desarrollo, debido a los increíbles adelantos tecnológicos y su influencia de estos en todos los aspectos de la vida material y espiritual de la sociedad. La versatilidad y el carácter de las tecnologías informáticas, hace que las propuestas de su utilización se sitúen en todo el sistema educativo, desde el preescolar hasta la universidad, con inclusión de la educación para adultos, para las personas con necesidades educativas especiales, la comunitaria y la formación permanente.
Por un lado las TIC suponen la eliminación de muchas de las barreras al acceso a la información siempre que la información disponible se encuentre organizada, sea fiable y de calidad sin embargo el aprendizaje consiste en adjudicar significado y dotar de sentido por tanto la calidad de la información dentro de los soportes digitales se convierte en un factor con enormes repercusiones para la creación y transferencia del conocimiento.
En Cuba se desarrollan diversos proyectos y programas encaminados a elevar el número de personas con acceso a las tecnologías, además de su uso tradicional, las tecnologías repercuten en el modo en que nos comunicamos, investigamos, estudiamos, preparamos las clases. Ejemplo ilustrativo son: las Aula-online en Ciencias Médicas, que se han perfeccionado como respuesta a la actual situación epidemiológica, plataforma que se pone a disposición de estudiantes y profesores con la finalidad de apoyar la gestión docente. En ella se encuentran las clases preparadas por los profesores principales, que son fácilmente asequibles por vía Web y la Biblioteca Virtual donde se encuentra organizada toda la información científica, indicaciones para los trabajos de cursos, textos digitalizados, servicios de búsquedas, etcétera.
No obstante consideramos necesario valorar algunos aspectos que consideramos claves para asumir esta tarea como:
La tecnología es una herramienta. Las decisiones que se deban tomar en el proceso educacional atenderán primero los objetivos, metodologías, roles del profesor y estudiantes antes que las decisiones acerca de la tecnología apropiada. Para ello es necesario el conocimiento de los requerimientos y leyes didácticas que fundamentan el proceso pedagógico y el modelo educativo.
Para integrar la tecnología al proceso de enseñanza aprendizaje es imprescindible la capacitación pedagógica del profesorado, y no solo concebir su superación en términos de saber utilizar y aplicar la tecnología.
Para lograr la innovación docente, tan determinantes serán las ideas y deseos del profesorado como las decisiones institucionales con relación al acceso a las TIC.
La utilización de las TIC nos permite un acceso a un número ilimitado de recursos para el aprendizaje disponible en la red, facilita la expresividad y la diversificación de los códigos utilizados para representar la información a través de integrar textos, gráficos y lenguaje audiovisual, mejora la motivación y rendimiento de los estudiantes, facilita el intercambio y la cooperación sin embargo consideramos que su uso presenta algunas desventajas dentro de las que podemos citar: el cansancio virtual, problemas asociados a la salud física debido a una postura inadecuada, la mala utilización de equipos y programas, el hecho de que muchas personas cortan y pegan la información si detenerse a reflexionar y darle un significado al nuevo conocimiento que se incorpora, no se personaliza la enseñanza y el aprendizaje en función de las necesidades y potencialidades de cada estudiante, el costo que implica el acceso a internet, el mantenimiento y la reparación de equipos que es fuente de inequidades.

Zahelys Rosete grupo 3
dijo:

P.1. En el caso de Cuba se ha producido una importante evolución de su sistema educativo en las últimas cuatro décadas a través de la cual se han concretado y expresado muchas de las acciones de democratización y justicia social contenidas en el proyecto de la Revolución, que hoy constituyen uno de sus principales logros y, su conservación, uno de los principales desafíos. A su vez, el amplio acceso a la educación y su vínculo directo con las oportunidades de empleo, constituyó una de las fuentes fundamentales de transformaciones de la estructura socioclasista del país con posterioridad a las medidas socioeconómicas del primer lustro de los años 60.
La situación educativa de la población cubana en los años 50, aún cuando era algo mejor que en gran parte de la región, mostraba un cuadro poco satisfactorio: el 22% de la población mayor de 15 años era analfabeta y el 48% de los niños entre 5 y 14 años no asistía a la escuela. Sólo el 1.4% de la población adulta tenía formación universitaria. Entre las mujeres, el 31% de las mayores de 15 años eran analfabetas, y sólo el 1% tenían enseñanza superior.
A partir de los años 60 se inició una radical transformación de tal situación, signada por el efecto que produjo en todas las esferas de la vida social, el triunfo de la Revolución.
Desde el triunfo de la Revolución se creó un Sistema Nacional de la Educación, con acceso universal y gratuito a todos los ciudadanos, sin discriminación por color de la piel, sexo o estrato social y se promulgó la primera Reforma Integral de la Enseñanza, la cual dispuso adoptar una nueva organización y determinó el objetivo fundamental de la educación de acuerdo con los intereses de la Revolución: el pleno desarrollo del ser humano.
En 1961, con la Campaña de Alfabetización, comenzaba un proceso que permitió revertir en poco tiempo un panorama social muy desigual para la mayoría, pero que trajo consigo también profundas transformaciones en las concepciones de la enseñanza y el aprendizaje que hasta el momento imperaban en el país, con la Campaña de Alfabetización, epopeya nacional masiva en sólo un año redujo el analfabetismo casi a cero. Simultáneamente se inició la incorporación a las aulas escolares
en los distintos niveles de enseñanza de todos los niños y jóvenes, se amplió la matrícula universitaria y se inició la enseñanza obrero-campesino para dar continuidad a la superación de los adultos que habían sido alfabetizados o que tenían niveles escolares bajos. La creación de éstas condiciones favoreció un proceso de movilidad social ascendente muy intenso a través de la educación y la calificación educacional, pues se dió inicio a la formación de amplios contingentes de profesionales, procedentes en su mayoría de los sectores trabajadores de la población (clase obrera y campesinado), a la vez que se diversificó el perfil de las carreras. El crecimiento de los profesionales universitarios tuvo un comportamiento diferenciado desde el punto de vista de género, pues ésta fue una de las vías por las cuales se comenzó a materializar la igualdad de derechos de la mujer.
La década del 80 trajo aparejados algunos cambios en la situación de la educación.
Diferentes factores incidieron en ello de manera conjunta. En ese período se produjo la culminación de la enseñanza media en escala masiva para las elevadas proporciones de jóvenes nacidos durante la explosión demográfica de los años 60. La demanda de estudios superiores que planteaba esa generación era muy alta, en momentos en que ya existía una saturación de profesionales universitarios en las distintas ocupaciones, por la magnitud de la formación en las décadas anteriores y porque la evolución de la economía no generaba ya un incremento constante de la demanda como en los primeros años de aceleradas transformaciones y dinámico crecimiento.
Esto dió lugar a un conjunto de efectos entre los que vale la pena mencionar el elevado incremento del número absoluto de estudiantes universitarios.
El fortalecimiento de los mecanismos de selección para el otorgamiento de carreras, basados en el rendimiento escolar durante la enseñanza media, hizo que las muchachas
ocuparan posiciones más favorables en el ordenamiento para ingresar a las universidades.
En la década de los años 90, a pesar de la aguda crisis económica y de la necesidad de implementar aceleradamente medidas para una reestructuración económica y social de múltiples dimensiones, se ha tratado de mantener los logros alcanzados en materia de educación.
En la actualidad, la educación y su espacio más emblemático, la escuela, siguen obteniendo un reconocimiento social positivo, especialmente entre los jóvenes.
Se necesita de una escuela con métodos renovados, realmente desarrolladores, donde todos sean protagonistas y se sientan incluidos y participantes en igualdad de condiciones. Se necesita de una escuela diferente, una escuela donde el estudiante aprenda a aprender, a pensar, a crear, a reflexionar, a debatir, a discernir, a apropiarse y a construir un nuevo conocimiento, cercano a su tiempo y a sus intereses, sin dejar de lado los colectivos.

Yanay Rodríguez Cabrera (G-1)
dijo:

1. En Cuba, desde el triunfo de la Revolución, se le ha prestado especial atención a la educación, a partir de considerarla un derecho universal y un elemento clave para el desarrollo del país. Cuba es uno de los países reconocidos, sobre todo en la región, por sus notables resultados en materia de educación. Comentan Torralbas y Batista (2017) que la atención a la cobertura educativa, con facilidades para el acceso y permanencia dentro del sistema escolar en todos los niveles, es uno de sus principales méritos: en 2009 tuvo 99% de escolarización primaria y 0,2% de analfabetismo, así como uno de los indicadores más altos de inversión en educación.
La educación en Cuba ha constituido una de las principales garantías sociales en los últimos sesenta años. Plantea Tejuca (2018) que “Cuba ha sido la única nación de América Latina y el Caribe que ha conseguido cubrir los objetivos del movimiento mundial Educación para Todos (2015)”. Asimismo plantea el reconocimiento que hace el Banco Mundial al sistema escolar cubano como el único en Latinoamérica cercano a mostrar los parámetros que caracterizan los sistemas educativos más eficaces del mundo (Bruns y Luque, 2014. En Tejuca, 2018)
La gratuidad en todos los niveles de enseñanza, la enseñanza obligatoria hasta el noveno grado y las estrategias para extender el período escolar en los adolescentes y jóvenes hasta niveles superiores de enseñanza son muestra de la voluntad política del Estado y del reconocimiento de su importancia como parte del desarrollo social del país. No obstante la literatura especializada refiere insistentemente cómo el acceso a la Educación Superior en Cuba constituye, paradójicamente, una oportunidad para los jóvenes y una pauta de inequidad. Reconocen autores como Tejuca, Gutierrez y García (2015), Domínguez (2016) y Tejuca (2018) que si bien, el acceso a la educación terciaria en Cuba tiene carácter universal, independientemente del color, sexo, origen social y territorial, los sistemas meritocráticos de acceso, unido a insuficiencias en los niveles de educación precedentes ha conducido al predominio de estudiantes de piel blanca e hijos de graduados universitarios en las aulas preuniversitarias y universitarias. Domínguez (2016) señala otros factores generadores de desigualdad en el acceso, entre los que se puede mencionar el nivel socioeconómico de las familias, esencialmente dado por la necesidad recurrente de “repasadores”, lo que a su vez apunta hacia las insuficiencias en los niveles previos para garantizar la preparación adecuada.
En este sentido coincidimos con Horruitiner (2006) al plantear que sin masividad no puede haber realmente calidad educativa. Para una sociedad que aspira a ser cada vez mejor el tema de la calidad de los estudios universitarios comienza a tener sentido cuando estos se hacen realidad para los más amplios sectores sociales, pues constituye el camino para lograr el impacto, la significación social, y que se traduzca en transformaciones sociales de envergadura.
Considerando todo lo estudiado y recogido en la bibliografía especializada, son muchos los logros alcanzados por Cuba en materia de educación que permiten mantener bajos niveles de analfabetismo, a partir del establecimiento de un sistema que abarca todos los tipos y niveles de educación para los niños, jóvenes y adultos, incluyendo a aquellos con limitaciones físicas o mentales sin distinción de edades, sexo, raza y religioso o lugar de residencia. Todo ello como muestra de una voluntad política que pretende cumplir los ODS, especialmente el objetivo 4 que hace referencia a garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad. Los principales desafíos, como se analizaban anteriormente, radican en garantizar mayor equidad en el acceso a la educación superior y en el reconocimiento de la heterogeneidad en la composición de las aulas, donde confluyen estudiantes de diferentes grupos de pertenencia, teniendo en cuenta patrones culturales, color de la piel, género, nivel de acceso económico, capacidades, rendimiento docente, entre otros. En mi opinión, también constituye tarea pendiente el acceso a la educación en la primera infancia, especialmente de los niños hasta 5 años. Aun cuando el Programa Educa a Tu Hijo ha sido un logro, el acceso a la educación en estas edades se encuentra fuertemente determinado por factores sociales como los que mencionaba Domínguez (2016)
El contexto cubano actual, marcado por una pandemia que impuso modificaciones a la manera de educar y enseñar, supone repensar las políticas de acceso a la educación secundaria y terciaria, partiendo de considerar que se han acentuado factores sociales como: nivel escolar de los padres, nivel socioeconómico de la familia, entre otros. Asimismo, la Tarea Ordenamiento está propiciando una revalorización social de muchas profesiones, por lo que el acceso equitativo a la educación terciaria adquiere mayor significación e importancia. No es posible pensar en un “ordenamiento” solo en cuestiones económicas, porque estas impactan en la educación e imponen retos a las políticas de acceso.

2. Resulta innegable el progreso científico y tecnológico que ha alcanzado Cuba pese las limitaciones políticas y económicas que enfrenta. Las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC) han invadido la cotidianidad de los cubanos, estimulado incluso, por el proceso de informatización de la sociedad que impulsa el Estado. Proceso que desempeña un papel determinante en el desarrollo económico del país y está dirigido a que la sociedad no solo acceda a recursos tecnológicos cada vez más sofisticados, sino los convierta en medios para el desarrollo individual y social desde las edades más tempranas.
La revolución tecnológica ha dejado de ser una cuestión de medios, para pasar a ser una cuestión de fines, como dijera Martín-Barbero (2002), a la vez que reclama una menor presencia instrumental de medios en la escuela, y llama a pensar estratégicamente cómo insertar la educación en los nuevos lenguajes, sensibilidades, saberes y escrituras que se promueven desde los medios. Frente a un alumnado cotidianamente invadido por saberes-mosaico -a decir del destacado estudioso de la comunicación- que en forma de información, circulan por la sociedad, la escuela como institución tiende sobre todo al atrincheramiento en su propio discurso, temiendo perder su autoridad. Sin embargo, hay un reclamo evidente a des-ubicar y re-ubicar la educación en un nuevo entorno difuso de informaciones, lenguajes y saberes, y descentrado por relación a la escuela y el libro, ejes que organizan aun el sistema educativo.
Los cambios en la circulación de los saberes, está re-creando un tipo de competencias culturales y cognitivas que no parecen ser tomadas en cuenta por las instituciones educativas. Coincidimos con Adell (s.f) cuando plantea, “para vivir en este mundo cambiante y complejo es necesario desarrollar múltiples alfabetizaciones y competencias y (…) se aprende haciendo, hablando y reflexionando, elaborando cooperativamente artefactos culturales que integren múltiples fuentes de información, códigos y lenguajes diversos y herramientas variadas.” Se trata de enfrentar con solvencia, nuevos lenguajes visuales y auditivos, en busca de la información, bajo la premisa que con el dominio de la lectura y la escritura, ya no se supera la barrera del analfabetismo, sino que es preciso también, el acceso, el procesamiento y manejo de la información como parte intrínseca a los procesos de alfabetización, pues el analfabetismo y la alfabetización dependen en la actualidad del dominio de la información.
A partir de los primero años de la actual centuria se observa una intención marcada en los sistemas de educación por el uso de las tecnologías para aprender y no aprender sobre ellas; se reconocen así las potencialidades educativas de las TIC; dando importancia tanto a los aspectos técnicos como pedagógicos. En tal sentido las palabras de Sancho (2008), son esclarecedoras: “la función de este servicio no es sólo la integración de las TIC en el aula, sino intentar que éstas sean un instrumento de inclusión digital, un recurso para el aprendizaje y un agente de innovación educativa”. (p.20) De esta forma, se comienza a estructurar un nuevo concepto, el de las Tecnologías del Aprendizaje y el Conocimiento (TAC); las que van más allá de aprender a usar las TIC, se direccionan al uso formativo de las tecnologías; se trata de su empleo como medio didáctico al servicio del aprendizaje y de la adquisición de conocimientos, y no solo de desarrollar habilidades tecnológicas.
La óptima implementación de las TAC implica un cambio en la actuación del docente, se requiere sea innovador y capaz de transformar su propia superación (Moreno, 2015), para que desde su actuación esta aspiración deje de ser un mero discurso y se convierta en una acción práctica, en la que como verdadero agente promueva situaciones de desarrollo de capacidades para el aprendizaje.
En mi opinión, la educación en Cuba no solo enfrenta el reto de convertir las TIC en TAC, sino de asumirlas como Tecnologías para el Empoderamiento y la Participación (TEP). Ello pone a Cuba frente a la necesidad de una nueva “campaña de alfabetización”, en tanto NNAJ tienen acceso a recursos tecnológicos cada vez más sofisticados pero no siempre logran convertirlos en medios para el desarrollo individual y social, para el aprendizaje, el empoderamiento y la participación responsable.

Arlen Fernández (G2)
dijo:

1- La educación, como una de las principales vías de acceso a los conocimientos científicos y desarrollo integral de los sujetos, tiene como funciones la formación, el desarrollo y la socialización, las mismas varían en dependencia del momento histórico social concreto ya que está determinada por el régimen social y la estructura política ideológica de cada país. Este sector posterior al triunfo de la Revolución en Cuba ha evidenciado una evolución que tiene como base un carácter humanista, universal, de equidad y justicia social, pues aboga por la igualdad de oportunidades, la enseñanza gratuita y asistencia financiera en casos de necesidad y fomentar medidas para la asistencia regular a las escuelas y reducir las tasas de deserción social. El país cuenta con un marco legal que busca velar por el cumplimiento del derecho de la educación y de sus respectivas funciones en toda la población, por ejemplo, el Artículo 73 Capítulo II (Derechos) de la Constitución de la República de Cuba expone: La educación es un derecho de todas las personas y responsabilidad del Estado, que garantiza servicios de educación gratuitos, asequibles y de calidad para la formación integral, desde la primera infancia hasta la enseñanza universitaria de posgrado. De igual forma expresa que el Estado como responsable de hacer efectivo este derecho establece un amplio sistema de instituciones educativas de todos los niveles de enseñanza que brinda la posibilidad de estudiar en todas las etapas de la vida (infancia, adolescencia, juventud, adultos). En conjunto con el Estado, la familia y la sociedad, constituyen agentes mediadores en el proceso de educación de sus ciudadanos, de ahí que es también su responsabilidad. Otras leyes y programas por las que se rige la educación en el país que buscan potenciar oportunidades y posibilidades para todos, sin exclusión, elevando la calidad de vida del pueblo, son: la Resolución 3 de 1962 (base legal de las escuelas especiales), Decreto Ley 64/1982 (protección a niños con conductas disociales), y Decreto Ley 76 (asistencia para niños sin amparo familiar), así como la creación del Programa Educa a tu hijo y Para la vida cuyas acciones comunitarias y el trabajo con la familia garantizan el respeto a los derechos de los niños. Si bien antes de 1959 la educación en el país se caracterizaba por ser elitista y por tanto con matrícula reducida, con métodos memorísticos y obsoletos, y potenciando la desigualdad de la población tanto de género, raza y situación socioeconómica, posterior a la campaña de alfabetización, al carácter socialista de la Revolución y al surgimiento de estas leyes antes mencionadas se evidencia un sector educacional integral, sistemático, participativo, en constante desarrollo y como derecho y deber para todos. Sus principios defienden la enseñanza científica, potencian la relación teoría-práctica y la acción de instituciones y organizaciones sociales en la labor educativa. El Sistema Nacional de Educación está integrado por siete subsistemas: Educación Preescolar, Educación General Politécnica y Laboral, Educación Especial, Educación Técnica y Profesional, Formación y Perfeccionamiento de Personal Pedagógico y Educación de Adultos y Educación Superior. Entre los principales logros en este ámbito destacan el aumento considerable de construcción de escuelas tanto urbanas como rurales, gratuidad en todos los niveles, universalización de la enseñanza, atención diferenciada en las escuelas según las necesidades educativas especiales individuales, desarrollo de actividades comunitarias, doble sesión escolar durante 220 días lectivos del año (constituye uno de los más altos del mundo), creación de la Educación a Distancia en 1979 ampliando la vía de acceso a los estudios universitarios, atención a ambos sexos en todas las edades (por ejemplo en el 2012 la tasa neta de escolarización en la educación primaria era superior en las niñas que en los varones), formación e incremento del personal docente posicionando a Cuba como uno de los países con mejor indicador de habitantes por docentes, creación de escuelas especiales que atiende todas las necesidades educativas especiales en todas las etapas de vida (por ejemplo en Santa Clara encontramos el Círculo Infantil Alegre Despertar que atiende a niños con discapacidades intelectuales, la escuela Fructuoso Rodríguez para escolares con necesidades auditivas y visuales, la escuela Regional Marta Abreu para niños con discapacidad físico-motoras, entre otras), maestros ambulantes y aulas hospitalarias, escuelas de artes y de deporte con el objetivo de desarrollar las aptitudes vocacionales, canales televisivos para la transmisión educativas de vital importancia sobre todo en este período de Covid-19, así como surgimiento de Hogares para Niños sin Amparo Filial a lo largo de toda la isla, Santa Clara en particular cuenta con 3 casitas de acogida agrupadas por edades de 0-5 años (HAF no.1) y de 6-18 años (HAF 2 y 3), posterior a alcanzar la mayoría de edad legal son incorporados a su vida laboral, MINED en acción conjunta con el Ministerio del Trabajo y Vivienda le otorgan un puesto de trabajo llegada a esa edad en función de sus capacidades reales y una casa garantizando así la inserción e integración en la sociedad de estos jóvenes.
2- El desarrollo de la nueva era tecnológica no ha transcurrido de igual forma en todas las regiones del mundo, muchos países aún no poseen una alfabetización tecnológica universal y equitativa. El uso de las tecnologías de la información y comunicación (tics) ha provocado brechas de desigualdad debido al difícil acceso a los recursos necesarios en algunos lugares, la situación socioeconómica o diferencias generacionales (las personas de la tercera edad les resulta difícil el uso y aprendizaje de estas tecnologías que no existían en su época) lo que disminuye la posibilidad de utilización activa de las tics por todos los individuos. Cuba, como país en vía de desarrollo, aún presencia deficiencias con respecto a otras naciones del mundo en cuanto al desarrollo acelerado y acceso de todas las tecnologías, sin embargo, se ha evidenciado en los últimos tiempos un aumento e inclusión de las mismas en la población y en diferentes sectores, como por ejemplo la educación. Las tics son importantes en el aprendizaje pues nos encontramos en una sociedad tecnológica que se enriquece con fuerza y vistas al futuro, por lo que el proceso de enseñanza-aprendizaje en nuestro país debe adaptarse y evolucionar a la par de esta. A pesar de que aún queda un largo camino por recorrer en el sistema educativo cubano en cuanto a la inserción de las tecnologías se han evidenciado logros significativos que han permitido una enseñanza más flexible, dinámica, de superación y motivadora. Entre los principales logros destacan la creación de Fórum de Ciencias y Técnica y de grupos de investigación en las universidades, existen laboratorios de computación en todas las escuelas para desarrollar las capacidades de los estudiantes, surge la educación a distancia como modelos virtuales educativos que permite ampliar el intercambio de información y comunicación, software en todos los niveles de enseñanza abordando gran parte de las asignaturas impartidas por grado, etc. La tecnología hace más interesante la educación para el estudiante, los motiva y promueve estilos de aprendizaje activos, de ahí que sus principales funciones en la educación son: medios de expresión, canal de comunicación, instrumentos para procesar información, para la gestión, herramienta de diagnóstico, medio didáctico y lúdico para el desarrollo cognitivo. Algunos instrumentos tecnológicos que evidencias las funciones anteriores en Cuba son el Atlas.ti (análisis cualitativo), SPSS (paquete de datos estadísticos), Software Feria de las Matemáticas (de primaria y educación especial), Software Geoclío (Secundaria Básica), así como páginas web para la orientación vocacional, etc. La computadora presente en cada escuela posee además de su función tradicional de instrumento para adquirir conocimientos, la de apoyar los contenidos curriculares y ser un medio de interacción entre profesores y alumnos a largas distancias a través de correos o videoconferencias. Las tics vienen a fortalecer y enriquecer los entornos educativos, de ahí que el sistema de enseñanza cubano tenga como prioridad realizar cambios desde el qué y cómo se aprende hasta la capacitación de sus profesores que requiere de una alfabetización tecnológica, y esta es tal vez uno de los principales desafíos pues muchos profesores se muestran inseguros y rechazan el uso de tecnologías en sus clases. El sistema educativo tiene como desafíos ampliar acceso a la educación, permanencia en el sistema y conclusión de los ciclos, garantizar una educación de calidad y con impacto social, garantizar la equidad en educación en sus distintas dimensiones, y mejorar la eficiencia de los sistemas de educación, los cuales solo son posibles si se rompe con los esquemas educativos tradicionales existentes e incorporando en el proceso enfoques que permitan la formación integral de los estudiantes y que estén acorde a las características histórico-culturales actuales, donde las nuevas tecnologías juegan un rol esencial.

Elena María Benítez Guzmán G2
dijo:

Foro debate módulo 4 (parte l).
Elena María Benítez Guzmán. G2
Pregunta 1
Referente a otros contextos, el tema del analfabetismo y el acceso a la educación en el país, lo hemos querido comparar con Latinoamérica por ser la región más próxima y con pertenencia a la misma.
Existen un grupo de tendencias de las dinámicas de exclusión educativas, advertirse que los principales problemas de analfabetismo tienen lugar, principalmente, en los países centroamericanos de Nicaragua y Guatemala, seguidos de Honduras y El Salvador.
Por su parte, los países del cono sur –Argentina, Chile y Uruguay– como consecuencia principal de la garantía más temprana del acceso a la educación que en otros países presentan las tasas más bajas de analfabetismo de la región latinoamericana.
Variables como el clima educativo del hogar y el bienestar personal y familiar, así como el área geográfica de residencia responden en mayor medida a las causas del retraso escolar en la región.
No obstante, la incapacidad manifiesta de la misma para mantener a sus estudiantes en el nivel secundario de educación y que consigan culminar esta etapa, no sólo es una expresión de la permeabilidad del sistema educativo y su incapacidad para revertir las desigualdades de origen. Así pues, otras causas como el desinterés y el desaliento comienzan a imponerse con fuerza en la edad del tránsito de la primaria a la secundaria, siendo la primera causa de abandono de las instituciones escolares. Tendencia que irá en aumento en los grupos de edad posteriores. Países como Uruguay y Costa Rica dan buena cuenta de este fenómeno con tasas de deserción escolar en torno al 60% promedio.
En lo que concierne a la educación de los pueblos originarios, puede constatarse que las poblaciones afrodescendientes e indígenas están en condiciones de inferioridad educativa si se los compara con el total de la población o sus pares de raza blanca o mestizos. Y a su vez, la población indígena posee mayores dificultades que sus pares afrodescendientes para conseguir una trayectoria académica deseada.
Por su parte en Cuba, se resume con, la existencia de posibilidades reales para la educación sin distinción de edades, sexo, raza y religioso o lugar de residencia, de forma masiva, con equidad y calidad. El establecimiento de un sistema que abarca todos los tipos y niveles de educación para los niños, jóvenes y adultos, incluyendo a aquellos con limitaciones físicas o mentales, bajo principios de vincular la teoría con la práctica y una enseñanza científica; carácter democrático y popular de la educación; acción y apoyo de todas las organizaciones e instituciones sociales y no gubernamentales en la labor educativa y; enseñanza es gratuita en todos los niveles.
Dentro de sus logros más relevantes: se alcanza la universalización de la enseñanza, la atención diferenciada a los escolares, de acuerdo con sus necesidades y posibilidades, vínculos con la comunidad y la proyección de la escuela como el centro cultural más importante de la comunidad.
Acciones educativas en diferentes escenarios sociales para contribuir a preservar el derecho al sano desarrollo y a la protección de niños, niñas, adolescentes y jóvenes como son: la educación familiar y para la convivencia, la educación para la salud y sobre el cuidado y protección del medio ambiente.
Un aparto legislativo como parte de las políticas públicas del Estado acompañan este proceso.
Pregunta 2
Teniendo como referencia el periódico Granma de 22 de febrero de 2021, una reciente pesquisa, realizada por el Centro de Estudios sobre la Juventud, que seleccionó como muestra más de 3 000 jóvenes cubanos, y en la cual la mayoría de los encuestados admitió tener, en el siguiente orden, computadora, acceso a Internet, reproductores de música y teléfonos móviles, arrojaron también que una cifra elevada de jóvenes accede a Internet a través de las zonas wifi, y que las nuevas tecnologías, además de para el intercambio de fotos, música, videos y juegos, les permite la búsqueda de información actualizada para el estudio.
En ese contexto, de una sociedad que avanza en la informatización; de un aumento en los niveles de acceso y las formas de conexión tecnológica, sobre todo entre los más jóvenes –como publicó recientemente este rotativo–; y de proyecciones que apuntan al incremento de las opciones de conectividad a Internet en la sociedad, la escuela tiene el imperativo de convertirse en la «punta de lanza» en materia de formar conductas responsables ante el uso de las TIC, y de generar capacidades para aplicarlas de forma coherente en el proceso de enseñanza aprendizaje.
Ahora: ¿De qué recursos dispone y cómo se utilizan; qué dificultades presenta?
La variable Deficitaria disponibilidad tecnológica apareció de diversas formas. A pesar del esfuerzo que realiza el país, que destina cada año cinco millones de CUC para la inversión y el mantenimiento de los equipos, la velocidad vertiginosa con que se transforman las propias computadoras, las partes y piezas, «hace casi imposible mantener un nivel de sostenimiento y actualización del equipamiento».
Sobre el acceso a la red de redes en las instituciones educativas subraya que, ya se han conectado a la Red Informática del Mined 1 624 centros, lo que representa solo el 15 % de las instituciones educativas–, toda vez que eso depende de la disponibilidad técnica y económica que tenga el país para instalar los equipamientos necesarios. No obstante, la política es conectar todos los centros para el 2021.
La necesidad de optimizar los pocos recursos con que se cuentan, y utilizarlos con inteligencia y creatividad. El compendio de la escuela, realizado por Cinesoft, contiene materiales que van desde el entretenimiento, hasta información de apoyo al proceso de formación del maestro y el estudiante. Esta opción alternativa llega en un disco duro, de forma mensual, a todas las direcciones municipales de Educación, las cuales se encargan de distribuirlos en las escuelas.
Pero la línea de producción de Cinesoft abarca mucho más. Comprende, por ejemplo, visitas virtuales al Memorial Granma, la Casa Natal de José Martí y Celia Sánchez, la Finca El Abra, entre otros; documentales didácticos, spots publicitarios y softwares educativos para el entretenimiento y el aprendizaje.
Se reconoce que «todavía se aprecia entre el profesorado una mezcla de subestimación, desconfianza y temor a incursionar en este campo», aunque muchos han ganado conciencia de sus ventajas.
Entre las condicionantes que pudieran estar influyendo, el especialista subraya «el hecho de que durante su formación profesional el futuro docente no recibe suficiente entrenamiento para apoyarse en las tecnologías, algo que es fácil de corroborar si analizamos los programas de estudio de las carreras pedagógicas». El todavía insuficiente espacio que se le designa al entrenamiento y superación en el uso de las TIC en las preparaciones metodológicas y en la autopreparación; más allá de que cada dirección municipal de Educación cuenta con un equipo de tecnología educativa con especialistas encargados de capacitar a los profesores y metodólogos en el uso de los recursos audiovisuales e informáticos que llegan a las escuelas.
Especialistas y maestros consultados suman a estas causas, un tema que ha salido a relucir en varios espacios de debate de los docentes cubanos, entre ellos las Mesas Redondas dedicadas a la educación y los foros debates del portal Cuba Educa, y es que no podrá hacer un uso eficaz de las TIC en su clase el docente si, por una u otra causa, no la tiene a su disposición. De ahí que sea un reclamo de los maestros cubanos la búsqueda de alternativas, como pudiera ser la venta por crédito bancario, de computadoras, tabletas y otros dispositivos.
El doctor Iván Barreto considera que, si el maestro sigue preparando la clase «a papel y bolígrafo», se le hace difícil incorporar a su clase la tecnología. Es como si viviera en dos mundos diferentes.
BUENAS PRÁCTICAS

Leonel Daimel García Aguilar
dijo:

El desarrollo de una educación de calidad es fundamental para garantizar la existencia de una ciudadanía capaz de lograr que su país alcance índices elevados de productividad y desarrollo profesional. Acorde a los matices e intereses que puedan perseguir cada modelo de gestión gubernamental, en mayor o menor medida, estos no solo deben garantizar un sistema educacional de calidad, sino que resulta un reclamo constante de la población. Aunque sucede que el propio carácter histórico y clasista de la educación, la cual está determinada por el régimen social y las estructuras políticas que estos asuman, han hecho que, en el caso de Cuba, fuera el triunfo de la Revolución un punto de giro importante a la hora de caracterizar el sistema educacional del país, el cual dio un vuelco total en sus estructuras y diseños a partir de la implementación de importantes políticas públicas educacionales luego de 1959. En el caso del Ministerio de Educación, este estableció como misión “Dirigir, ejecutar y controlar la aplicación de las políticas del estado y el gobierno en la actividad educacional, excepto en la Educación Superior que lo lideró, como ocurre hasta la actualidad, otro ministerio que enfoca su gestión hacia la enseñanza universitaria; ambos ofreciendo una enseñanza pública y gratuita. No solo esto garantizó una mejora del sistema educativo en Cuba, fue fundamental también la Campaña de Alfabetización, la cual permitió que el 22 de diciembre de 1961 fuese declarado nuestro país como libre de analfabetismo, proceso que permitió facilitar el acceso universal a los distintos niveles de educación de manera gratuita.
El carácter gratuito de la educación ha facilitado el acceso de la ciudadanía a una enseñanza de calidad, lo que constituye la principal diferencia con respecto a otros contextos en el mundo, donde influye el factor económico, el cual mediará en la posibilidad de permitir a la ciudadanía acceder a un servicio público o privado; incluso, si se debe abandonar los estudios para ayudar al sostén familiar, pues en muchas ocasiones los infantes se ven forzados, en algunos lugares del mundo, a trabajar.
En el caso de Cuba el acceso a la Educación Superior, que resulta gratuito, permite el acceso a una carrera universitaria de manera general a quien esté interesado y cumpla con requerimientos que no están ligados a cuestiones de sexo, género, raza, posición económica, sino requisitos ligados a las capacidades intelectuales o al desarrollo de habilidades vinculadas a las necesidades propias para un futuro desempeño como graduado de una carrera. Aunque un análisis desde la equidad, si pueden poner en la mira factores económicos y sociales que limitan las posibilidades de acceso.
El desarrollo de las nuevas tecnologías ha impactado en el diseño de los procesos de enseñanza en el mundo. Si bien, en un primer momento, la preocupación comenzó a ser: ¿Cómo enseñar su uso en las escuelas? Hoy, producto del protagonismo alcanzado por el desarrollo tecnológico en la vida cotidiana, ha provocado que parte de los aprendizajes sobre los usos de la tecnología ocurra de modo más natural desde los propios hogares y la vida cotidiana. Esto hace que el principal reto esté en actualizar los procesos educativos para que se enfoquen más en utilizar la tecnología como parte del propio día a día en la escuela en función de favorecer sus procesos. En el caso de Cuba, los procesos han ido mucho más lento, aunque en un primer momento la inserción de la tecnología en las escuelas, apenas consistió en la enseñanza de computación o la inserción de la programación televisiva como soporte a la enseñanza (esta última con carencias que han ido corrigiéndose en la medida en que se ha orientado su utilización como apoyo a la docencia y no como sustitución del profesor). Actualmente, con el proceso de informatización de la sociedad, la interacción de las tecnologías en los procesos docentes, se tornan más protagónicos, con plataformas para la consulta bibliográfica, el envío de tareas y evaluación de las mismas. Todavía sigue siendo un reto asimilar la lejanía espacial en la relación estudiante profesor, la utilización de teléfonos celulares, computados o la internet como mediadores de las relaciones en el aula más allá de la gestión del conocimiento.
Es importante reconocer que la principal limitante en Cuba está en la llegada tardía de la internet y las posibilidades de acceso a la misma para estudiantes y profesores, esto posiciona a los actores del proceso educativo en un contexto diverso donde no siempre, en un mismo grupo de estudiantes y docentes, se logran encontrar las habilidades para los usos de la tecnología ni las posibilidades de acceso a ellas con calidad. Esa constituye la principal limitante para la proyección de procesos educativos en sintonía con un mundo que hoy, se nos presenta, necesariamente, mediado por el desarrollo científico y tecnológico.

Anay Lorenzo G-1
dijo:

1- La Campaña Nacional de Alfabetización marcó un hito en el desarrollo educacional, y con ello en los planes de desarrollo económico y social que la Revolución debía poner en marcha. La eliminación del analfabetismo en Cuba dio paso a que niños y jóvenes se incorporaran a las aulas escolares en los distintos niveles de enseñanza, se ampliara la matrícula universitaria, además se inició la enseñanza obrero-campesino para dar continuidad a la superación de los adultos que habían sido alfabetizados o que tenían niveles escolares bajos. EL sistema educativo cubano es gratuito y accesible para todos, con un enfoque universal y humanitario que nos coloca en una posición altamente calificada en las Américas y resto del mundo. Aun cuando somos una nación libre de analfabetismo, nuestros logros no se quedan en "casa", esta experiencia se traslada de nuestro país hacia otras latitudes del mundo, un ejemplo palpable es la conocida campaña YO SI PUEDO, un método de enseñanza desarrollado por pedagogos cubanos, que mereció el Premio Alfabetización de la UNESCO Rey Sejong en el año 2006, por contribuir a la enseñanza de la lectura y la escritura en múltiples nacionalidades, siendo esto un símbolo de las relaciones mas estrechas de hermandad, que no es otra cosa que la expresión concreta de Solidaridad Internacional.
2- Estamos ante una nueva sociedad surgida del desarrollo de las telecomunicaciones y la informática. Una sociedad en la que coexisten contextos de estudio, trabajo y de vida totalmente tradicionales con contextos totalmente sofisticados, pero que de alguna manera están interconectados. Las nuevas tecnologías, por su potencialidad de transformación imparable son fuente de numerosos problemas actuales y esconden también las soluciones a antiguos y nuevos problemas sociales. Cuba y juntamente con ella la educación, no escapan ante estos escenarios tan polémicos. La incorporación de las nuevas tecnologías en el contexto educativo es actualmente una necesidad insoslayable. Las escuelas cubanas han sido dotadas de aulas especializadas o laboratorios de computación, decisión que se corresponde con las condiciones económicas del país. Nuestro sistema educacional hoy está abogando por una escuela con métodos mas renovados y desarrolladores, donde el estudiante aprenda a aprender, a razonar, gestionar información, donde puedan estar abiertos a un conocimiento ilimitado que potencie su creatividad y su capacidad de resolver problemas, más cercanos a sus tiempos y a sus intereses. Otro de los intereses de este sector es precisamente la capacitación docente, se necesitan hoy profesores comprometidos con el cambio. Es evidente que la formación permanente del docente tiene un papel relevante en estos procesos y debe adaptarse en todo momento a los cambios que se producen en la sociedad. Se hace necesario entonces, que desde la educación, se tome con urgencia conciencia de estos fenómenos, que debemos entenderlos como cruciales dentro de nuestra comunidad, si queremos verdaderamente formar hombres preparados para impulsar el desarrollo social de nuestra nación.

Dianela Milán Ricketts (G1)
dijo:

1- Cómo se evidencia el tema del analfabetismo y el acceso a la educación en el país, en relación con otros contextos. Reflexione sobre estas cuestiones.
La insatisfacción de las necesidades en materia de educación en América Latina es tan larga como su propia historia y expresa las inequidades sociales y carencias presentes en la región (Escribano, 2017), marcada además por filosofías políticas y agendas educativas que postulan la privatización y el abandono de las responsabilidades estatales en la educación pública (Torres C. A., 2001).
En América Latina y el Caribe, la distribución de los niveles de analfabetismo puede ser ordenada en cuatro grupos de países. Con menos de 5%, y en los que el analfabetismo puede considerarse un problema en claras vías de superación, se encuentran Uruguay (2.5), Argentina (3.4), Cuba (3.7), Chile (4.7) y Costa Rica (4.8). Entre la población de 15 a 24 años la persistencia del analfabetismo es siempre menor a 2% (Rodríguez, 2001).
El grupo cercano a 10% se integra por Paraguay (7.5), Venezuela (8.3), Panamá (8.8), Colombia (9.1), México (9.6), Ecuador (9.7) y Perú (11.2). El problema del analfabetismo es importante dentro de la población de mayores de 15 años (Rodríguez, 2001).
En el grupo con aproximadamente 15%, formado por Brasil (15.9), Bolivia (16.3) y República Dominicana (17.6), se observan dos situaciones distintas: la de Bolivia, en que el volumen de analfabetos mayores de 15 años es muy significativo, pero se compensa con una proporción inferior a 5% de analfabetos entre 15 y 24 años, y la de Brasil y República Dominicana, en que el analfabetismo es importante en ambos grupos de edad, lo que indica una problemática más difícil de resolver en el corto plazo.
El grupo que tiene un analfabetismo superior a 20%, en todos los casos con respecto a la población de mayores de 15 años, y cuya situación puede considerarse como grave, concentra países de la zona centroamericana: El Salvador (22.7), Honduras (27.1), Nicaragua (32.5) y Guatemala (33.4) (Rodríguez, 2001).
Así, la situación de América Latina y el Caribe en relación con el cumplimiento del derecho a la educación muestra avances importantes, pero también algunas deudas pendientes. Al analizar los promedios se observa que casi nueve de cada diez niños de 5 años asisten a la educación preescolar; sin embargo, entre los niños de 4 y de 3 años, la asistencia todavía se ubica en niveles más bajos (del 64,6% y el 38,2%, respectivamente) (UNICEF, 2016 citado por (CEPAL, UNICEF, 2018).
En lo que se refiere a educación primaria, cabe destacar que la meta de la universalización ya ha sido prácticamente alcanzada en casi todos los países, si bien más del 10% de los niños y niñas en edad de cursar la educación primaria permanecen fuera de la escuela en Antigua y Barbuda, Honduras, Haití, Guatemala, El Salvador y la República Dominicana, entre otros (CEPAL, UNICEF, 2018).
Con respecto a la educación secundaria, específicamente el 8% (2,9 millones) de los adolescentes en edad de cursar el primer ciclo de la educación secundaria y el 34% (7,5 millones) de los de la segunda etapa están fuera del sistema educativo. Esta exclusión tiende a ser más marcada en la población perteneciente a pueblos indígenas y en las poblaciones afrodescendientes y, dentro de esta, es más alta en el caso de los hombres (CEPAL/UNICEF, 2012 citado por (CEPAL, UNICEF, 2018).
Una realidad muy diferente es la existente en Cuba. Diferentes organismos internacionales, han reconocido los logros del país en materia educativa. Cuba ha sido la única nación de América Latina y el Caribe que ha conseguido cubrir los objetivos del movimiento mundial Educación para todos (UNESCO, 2015 citado por (Tejuca, s/f). Por su parte, el Banco Mundial ha declarado que el sistema escolar cubano es el único de Latinoamérica que está cerca de mostrar los parámetros que caracterizan a los sistemas educativos más eficaces del mundo (Bruns y Luque, 2014). En Cuba desde los inicios del proceso revolucionario se le ha prestado especial atención a la educación, a partir de considerarla un derecho universal y un elemento clave para el desarrollo y crecimiento económico del país. El plan nacional de desarrollo económico y social de Cuba hasta el 2030, aprobado en 2017, incluye entre sus ejes estratégicos dos directamente relacionados con la educación (Tejuca, s/f).
Sobresalen la gratuidad de todos los niveles de enseñanza, así como su carácter universal independientemente del color de la piel, sexo, origen social y territorial (Tejuca, s/f). El 100% de los niños están escolarizados, la inmensa mayoría de las escuelas garantizan la doble sesión, es decir, de 6 a 7 horas de permanencia diaria, durante 220 días lectivos en el año, uno de los más altos del mundo.
La educación general es pública y gratuita, con un nivel de cobertura nacional y total, pues el país habilita cada año suficientes capacidades para absorber toda la demanda en todos los niveles educativos desde el nivel preescolar hasta el preuniversitario o el nivel medio profesional (Santos & López, 2008).
El personal docente aumentó de 22 800 a 250 000, lo que sitúa a Cuba como uno de los países con mejor indicador de habitantes por docente (42 habitantes por docente), mientras que la media mundial es de 103.
En el año 2015 el gasto público en educación en el país fue de 88 167 millones de pesos, lo cual constituye el 28,7% del total del dinero invertido en actividades presupuestarias.
La tasa de alfabetización del segmento de la población comprendida entre 15 y 24 años es de 99.96%. El 77.58 % del segmento de la población entre 25 y 64 años alcanza al menos el nivel de secundaria y el 46.08% alcanza al menos el nivel de preuniversitario. El nivel promedio de los trabajadores es de 11ºgrado. Son indicadores significativamente superiores a los de muchos países de la Unión Europea, y particularmente superiores a los de España (Santos & López, 2008).
La totalidad de los residentes en edades de educación primaria tienen acceso a la educación primaria. Aun en los lugares de más difícil acceso por las condiciones geográficas, los niños residentes tienen escuela, así como los alumnos enfermos o con discapacidades físicas. La tasa de matrícula en primaria asciende al 99.5 % (Santos & López, 2008). La Tasa neta de escolarización en la educación primaria por sexo en el 2012 era del 99,39% total, y en el caso de las hembras era del 99,53% y para los varones del 99,26%.
Así mismo, se cuenta con dos canales televisivos, encargados de una trasmisión educativa, que unido al resto de los medios de comunicación masiva, impulsan la información y el conocimiento de los derechos de la niñez, contemplados en la Constitución de la República, el Código de la Niñez y la Juventud, el Código de Familia y la Convención de los Derechos del Niño.
2- Discuta sobre la inserción de las nuevas tecnologías en los procesos educativos, su papel y perspectivas en Cuba, atendiendo a sus posibilidades y desafíos en el país.
El escenario educativo en la contemporaneidad se ha visto influido por el fenómeno TIC, lo cual ha contribuido a señalar expectativas y dinamizar la educación. La formación de competencias digitales es cada vez más importante en el ámbito educativo como una necesidad para la inclusión en la sociedad del conocimiento, como un potente recurso para el aprendizaje sino también y como herramienta cada vez más relevantes para la vida (Escribano, 2017)
Sin embargo, su uso en los centros educativos es aún limitado, por factores como el acceso a los recursos, los incentivos para el cambio, la idoneidad en el conocimiento, la motivación, las políticas escolares y nacionales, entre otros (Hermosa, 2015).
Para América Latina y el Caribe, la brecha digital ha sido concebida en términos de reducir las desigualdades en el acceso a las TIC. En la región existen contrastes que van desde Uruguay, donde a cada estudiante y a cada educador del nivel primario el Estado le garantiza una computadora de modo gratuito, hasta Paraguay, en el que 130 niños y niñas comparten una PC (Escribano, 2017). En Cuba, cada aula de los niveles de enseñanza primaria, secundaria y técnica/preuniversitaria cuenta con un televisor y un equipo de video para la visualización de las teleclases. En la universitaria, se cuenta además con equipos de proyección y acceso a internet para los estudiantes y profesores. En todos los centros de enseñanza existen laboratorios de computación y sobre esta temática se imparten asignaturas. Sin embargo, tal presencia de las TIC resulta aún limitada, así como su empleo.
Con respecto al acceso en los hogares, resulta también una limitante: no todos los niños, adolescentes y jóvenes cuentan con una computadora en casa, y las posibilidades de acceso a internet también resultan una situación problemática, aunque últimamente se hayan dado saltos agigantados en cuanto a oferta en este sentido (fallan las posibilidades reales de acceso, ya sea por la falta de los medios/infraestructura para ello –la propia computadora o la telefonía fija- o de recursos económicos para el pago del servicio). En los países de la región de Latinoamérica, el acceso a estas nuevas tecnologías en el hogar es muy desigual, fuertemente condicionado por el nivel socioeconómico de las familias, por lo que el sistema escolar ha sido la principal herramienta para reducir esta brecha tecnológica; aunque –ciertamente- ésta continúa siendo muy relevante en la mayoría de los países. (Orealc/Unesco), 2013 citado por (Escribano, 2017).
Investigaciones recientes en la región muestran también una llamada segunda brecha digital, y es que no se trata solo de poder acceder a las TIC, sino de poseer las capacidades y habilidades necesarias para hacer de ellas un uso efectivo para el aprendizaje. Estas competencias se encuentran estrechamente vinculadas al capital social, económico y cultural de los individuos. Ello implica invariablemente la formación de docentes, la capacitación de los administradores y la participación de los padres (Sunkel, 2011 citado por (Escribano, 2017). La difusión y uso de las nuevas tecnologías genera desfases en las apropiaciones que de ellas realizan las nuevas generaciones y las generaciones que enseñan, lo cual provoca que los profesionales de la educación sean al mismo tiempo aprendices de nuevas estrategias de enseñanza así como renovadores pedagógicos frente a una herramienta tecnológica que los alumnos aprenden a usar con mayor celeridad que ellos. Se pone de relieve la necesidad de que las tecnologías de información y la comunicación cuenten con personal idóneo, experiencias validadas y un sistema de control de la calidad para ser una herramienta positiva de expansión en los procesos de enseñanza y de aprendizaje (García, 2008). En todos los países de la región participantes en la investigación de (Arias, Escamilla, López, & Peña, 2020) la falta de capacitación docente resultó una de las principales dificultades para la implementación de tecnologías digitales en el aprendizaje.
Cuba presenta una situación similar en este sentido, en tanto gran parte de los maestros y padres crecieron fuera de esta ola tecnológica y por tanto, se encuentran al margen de ella o el uso que le dan es muy reducido. Muchos educadores, sobre todo de los niveles elementales de enseñanza, no tienen los suficientes conocimientos técnicos para el manejo de las tecnologías más habituales en las aulas, o simplemente no disponen de información sobre los beneficios que les pueden ofrecer en los procesos educativos. Por ende, se vuelve una necesidad en esta incorporación de las TIC en los procesos educacionales del país, la formación de los educadores enfocada a la integración de las TIC, y que sea capaz de generar competencias tanto en los aspectos técnicos, como formativos y metodológicos en su empleo (Rodríguez & Pozuelos, 2009 citado por (Sandoval, 2020).
Es preciso entender estas brechas desde una perspectiva multidimensional. El conjunto de habilidades que se requieren para poder aprovechar las TIC resulta desigual entre estudiantes, docentes y familiares a cargo del cuidado y la mediación de este proceso de aprendizaje. Por ello, resulta esencial que las políticas de promoción de un acceso más igualitario a la tecnología comiencen por reconocer tales diferencias (CEPAL-UNESCO, 2020)
Se requiere desarrollar un modelo pedagógico que permita abordar las políticas TIC de forma integrada y bajo los fundamentos de las ciencias de la educación. Las TIC vienen a ser un medio que dinamiza el aprendizaje y crea nuevas oportunidades educativas y, de manera especial, borra las fronteras del acto educativo en los límites de la escuela, pues favorece la adquisición autónoma de aprendizajes para toda la vida y en todos los espacios (Escribano, 2017). Actualmente, la educación tiende a abrirse y a ocupar otros ámbitos que antes no le pertenecían. Así, ya no se produce en este espacio ni toma la escuela como su único apoyo o lugar para educar, lo cual repercute invariablemente en las formas, leyes y normas que adopta. La escuela, como lugar “cerrado” ya no es posible ni viable; la educación ya no es solo patrimonio de la escuela (Martínez, 2009), y los cambios generados en la educación a partir de la situación epidemiológica producto de la Covid-19 constituyen una muestra de ello.
Según datos de la UNESCO, a mediados de mayo de 2020 más de 1.200 millones de estudiantes de todos los niveles de enseñanza, en todo el mundo, habían dejado de tener clases presenciales en la escuela. De ellos, más de 160 millones eran estudiantes de América Latina y el Caribe (CEPAL-UNESCO, 2020). El Covid-19 ha situado a las tecnologías digitales como protagonistas en los procesos de enseñanza-aprendizajes.
Esta movilización hacia la educación a distancia, a través de internet y sus plataformas, foros, aplicaciones, ha revelado la necesidad de actualizar las prácticas educativas al igual que los contenidos (Sandoval, 2020), lo que no ha ocurrido necesariamente. Según García (2008), en la actualidad se observa una tendencia a reproducir, en esta modalidad, lo que ocurre en un aula de educación presencial.
De acuerdo con lo vivido en Cuba para la continuación y cierre del curso 2019-2020, esta visión resulta central. Para la nueva modalidad virtual en educación, el educador no sólo debe ser capaz de aplicar las tecnologías al servicio de la educación, sino que también debe tener las habilidades para diseñar nuevos escenarios educativos (Echeverría, 2000 citado por (Sandoval, 2020), evitando caer en la transferencia de información académica y procurando optar por modelos educativos flexibles (Villafuerte, 2019 citado por (Sandoval, 2020).
La planeación de las propuestas de innovación educativa con apoyo en estas nuevas tecnologías debe considerar pues, cómo se sitúa el usuario ante la herramienta, qué actividades de aprendizaje realiza, qué valor educativo tienen, qué papel están representando en el proceso de adquisición o elaboración del conocimiento. Lo más importante es que el estudiante sea consciente de su proceso de formación, y en esa medida, que sepa tomar sus propias decisiones. Se trata de un aprendizaje ‘autogestivo’ donde el estudiante debe conocer sus propios estilos y modos de aprender, ya que al conocerlos mejor, podrá potenciarlos. (Fernández, Server, & Cepero, s/f).
El saber, más que información con utilidad inmediata, es una forma de apropiación del mundo y ésta, a partir de ahora, va a depender de la competencia digital de todos los actores (Salinas, 2020).
Es importante dejar en claro que la Internet informa, pero no transforma. El conjunto de informaciones disponibles en Internet nos desafía: desaparece el don de la verdad, aparece aquel que la construye a partir de la información y en su interacción con los demás (Fernández, Server, & Cepero, s/f).
Esta coyuntura resulta una oportunidad para el rediseño radical de la enseñanza y la reinvención de la carrera docente: quienes se harán cargo de nuestra sociedad están entrando ya en la educación infantil; los nuevos docentes provienen ya de generaciones digitales. Superar una enseñanza preferentemente transmisiva requiere tanto la transformación de un profesorado que tendrá que incorporar competencia digital docente, motivación y creatividad; como de proyectos educativos colectivos innovadores que avancen hacia nuevas formas de enseñar, aprender, evaluar y vivir la educación (Salinas, 2020).

Referencias bibliográficas
- Arias, E., Escamilla, J., López, A., & Peña, L. (2020). Covid-19: tecnologías digitales y educación superior. ¿Qué opinan los docentes? Monterrey: Centro de Información para la Mejora de los Aprendizajes (CIMA).
- CEPAL, UNICEF. (2018). América Latina y el Caribe a 3o años de la aprobación de la Convención sobre los Derechos del Niño. Santiago: Naciones Unidas.
- CEPAL-UNESCO. (2020). La educación en tiempos de la pandemia de Covid-19. Santiago: CEPAL-UNESCO.
- Claudia, C.-L. M., Ramírez-Sánchez, M., & Rivas-Trujillo, E. (2020). Educación Superior en un mundo virtual, forzado por la pandemia del Covid-19. Revista Espacio. Volumen 41 (35), 44-57.
- Escribano, E. (2017). La educación en América Latina: desarrollo y perspectivas. Revista Actualidades investigativas en Educación. Volumen 17, Número 2, 1-23.
- Fernández, R., Server, P. M., & Cepero, E. (s/f). El aprendizaje con el uso de las nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones. Revista Iberoamericana de Educación.
- García, M. (2008). La tecnología ¿egente de cambio para la enseñanza y el aprendizaje? En M. García, & M. Casarini, La tecnología para el cambio educativo. Reflexiones y experiencias (págs. 51-65). Monterrey: Universidad Autónoma de Nuevo León.
- Hermosa, P. M. (2015). Influencia de las tecnologías de información y comunicación (TIC) en el proceso enseñanza-aprendizaje: una mejora de las competencias digitales. Revista Científica General José María Córdova. Volumen 13, número 16, 121-132.
- Martínez, A. (2009). La educación en América Latina: un horizonte complejo. Revista Iberoamericana de Educación. Número 49, 163-179.
- Rodríguez, R. (2001). Educación, desarrollo y democracia en América Latina. Un balance de los noventa. Perfiles educativos. Volumen XXIII, número 94, 6-42.
- Salinas, J. (2020). Educación en tiempos de pandemia: tecnologías digitales en la mejora de los procesos educativos. Revista Innovaciones Educativas. Volumen 22. Número especial, 17-21.
- Sandoval, C. H. (2020). La educación n tiempo del Covid-19 Herramientas TIC: el nuevo rol docente en el fortalecimiento del proceso enseñanzan aprendizaje de las prácticas educativas innovadoras. Revista Internacional Tecnológica-Educativa Docentes 2.0. Volumen 9 (2), 24-31.
- Santos, S., & López, F. (2008). Revolución cubana y educación superior. Avaliação, Campinas. Volumen 13, número 2, 301-424.
- Tejuca, M. (s/f). El acceso a la educación superior. Cambios y desafíos. s/n, 124-139.
- Torres, C. A. (2001). Grandezas y miserias de la educación latinoamericana del siglo veinte. En CLACSO, Paulo Freire y la agenda de la educación latinoamericana en el siglo XXI (págs. 23-52). Buenos Aires: CLACSO, Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales.
- Zerquera, E. (s/f). La contribución de Cuba a la lucha contra el analfabetismo en el mundo. s/c: s/e.

geanny torres (G1)
dijo:

Geanny (g1) foro mod 4

1-En América Latina todavía se combate con el problema de un gran por ciento de personas con anal
fabetismo, a pesar de que es obligatorio enviar a los niños a las escuelas de nivel primario y secunda
ria. El mayor número de afectados es de niños y mujeres, que nunca han accedido ni siquiera al nivel primario del sistema educativo o lo han abandonado sin terminar, ya sea por la influencia de la cultura patriarcal y machista que reciben en sus comunidades, donde se prioriza el aprendizaje de labores
prácticas que desarrollan las mujeres en la cotidianidad hogareña o por la situación socioeconómica
de pobreza o pocos recursos, que los lleva a abandonar la escuela, para contribuir con sus familias.
En Cuba se comenzó a erradicar el analfabetismo a partir del año 61 con la campaña de Alfabetiza
ción que se extendió por todo el país; se realizó la reforma universitaria, posteriormente aparecen los cursos para trabajadores, entre el 76 y 77 hay todo un reordenamiento del sistema educacional y forta
lecimiento de la extensión universitaria, el postgrado, las investigaciones científicas. A partir del año
2000 se amplía el alcance de la Nueva Universidad Cubana llegando hasta los municipios, perfeccio
nando los planes de estudio y entrando en el proceso de acreditación de carreras y maestrías, en pos de la excelencia académica y del pleno acceso a los estudios superiores de la población interesada en
ello. Según investigaciones de científicos cubanos, en estos tiempos modernos, en nuestro país hay
un 0,2% de analfabetismo y es posible el acceso a todos los niveles educativos, según se encuentra es
tipulado en el artículo 51 de la Constitución de la Republica.
En nuestro país, todos tienen derecho de entrar en la enseñanza primaria y según van aprendiendo los contenidos de las asignaturas dentro de lo curricular pueden ir avanzando hacia la secundaria, y aquí
acceder a la enseñanza politécnica o de preuniversitario, según sea el perfil de la profesión que desea obtener para el futuro, porque no todos quieren entrar en la universidad. Algunas investigaciones de
autores cubanos refieren que el acceso a esta última etapa del pregrado está condicionado actualmente por la influencia de la familia, de sus profesiones y preparación, así como las aspiraciones de obtener ganancias económicas de manera inmediata para mejorar el sostén propio o familiar, debido a presen
tar un nivel socioeconómico desfavorable y que este a su vez puede influir en la selección de las ten
dencias profesionales de los estudiantes; los que tienen pocos recursos socioeconómicos se inclinan
por las carreras técnicas y los que tienen más recursos por las universitarias. ¿Quiere decir esto que
existe cierto nivel de desigualdad e inequidad en cuanto al acceso o a la realización de una carrera universitaria?.
Al parecer sí. Se habla de que la preparación material e intelectual de los padres crea o no, las condiciones para desear y lograr el ingreso, la permanencia y egreso de la universidad, que contempla des
de el pago a los repasadores de sus hijos para enfrentar las pruebas de ingreso, hasta la adquisición de soportes tecnológicos que faciliten el estudio de las materias, dígase teléfonos inteligentes, tabletas,
computadoras o accesorios, que son de alto costo monetario y no se encuentran asequibles en los mercados que provee el Estado. ¿Qué debemos hacer al respecto?.
Continuar descubriendo las fallas, anclajes y transformaciones en los procesos ligados a la equidad y
la educación en el país, para entre todos proponer y ejecutar acciones que ayuden a eliminar las dificul
tades.
2- Desde hace algunos años, con el inicio de las teleclases, se prepararon los laboratorios de computación y televisores en las escuelas de todos los niveles educativos, se reorganizaron los programas do
centes de tal manera que en cada una de las asignaturas se incentivara la utilización de las tecnolo
gías de la información como estrategia curricular, dando un salto hacia el desarrollo y la moderniza
ción del sistema educativo.
Se comienza a utilizar con mayor amplitud la tecnología para mejorar la calidad de la docencia y propiciar el aprendizaje y en los últimos años para a través de artefactos digitales implementar la docen
cia a distancia e incrementar el autoaprendizaje.
Las nuevas tecnologías, entendidas como los dispositivos digitales que se pueden conectar a un or
denador o con internet, tienen múltiples utilidades, y han llegado a tal grado de aplicación que actualmente cuando se constata que se ha accedido a una carrera universitaria, la familia se hace cargo de
tratar de proveer, si no lo tienen ya, de algún tipo de teléfono inteligente, tabletas o computadoras a
sus hijos para facilitarle el acceso a contenidos de las materias que deben asimilar.
De manera general pudiéramos decir que el incremento en la utilización de las nuevas tecnologías, ha creado una ruptura en el sistema tradicional educativo, el maestro ya no tiene el conocimiento absolu
to, hay gran cantidad de conocimiento al que se puede acceder sin la presencia del mismo y aplicacio
nes que facilitan encontrar respuestas a las interrogantes que pueden surgir al relacionarse con los con
tenidos, además los estudiantes al ser más jóvenes, y con acceso a las tecnologías desde su nacimien
to, tienen mayor experiencia en el uso de las mismas que los profesores muy adultos o mayores.
La utilización de las redes digitales y las tecnologías para mejorar el proceso de aprendizaje exige
que los profesores sean los catalizadores y orientadores de hacia dónde debe dirigirse para buscar in
formación necesaria y confiable científicamente hablando, debido a que existe demasiado contenido al que puede acceder y algunos creados por personas que no tienen todas las bases científicas ni las intenciones educativas positivas al publicarlas, no debe olvidar el incentivo a la participación del trabajo
en equipo aunque se encuentren lejos físicamente. Además que los estudiantes se conviertan en acti
vos protagonistas de su aprendizaje y que vayan poco a poco acostumbrándose a este nuevo sistema,
porque aun esperamos por los roles tradicionales en el que el académico viene y te da la conferencia y uno como educando copia y asimila mayormente lo que este dice; deben lograr capacidad de iniciati
va, desarrollar espíritu crítico para analizar la variedad de información que encontrará y decidir cuál
es el que se acoge a su criterio.
En el caso Cuba tenemos algunos inconvenientes: aun el desarrollo de las conexiones a la red informa
tica es de baja calidad y amplitud, debido al nivel de desarrollo que tiene el país, y cuando se accede a ella a través de los móviles es costosa para la mayoría de la población, no existe una tienda comercializadora dirigida por el estado que permita la adquisición de accesorios o medios tecnológicos adecuados a todos los niveles socioeconómicos de la población, a excepción de los teléfonos que se expen
den en ETECSA, por lo que la mayoría de los interesados en adquirirlos utiliza a la familia que se en
cuentra en el exterior o paga precios elevados en el mercado negro, esto hace que se facilite el acceso a estas tecnologías generalmente a los de mayor poder adquisitivo dentro de la sociedad. Y por último el personal pedagógico de todos los niveles educativos no están suficientemente preparados para la
amplia utilización y explotación de medios tecnológicos en la educación, por lo que debe incluirse como asignatura en la preparación de los mismos desde el pregrado hasta el postgrado.
En la actualidad a pesar de las dificultades materiales, en todo el país se utiliza en cierta medida las redes digitales para el desarrollo de la educación a distancia, en el pregrado dentro de las carreras de las ciencias médicas, utilizando el aula virtual como potenciador y mediador entre los estudiantes y profesores, en el postgrado para el desarrollo de maestrías, diplomados o cursos de especializaciones en di
versas temáticas, y en las comunidades, con los grupos de WhatsApp creados para orientar, educar, in
tercambiar o ayudar a enfrentar los problemas que nos afectan hoy, como el covid 19.

geanny torres g1
dijo:

Geanny (g1) foro mod 4

1-En América Latina todavía se combate con el problema de un gran por ciento de personas con anal
fabetismo, a pesar de que es obligatorio enviar a los niños a las escuelas de nivel primario y secunda
ria. El mayor número de afectados es de niños y mujeres, que nunca han accedido ni siquiera al nivel primario del sistema educativo o lo han abandonado sin terminar, ya sea por la influencia de la cultura patriarcal y machista que reciben en sus comunidades, donde se prioriza el aprendizaje de labores
prácticas que desarrollan las mujeres en la cotidianidad hogareña o por la situación socioeconómica
de pobreza o pocos recursos, que los lleva a abandonar la escuela, para contribuir con sus familias.
En Cuba se comenzó a erradicar el analfabetismo a partir del año 61 con la campaña de Alfabetiza
ción que se extendió por todo el país; se realizó la reforma universitaria, posteriormente aparecen los cursos para trabajadores, entre el 76 y 77 hay todo un reordenamiento del sistema educacional y forta
lecimiento de la extensión universitaria, el postgrado, las investigaciones científicas. A partir del año
2000 se amplía el alcance de la Nueva Universidad Cubana llegando hasta los municipios, perfeccio
nando los planes de estudio y entrando en el proceso de acreditación de carreras y maestrías, en pos de la excelencia académica y del pleno acceso a los estudios superiores de la población interesada en
ello. Según investigaciones de científicos cubanos, en estos tiempos modernos, en nuestro país hay
un 0,2% de analfabetismo y es posible el acceso a todos los niveles educativos, según se encuentra es
tipulado en el artículo 51 de la Constitución de la Republica.
En nuestro país, todos tienen derecho de entrar en la enseñanza primaria y según van aprendiendo los contenidos de las asignaturas dentro de lo curricular pueden ir avanzando hacia la secundaria, y aquí
acceder a la enseñanza politécnica o de preuniversitario, según sea el perfil de la profesión que desea obtener para el futuro, porque no todos quieren entrar en la universidad. Algunas investigaciones de
autores cubanos refieren que el acceso a esta última etapa del pregrado está condicionado actualmente por la influencia de la familia, de sus profesiones y preparación, así como las aspiraciones de obtener ganancias económicas de manera inmediata para mejorar el sostén propio o familiar, debido a presen
tar un nivel socioeconómico desfavorable y que este a su vez puede influir en la selección de las ten
dencias profesionales de los estudiantes; los que tienen pocos recursos socioeconómicos se inclinan
por las carreras técnicas y los que tienen más recursos por las universitarias. ¿Quiere decir esto que
existe cierto nivel de desigualdad e inequidad en cuanto al acceso o a la realización de una carrera universitaria?.
Al parecer sí. Se habla de que la preparación material e intelectual de los padres crea o no, las condiciones para desear y lograr el ingreso, la permanencia y egreso de la universidad, que contempla des
de el pago a los repasadores de sus hijos para enfrentar las pruebas de ingreso, hasta la adquisición de soportes tecnológicos que faciliten el estudio de las materias, dígase teléfonos inteligentes, tabletas,
computadoras o accesorios, que son de alto costo monetario y no se encuentran asequibles en los mercados que provee el Estado. ¿Qué debemos hacer al respecto?.
Continuar descubriendo las fallas, anclajes y transformaciones en los procesos ligados a la equidad y
la educación en el país, para entre todos proponer y ejecutar acciones que ayuden a eliminar las dificul
tades.
2- Desde hace algunos años, con el inicio de las teleclases, se prepararon los laboratorios de computación y televisores en las escuelas de todos los niveles educativos, se reorganizaron los programas do
centes de tal manera que en cada una de las asignaturas se incentivara la utilización de las tecnolo
gías de la información como estrategia curricular, dando un salto hacia el desarrollo y la moderniza
ción del sistema educativo.
Se comienza a utilizar con mayor amplitud la tecnología para mejorar la calidad de la docencia y propiciar el aprendizaje y en los últimos años para a través de artefactos digitales implementar la docen
cia a distancia e incrementar el autoaprendizaje.
Las nuevas tecnologías, entendidas como los dispositivos digitales que se pueden conectar a un or
denador o con internet, tienen múltiples utilidades, y han llegado a tal grado de aplicación que actualmente cuando se constata que se ha accedido a una carrera universitaria, la familia se hace cargo de
tratar de proveer, si no lo tienen ya, de algún tipo de teléfono inteligente, tabletas o computadoras a
sus hijos para facilitarle el acceso a contenidos de las materias que deben asimilar.
De manera general pudiéramos decir que el incremento en la utilización de las nuevas tecnologías, ha creado una ruptura en el sistema tradicional educativo, el maestro ya no tiene el conocimiento absolu
to, hay gran cantidad de conocimiento al que se puede acceder sin la presencia del mismo y aplicacio
nes que facilitan encontrar respuestas a las interrogantes que pueden surgir al relacionarse con los con
tenidos, además los estudiantes al ser más jóvenes, y con acceso a las tecnologías desde su nacimien
to, tienen mayor experiencia en el uso de las mismas que los profesores muy adultos o mayores.
La utilización de las redes digitales y las tecnologías para mejorar el proceso de aprendizaje exige
que los profesores sean los catalizadores y orientadores de hacia dónde debe dirigirse para buscar in
formación necesaria y confiable científicamente hablando, debido a que existe demasiado contenido al que puede acceder y algunos creados por personas que no tienen todas las bases científicas ni las intenciones educativas positivas al publicarlas, no debe olvidar el incentivo a la participación del trabajo
en equipo aunque se encuentren lejos físicamente. Además que los estudiantes se conviertan en acti
vos protagonistas de su aprendizaje y que vayan poco a poco acostumbrándose a este nuevo sistema,
porque aun esperamos por los roles tradicionales en el que el académico viene y te da la conferencia y uno como educando copia y asimila mayormente lo que este dice; deben lograr capacidad de iniciati
va, desarrollar espíritu crítico para analizar la variedad de información que encontrará y decidir cuál
es el que se acoge a su criterio.
En el caso Cuba tenemos algunos inconvenientes: aun el desarrollo de las conexiones a la red informa
tica es de baja calidad y amplitud, debido al nivel de desarrollo que tiene el país, y cuando se accede a ella a través de los móviles es costosa para la mayoría de la población, no existe una tienda comercializadora dirigida por el estado que permita la adquisición de accesorios o medios tecnológicos adecuados a todos los niveles socioeconómicos de la población, a excepción de los teléfonos que se expen
den en ETECSA, por lo que la mayoría de los interesados en adquirirlos utiliza a la familia que se en
cuentra en el exterior o paga precios elevados en el mercado negro, esto hace que se facilite el acceso a estas tecnologías generalmente a los de mayor poder adquisitivo dentro de la sociedad. Y por último el personal pedagógico de todos los niveles educativos no están suficientemente preparados para la
amplia utilización y explotación de medios tecnológicos en la educación, por lo que debe incluirse como asignatura en la preparación de los mismos desde el pregrado hasta el postgrado.
En la actualidad a pesar de las dificultades materiales, en todo el país se utiliza en cierta medida las redes digitales para el desarrollo de la educación a distancia, en el pregrado dentro de las carreras de las ciencias médicas, utilizando el aula virtual como potenciador y mediador entre los estudiantes y profesores, en el postgrado para el desarrollo de maestrías, diplomados o cursos de especializaciones en di
versas temáticas, y en las comunidades, con los grupos de WhatsApp creados para orientar, educar, in
tercambiar o ayudar a enfrentar los problemas que nos afectan hoy, como el covid 19.

Ana Cristina Baute Abreu (g2)
dijo:

Ana Cristina Baute Abreu (G2) anacbaute@nauta.cu

Respuestas Módulo 4

La educación, existe desde el mismo origen de la historia de la humanidad. Su función no es biológica sino social pues transforma al hombre en el marco de las relaciones sociales que se establecen en el proceso educativo, tal como se plantea entre los principios del Enfoque Histórico Cultural la enseñanza precede e impulsa el desarrollo y precisamente esta enseñanza se da en la relación que establece el individuo en la sociedad, y esta función social varía según el momento histórico concreto determinado. Tiene un carácter histórico y clasista pues está determinada por el régimen social y su estructura política y económica. En Cuba a partir del Triunfo de la Revolución se realizaron acciones para reconocer la educación como un derecho de todos. En 1961 se realiza la campaña de alfabetización donde se enseñó a leer y escribir a un gran por ciento de la población cubana que era analfabeta por no tener acceso a la educación por su nivel económico. A partir de entonces se reconoce en Cuba que la educación es un derecho y deber de todos sin distinción de edades, sexo, raza y religioso o lugar de residencia. Existe un sistema que abarca todos los tipos y niveles de educación para los niños, jóvenes y adultos, incluyendo a aquellos con limitaciones físicas o mentales. Esto está en congruencia con el Artículo 28 y 29 Convención sobre los derechos del niño que plantean que la enseñanza primaria es obligatoria y gratuita para todos. En Cuba la enseñanza es obligatoria hasta el 9no grado y existe la posibilidad igual para todos de insertarse en la enseñanza técnico profesional, el preuniversitario y la enseñanza superior. Esta realidad es muy diferente a la realidad del mundo y principalmente de América Latina. De acuerdo con Lorente Rodríguez, (2019) en el mundo hay 750 millones de personas analfabetas, de las cuáles un 6% viven en América Latina y el Caribe. Lo que equivale a que cerca de 31 millones de personas no poseen la capacidad de leer, escribir, comprender un texto simple y corto relacionado con su vida cotidiana, involucrar un continuo de competencias de lectura y escritura y competencias aritméticas básicas. Además, un 55 % de la población analfabeta de la región son mujeres. Según este estudio, puede advertirse que los principales problemas de analfabetismo y para conseguir una trayectoria educativa esperada tienen lugar, principalmente, en los países centroamericanos de Nicaragua y Guatemala, seguidos de Honduras y El Salvador. Como mencionaba anteriormente la situación de Cuba es muy diferente en cuanto a la educación, pues esta es uno de los principales logros de la revolución pues el 100% de los niños están escolarizados, la inmensa mayoría de las escuelas garantizan la doble sesión, es decir, de 6 a 7 horas de permanencia diaria, durante 220 días lectivos en el año, uno de los más altos del mundo, se garantiza la atención diferenciada a los escolares, de acuerdo con sus necesidades y posibilidades, hoy nuestra cifra de graduados de la enseñanza superior supera el millón y medio, en un país subdesarrollado y sometido a grandes presiones económicas. La educación en nuestro país es uno de los logros que debemos mantener siempre, por eso resulta necesario perfeccionar constantemente nuestro sistema de educación y que esté siempre atemperado a la realidad del país, en este sentido en el contexto impuesto por la pandemia de la Covid 19 los educadores cubanos tenemos un gran reto que es lograr la formación de nuestros niños, adolescentes y jóvenes en estas nuevas circunstancias y lograr que no existan desigualdades en el acceso a la educación, agotar todas las posibilidades para que la educación llegue, como se reconoce en nuestras leyes, a todos atendiendo las particularidades de cada uno, pues no todos tienen acceso a las nuevas tecnologías que son tan necesarias en el contexto actual. En este sentido es un reto como mencionaba anteriormente para todos los implicados en los procesos educativos hacer que la educación llegue a todos.   

Lorente Rodríguez, M. (in press). Problemas y limitaciones de la educación en América Latina. Un estudio comparado. Foro de Educación. doi: http://dx.doi.org/10.14516/fde.645

2. En la actualidad a nivel mundial el empleo de las tecnologías en los procesos educativos se acrecienta cada día más. La era de la INTERNET, las computadoras, los programas informáticos, las redes, ha marcado la inserción de las tecnologías en la educación. Cuba no ha estado ajena a esta realidad pues desde principios del siglo comenzó a implementar el uso de las tecnologías en las escuelas con los softwares para las asignaturas, disponible en los laboratorios de informática, el empleo de teleclases y video clases, la existencia de equipos en los laboratorios para la práctica de los estudiantes. Con el paso de los años y el desarrollo de las tecnologías se ha ido desarrollando el acceso a las mismas de manera que en la actualidad todos los estudiantes universitarios en Cuba cuentan con el acceso gratuito a la Internet desde sus universidades lo que favorece la gestión de la información para su formación como futuros profesionales, además se ha implementado el uso de las TIC en todos los niveles de enseñanza en función de la educación de los niños, adolescentes y jóvenes. En este sentido en la actualidad el papel de las TIC en la enseñanza es innegable. En el contexto actual marcado por la pandemia el empleo de estas tecnologías se ha acrecentado, pues la disminución de la presencialidad en las escuelas cubanas ha sido una de las medidas para poder continuar con los procesos de enseñanza y frenar la transmisión de la Covid 19, por ello se ha potenciado la educación a distancia donde las tecnologías juegan un papel importante en la educación pues sirven de soporte para la comunicación entre los profesores y sus estudiantes, y también son el medio por el cual los estudiantes obtienen los contenidos que deben estudiar e investigan para profundizar en estos contenidos. Es por ello que son grandes los retos a los cuales se enfrenta el país. Uno de ellos está dado por la resistencia de muchos profesores a romper con el modelo clásico de enseñanza e implementar las nuevas tecnologías. Otro de los retos a los que se enfrenta el país es que, si bien se han dado pasos para la mejora de la infraestructura tecnológica de las escuelas, muchas veces los computadoras y medios con los que se cuentan no son los más avanzados o no están en un estado óptimo para su aprovechamiento, además si bien en las escuelas principalmente en las universidades se cuenta con el acceso gratuito a internet y también se han dado pasos para incrementar el acceso al mismo en la población en general es una realidad actual que todos los estudiantes y profesores del país no tienen acceso desde sus hogares a internet ya sea por no contar con los medios tecnológicos necesarios o por no poder pagar el servicio que resulta costoso, en este sentido se generan desigualdades pues el gasto en internet no lo pueden asumir todas las familias de los estudiantes ni todos los profesores. Además, es necesario considerar que nuestros estudiantes hoy día nacieron con las tecnologías y la mayoría de los profesores son migrantes a la tecnología, esto implica que hay una asimetría en el uso y conocimiento sobre las mismas pues los estudiantes llevan ventajas en como interactuar con las tecnologías, esto demanda de los profesores una superación constante en el uso de los medios tecnológicos y es importante identificar bien las debilidades que se tienen en este sentido y que los profesores en lugar de aferrarse a los modelos clásicos sepan superarse y abrir puertas a nuevas aulas virtuales en las cuales profesor asume un rol muy importante pues es el orientador y mediador en el proceso. La inserción de las TIC en la educación es inevitable y considero que en lugar de resistirse a ella lo que se debe es buscar la manera de que todos tengan acceso a ella y emplearla a favor de la formación de nuestras nuevas generaciones

Ilianne Hernández Verdecia
dijo:

1. La educación es un fenómeno social que transforma al hombre en el marco de las relaciones sociales, desde sus funciones de desarrollo, formación y socialización del mismo. Tiene un carácter histórico y clasista al estar determinada por el régimen social y su estructura política, lo que se evidencia en las particularidades de las políticas públicas educacionales que se tracen. Por ende en Cuba se vio un avance significativo con el triunfo de la Revolución en 1959, con lo cual la educación devino en un derecho y no un privilegio, con un carácter universal, gratuito, inclusivo y de calidad.
A partir de 1961 el Estado cubano, con su gran voluntad política, se traza la política educacional de que la educación es un derecho de todos, lo que se materializó en programas, que a la vez se convirtieron en logros de la educación cubana, como la Campaña de Alfabetización, el Sistema Nacional de Becas, Campañas por el 6to y 9no grado en la educación de adultos que había quedado truncada, la Reforma Universitaria, la creación de Centros de Investigación para potenciar la investigación científica en las universidades, la creación del Ministerio de Educación Superior (MES) en 1976, entre otros logros.
En todos estos años se han diseñado y ejecutado estrategias que promueven la formación y desarrollo de los niños, adolescentes, jóvenes y adultos en correspondencia con los principios de la educación. Se pudieran mencionar programas como el de Educa a tu Hijo, en la etapa preescolar, y otro como el de universalización de la Educación Superior que promovió, con la creación de las Sedes Universitarias Municipales (SUM), el amplio acceso a la educación terciaria.
En Cuba no queda ningún niño o adolescente fuera de la enseñanza general y especial, pues hasta la secundaria la educación tiene un carácter obligatorio, y en el caso particular que por su condición no puedan asistir a las escuelas, cuentan con maestros ambulantes y aulas hospitalarias. Aun los niños y adolescentes que no cuentan con la protección de una familia, que viven en Hogares sin Amparo Familiar, tienen acceso a la educación. Además existen escuelas que desarrollan aptitudes vocacionales específicas, como es el caso de las Escuelas de Arte y las escuelas deportivas.
La educación en Cuba constituye una de las principales garantías sociales, que cuenta con el apoyo de todas las organizaciones e instituciones sociales y no gubernamentales. A pesar de ser un país subdesarrollado y sometido a un férreo bloqueo, gran parte del presupuesto se reserva a la educación, ejemplo de ello es que en el año 2015 se destinó a este fin el 28,7% del total del dinero invertido en actividades presupuestarias.
Cuba constituye una lumbrera en la esfera de la educación en Latinoamérica, pues el analfabetismo funcional afecta cerca del 29% delas personas en 18 países de la región y el 9 % de la población adulta carece de las competencias elementales de lectura, escritura y cálculo, competencias que son aprendidas en cualquier escuela primaria cubana en los primeros cursos.
Al respecto Batista (2018) expresa que nuestro país es reconocido por sus notables resultados. La atención a la cobertura educativa con facilidades para el acceso y mantenimiento dentro del sistema escolar en todos los niveles es uno de sus principales méritos, mostrando en el 2009 un 99% de escolarización primaria y un 0,2% de analfabetismo, así como los indicadores más altos de inversión en educación. Asimismo, el Banco Mundial ha declarado que el sistema escolar cubano es el único de Latinoamérica que está cerca de mostrar los parámetros que caracterizan los sistemas educativos más eficaces del mundo (Bruns y Luque, 2014).
En Cuba se desarrolla el proceso educativo apegado a sus principios y a sus normativas como es el caso de la Constitución de la República y la Convención de los Derechos del Niño, así como se busca su perfeccionamiento considerando los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Resulta evidente que la política educacional cubana continúa siendo una política social coherente con lo planteado en el lineamiento 140 “La intención del Estado de continuar preservando a la educación como una conquista fundamental de la Revolución”.

2. El uso de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC) en el ámbito educacional se ha vuelto una realidad y ha demostrado ser un elemento esencial para potenciar el nivel de conocimiento de los estudiantes y elevar la calidad de los procesos educativos, desde la enseñanza preescolar hasta la universitaria y posgraduada. Con su utilización se puede incrementar la motivación hacia el aprendizaje y su adecuado uso contribuye al aprendizaje desarrollador, convirtiéndose en una herramienta de apoyo pedagógico.Es un hecho que facilita la gestión del conocimiento, pero este proceso debe ser conducido por el profesor, para incorporar y desarrollar el componente educativo. En función de ello los profesores, que conducen el proceso de enseñanza-aprendizaje (PEA), deben estar preparados para insertar las TIC a los currículos en correspondencia con los objetivos del grado o año académico. Al respecto se necesita que tengan dominio y comprensión de los contenidos y particularidades de cada recurso tecnológico que determinen utilizar, para propiciar un aprovechamiento óptimo de las potencialidades de los estudiantes y del propio recurso.
Con la llegada de la era de la informatización se fueron desarrollando softwares educativos, medios audiovisuales como las teleclases, bibliotecas virtuales para complementar y enriquecer el aprendizaje de los estudiantes. Con el objetivo de extender y modernizar la infraestructura tecnológica en los centros educativos cubanos el Estado ha realizado grandes inversiones, siendo precisamente el sector educativo de los priorizados en el país. No obstante, todavía la infraestructura tecnológica se encuentra deprimida, se deben seguir sustituyendo computadoras con un carácter obsoleto, aumentar la cantidad para reducir el número de estudiantes por máquina e incrementar la conectividad. Esta situación resulta más crítica en escuelas rurales.
El uso de las tecnologías en los procesos educativos puede generar desigualdades, pues no todos los estudiantes tienen un dispositivo electrónico, ni acceso a Internet, por ello las instituciones educativas deben garantizar la conectividad. Esta es uno de las limitaciones que se deben afrontar para poder utilizar las bondades que nos ofrecen las tecnologías en pos de elevar la calidad y pertinencia de la educación cubana.
La escuela y la familia como principales agentes socializadores pueden contribuir a formar conductas responsables para el adecuado uso de las mismas, para que sean utilizadas como una eficaz herramienta en función de que el PEA sea desarrollador y no como un elemento que venga a obstaculizar el proceso.Su uso indiscriminado e incorrecto puede propiciar una adicción a las tecnologías que no solo afectaría el aprendizaje desde el aspecto cognitivo sino que influiría negativamente en el proceso de socialización de niños, adolescentes y jóvenes entorpeciendo su comunicación interpersonal y desaprovechando el trabajo grupal que tan enriquecedor resulta para el desarrollo cognitivo-afectivo de los mismos.
Además hay que tener en cuenta que es una herramienta que no puede sustituir al maestro como figura clave para la educación de los estudiantes, porque el maestro conduce el proceso educativo, pero a la vez forma valores y atiende la diversidad educativa.

Liliana Peña Cisneros
dijo:

1- La situación en Cuba antes del Triunfo de la Revolución era bastante deficiente, con acceso a las escuelas muy pobres, el 22% de la población mayor de 15 años era analfabeta y el 48% de los niños entre 5 y 14 años no asistía a la escuela. Solo el 1.4% de la población adulta tenía formación universitaria. Entre las mujeres, el 31% de las mayores de 15 años eran analfabetas, y solo el 1% tenían enseñanza superior o sea una Cuba casi analfabeta. Toda esta situación se formó a causa de los gobiernos aprovechados y sanguinarios que regían el país, no les interesaba la educación, solo los que tenían posiciones sociales diferentes o dinero eran los que contaban con ese privilegio. A partir de los años 60 se inició una radical transformación de tal situación, signada por el efecto que produjo en todas las esferas de la vida social, el triunfo de la Revolución. La transformación educativa había sido planteada como uno de los principales objetivos que se había trazado la Revolución, enunciado en 1953 y a solo dos años del triunfo y enfrascados aun en numerosas actividades para consolidar el poder, se inició la Campaña de Alfabetización, epopeya nacional masiva que en solo un año redujo el analfabetismo casi a cero. Simultáneamente se inició la incorporación a las aulas escolares en los distintos niveles de enseñanza de todos los niños y jóvenes, se amplió la matrícula universitaria y se inició la enseñanza obrero-campesino para dar continuidad a la superación de los adultos que habían sido alfabetizados o que tenían niveles escolares bajos. Esta campaña que se llevó a cabo para erradicar el analfabetismo fue casi el principio de una Revolución como la soñó Martí y tantos de nuestros héroes, un país culto con las condiciones necesarias para enfrentar todo lo que sucedería después. Años después con muchos avances seguimos teniendo derecho a la Educación, una educación con calidad y a cualquier edad sin importar raza ni sexo y mucho menos posición económica porque es totalmente gratis. En muchos países esto no sucede así, aun hoy en día el acceso a la educación se hace muy difícil y aunque es triste decirlo en una época donde el internet ¨se come al mundo¨ todavía quedan personas que no saben leer ni escribir.Los sistemas no están destinados a la educación gratuita ni lo ven como un deber del gobierno. A lo largo de los años también hemos querido llevar nuestra educación gratuita a todos los rincones del mundo con el programa ¨Yo sí puedo¨ .En América Latina ha sido aplicado con éxito en Argentina, Venezuela, México, Ecuador, Bolivia, Guatemala, Nicaragua, Haití y Colombia. Venezuela y Bolivia quedaron incluidas como "países libres de analfabetismo”.
2-El uso de las s tecnologías en estos momentos que estamos afrontando se hace aún más importante su implementación. Es necesario utilizarlas a nuestro favor para vincularnos un poco más a los estudiantes, lograr que utilicen los teléfonos o las tablets para buscar información o que su tiempo de internet lo gasten en investigar sobre una tarea o un tema de la clase es sin duda un reto difícil pero no imposible .Debe tener un papel activo y de constancia y así podemos motivarlos y dinamizar los contenidos en el aula. Es un arma que nos permite llegar a los estudiantes sin presencialidad, aunque el maestro frente al aula nunca va hacer irremplazable. Es un desafío pues todos debemos estar acorde a lo que está sucediendo y no es menos cierto que hay lugares donde el acceso a las tecnologías se hace más complicado pero todo el cambio lleva un tiempo, es un proceso.

Isys Pelier (G1)
dijo:

1. Cómo se evidencia el tema del analfabetismo y el acceso a la educación en el país, en relación con otros contextos. Reflexione sobre estas cuestiones.
La educación es un fenómeno social que nos atañe a todos, por lo que en Cuba se asume como un derecho generalizado, especialmente de infancias, adolescencias y juventudes. De aquí, que el Estado garantice el acceso a una educación de calidad y facilite la reducción de brechas de equidad, derivadas de pertenencias grupales -género, racialidad, territorialidad, situación socioeconómica, etcétera-. El establecimiento de una estructura de oportunidades con amplia cobertura resulta un pilar esencial de nuestra Constitución, coherente con la Convención sobre los Derechos del Niño y el objetivo 4 de la Agenda 2030.

Desde un enfoque de derechos, una educación de calidad permite a los estudiantes conocer y vivenciar dichos derechos. Esto se vincula al aprendizaje de conocimientos y habilidades, así como al desarrollo de valores, actitudes y comportamientos. Las destrezas cognitivas no son suficientes; se requieren habilidades sociales que garanticen un desarrollo afectivo equilibrado, una conciencia moral y una conducta autónoma y responsable (UNESCO, 2008).
Si se estudia y comprende la educación desde una perspectiva compleja y holística, sus principales funciones son el desarrollo, la formación y la socialización. En Cuba se asume así, por lo que nuestro sistema educativo está diseñado para trascender los marcos del aprendizaje formal; abarcando cuestiones más prácticas y cotidianas como la formación en valores. Esto se evidencia en la participación de la comunidad universitaria en laborales de impacto social: su apoyo en la tarea Educando por Amor y protagonismo en el enfrentamiento a la pandemia.
Según Zequera (2005), los informes de la UNESCO reflejan una cifra mundial de analfabetos que supera los 860 millones de personas; representado en un 20%, del cual el 68% son mujeres. Más de 115 millones de niños se encuentran en edad escolar y no asisten a la escuela; y dos de cada tres son niñas. Cuba por su parte, ha sido el país con mayor número de reconocimientos y premios internacionales por su contribución a los procesos de alfabetización en el mundo; habiendo desarrollado una estrategia y una metodología para implementar estos procesos y la Educación Básica, resultados validados en países de diferentes latitudes.
Rodríguez (2001) refiere que en Latinoamérica persiste el analfabetismo como tendencia; uno de los principales factores que obstaculizan el alcance de objetivos superiores como la modernización, el desarrollo social y la vida democrática. Los países mejor posicionados son Uruguay, Argentina, Cuba, Chile y Costa Rica. Para estos, el analfabetismo afecta a menos de un 5% de su población, por lo que puede considerarse un problema en vías de superación; quedando menos de un 2% entre 15 y 24 años de edad. Por su parte, Paraguay, Venezuela, Panamá, Colombia, México, Ecuador y Perú se encuentran cerca del 10%, considerándose el analfabetismo como un problema importante en mayores de 15 años. Exceptuando a Colombia y Venezuela, este fenómeno resulta eminentemente femenino, en particular si se trata de comunidades rurales y de base indígena. Esta situación posee un estrecho vínculo con los procesos de exclusión social y, generalmente, está caracterizada por tratarse de países de la región andina; condición que da cuenta de la transversalidad del territorio en la configuración del proceso de exclusión educativa. Luego, se encuentran Brasil, Bolivia y República Dominicana como regiones con un 15% de analfabetismo; mientras que El Salvador, Honduras, Nicaragua y Guatemala se distinguen por superar el 20%, considerándose las regiones más críticas en este sentido.
CEPAL (2005) refiere que, a pesar de los incrementos cuantitativos en las dos décadas recientes y de los moderados ajustes presupuestales, la brecha entre países aún resulta notable. La mayor frustración en el desarrollo de la economía en Latinoamérica y el Caribe ha sido la divergencia entre los países subdesarrollados y los desarrollados, en términos de ingresos por habitante. La misma aumenta por disparidades internas en la distribución de estos y por las crecientes pobreza e indigencia en, prácticamente, todos los países de la región. En el caso particular de la educación superior, se le atribuye un carácter selectivo y elitista por estar reservada para sectores medios y altos, de residencia urbana, y dotados del capital cultural necesario para asimilarlas exigencias correspondientes a este nivel.
El programa cubano resulta un referente para otros países latinos por su gratuidad, universalidad y atención a escolares, a partir de sus necesidades y posibilidades reales. Dispone de una estrategia de desarrollo coherente y una sólida fundamentación pedagógica y psicológica. Sus principios son la enseñanza científica, el vínculo entre teoría y práctica, la naturaleza democrática y popular de la educación, así como el apoyo de todas las organizaciones e instituciones sociales y no gubernamentales para desplegar esta labor. A pesar de los avances y logros en materia de educación, aún quedan muchos retos y cuestiones por mejorar; entre las cuales destaca el ajuste de condiciones objetivas y subjetivas para incorporar las nuevas tecnologías de la información al ámbito de docente.


2. Discuta sobre la inserción de las nuevas tecnologías en los procesos educativos, su papel y perspectivas en Cuba, atendiendo a sus posibilidades y desafíos en el país.

En los últimos años, con la masificación de la conectividad sobre la base de Internet móvil y el incremento de dispositivos digitales más accesibles, las políticas han redirigido sus esfuerzos a la formación de habilidades digitales del estudiantado (Trucco y Palma, 2020; citado por CEPAL-UNESCO, 2020). Sin embargo, para alcanzar estas competencias se debe contar con determinados recursos financieros y materiales; razón por la cual se complejiza la inserción de estas tecnologías en procesos educativos a nivel mundial, resultando un tema más alarmante para los países subdesarrollados.
Aunque Latinoamérica ha avanzado de manera significativa en la reducción de las brechas de equidad respecto al mundo digital; aún persisten importantes problemas para garantizar un acceso efectivo al mismo, lo que tiene profundas implicaciones en las oportunidades y la participación de las nuevas generaciones en estos procesos (CEPAL, 2019; Trucco y Palma, 2020). Según Hermosa (2015), se impone reflexionar sobre la forma en que se deben aprovechar las tecnologías, con vistas a que su implementación favorezca efectivamente a la mayoría de la comunidad.
Las tecnologías de la información constituyen un fenómeno de gran trascendencia social como medio para potenciar la educación, al tributar al fortalecimiento de disímiles procesos como la lectura-escritura, por sólo citar uno. Actualmente, los estudiantes son más sensibles a un entorno digital, por su mayor grado de interacción con dispositivos electrónicos, teléfonos móviles, televisión digital, videojuegos y el uso habitual del Internet (Hermosa, 2015).
La incorporación de estos medios al ámbito educativo implica analizar su doble carácter. García (2008) refiere que posee ventajas como el acercamiento a la realidad, desde diversas perspectivas y con numerosas fuentes de información, la construcción y participación en situaciones de aprendizaje coincidentes con la cultura de los jóvenes, que cotidianamente manejan la tecnología; así como la facilitación de transformaciones a nivel social. Si bien resulta una herramienta didáctica complementaria, existen cuestiones que se deben considerar a la hora de utilizarlas en procesos de enseñanza-aprendizaje.
Hermosa (2015) refiere que el uso de estas tecnologías en los centros educativos está limitado por el acceso a los recursos, los incentivos para el cambio, la idoneidad en el conocimiento, la motivación, las políticas escolares y nacionales, etcétera. Dichas cuestiones serían los principales desafíos en cualquier contexto, especialmente si hablamos de Cuba. A pesar de las grandes inversiones de nuestro Estado en infraestructura y desarrollo tecnológico, aún queda mucho por hacer en este sentido; situación que se agudiza con la presencia del histórico bloqueo estadounidense, que ha sufrido y aún sufre nuestro pueblo.
García (2008) considera la tecnología como agente de cambio para la enseñanza y el aprendizaje, ya que en la medida en que su uso ha contribuido a la reconstrucción geopolítica del mapa mundial, se han redefinido y reestructurado las identidades humanas. A su vez, se ha experimentado una transformación en los modos de percibir el mundo y se ha abierto una brecha generacional entre quienes enseñan y quienes aprenden; un fenómeno exclusivo de esta época. Ello demuestra que el impacto no sólo aparece en el plano objetivo, sino que también emerge en la subjetividad; lo que dificulta el tratamiento de este tema y conduce a nuevos desafíos, resultantes del contexto y matizados por la situación epidemiológica del mundo.
La Covid-19 ha situado a las tecnologías digitales como protagonistas en los procesos de enseñanza-aprendizaje; sin embargo, la falta de capacitación efectiva de profesores, el acceso a Internet y el financiamiento se perciben como los principales retos para la incorporación de estos medios en el sistema educativo, especialmente en el nivel superior (Arias, Escamilla, López y Peña, 2020). Las autoridades competentes se han visto obligadas a tomar decisiones apresuradas y complejas contando con las tecnologías digitales; que, aunque resultan efectivas a corto plazo, luego pueden tener impactos negativos sobre los derechos digitales, otras esferas de la gobernanza local, e incluso en el ámbito personológico.
La irrupción de las tecnologías en contextos escolares impone una redefinición de roles para estudiantes y educadores. Los primeros deben adquirir mayor autonomía y responsabilidad con su formación; mientras que los segundos deben cuestionarse su rol tradicional como continentes de la información, abriendo paso a nuevos referentes educativos y pedagógicos, como son los postulados de Paulo Freire y las metodologías de la Educación Popular. Se debe modificar el proceso, de manera que los maestros y estudiantes aprendan a diseñar e interactuar en nuevos espacios educativos, que trasciendan el ajuste de herramientas al espacio virtual y requieren nuevos modos de pensar y configurar un proceso, diferente a lo que presencialmente suele acontecer. Lo esencial es desarrollar una cultura digital, que facilite el acceso de todos y trascienda las concepciones más obsoletas en torno a los procesos educativos; que garantice la reducción paulatina y sostenida de las brechas de equidad educativa y social.

Marlene Colombé G 3
dijo:

1. El hombre como ser biopsicosocial está marcado por los procesos educativos. Desde este punto de vista Vigotsky plantea que la enseñanza es premisa fundamental para el desarrollo , de ahí la importancia de la Educación para la sociedad. En el caso de Cuba se ha producido una importante evolución de su sistema educativo en las últimas cuatro décadas a través de la cual se han concretado y expresado muchas de las acciones de democratización y justicia social contenidas en el proyecto de la Revolución, que hoy constituyen uno de sus principales logros y, su conservación, uno de los principales desafíos. A su vez, el amplio acceso a la educación y su vínculo directo con las oportunidades de empleo, constituyó una de las fuentes fundamentales de transformaciones de la estructura socioclasista del país con posterioridad a las medidas socioeconómicas del primer lustro de los años 60. El analfabetismo en Cuba tiene muy baja presencia: al comenzar los años ochenta alcanzaba escasamente al 4% de la población mayor de 10 años, la tasa más baja de América Latina. Según los datos publicados del Censo de 1981, la tasa de analfabetismo era del 1,9% en la población de 10 a 49 años. Al observar el analfabetismo por edad, se hace evidente que este problema es mayor en las edades más avanzadas.Con el Triunfo de la Revolución Cubana y la campaña de alfabetización se legitima el derecho de todos los ciudadanos a la educación gratuita. Es necesario reconocer el esfuerzo de nuestro país por garantizar el acceso de todos a la educación, a diferencia de muchos países de América Latina y el mundo en general, donde las cifras de analfabetismo alcanzan notables niveles, poco esperados para el avance científico técnico y de desarrollo que experimenta la población mundial. La sociedad en constante avance y desarrollo incrementa las desigualdades socio-clasistas en las aulas, fenómeno de avanzado auge que debemos frenar para el bienestar de nuestra población infanto-juvenil. A pesar de la aguda crisis económica en nuestro y de la necesidad de implementar aceleradamente medidas para una reestructuración económica y social de múltiples dimensiones, se ha tratado de mantener los logros alcanzados en materia de educación.

2. La tecnología educativa es un conjunto de recursos, procesos y herramientas de Información y Comunicación aplicadas a la estructura y las actividades del sistema educativo en sus diversos ámbitos y niveles. La era digital ha revolucionado cada aspecto de nuestra vida cotidiana, y en la educación no fue diferente.El papel de la tecnología en la forma moderna de hacer educación es innegable. Durante mucho tiempo el entorno habitual de la enseñanza y el aprendizaje se limitaba a: pizarras, libros de texto, enciclopedias en formato duro y cuadernos. En las últimas décadas, el mundo ha cambiado y se ha desarrollado tecnológicamente. Nuestro país no ha estado excento a esta situación y comenzó a utilizar muchos medios de enseñanza y aprendizaje tecnológicos. El Estado cubano ha multiplicado los esfuerzos por modernizar la infraestructura tecnológica en los centros docentes para favorecer el proceso de enseñanza y aprendizaje. Es normal hoy utilizar computadoras, televisores y equipos de video con estos fines. Además, el acceso a Internet en Cuba se va incrementando gradualmente. El alumnado puede acceder a mucha más información a través del implemento de las nuevas tecnologías que, por cierto, abren también nuevos espacios lúdicos y de expresión, tales como juegos y blogs. La tecnología trajo consigo la posibilidad de estudiar en línea, lo que simplifica el acceso a la educación en cuanto a lugar y hora, encontrar información es mucho más sencillo y se puede acceder a enormes bases de datos rápidamente. Sin embargo,muchas de las dificultades para incorporar las TIC radican en los modelos organizativos actuales de las instituciones educativas pues los patrones educativos tradicionales dificultan la creación de nuevos escenarios de educación a través del uso de las nuevas tecnologías. Considero que debemos encontrar el camino para lograr un equilibrio oportuno entre el uso de las nuevas tecnologías en ambientes educativos y como medios y métodos de enseñanza en correspondencia con la nueva época que vivencia el mundo; y la disponibilidad de recursos para acceder que poseen las familias cubanas, de manera que posibilite la igualdad de oportunidades ya que el acceso que poseen todos los educandos, y los elevados costos que esto puede generar para la familia incrementan los índices de inequidad en Educación.

Zaily Leticia Velázquez Martínez (G1)
dijo:

Respuesta a la pregunta 1.
Cuba es reconocida a nivel mundial por sus amplios logros en materia de educación, uno de los principales fue la erradicación del analfabetismo en 1961. A partir de esa fecha la Revolución cubana intencionó una serie de programas para lograr ser uno de los países más cultos del mundo.
Tantos han sido los resultados en materia de educación, que otras regiones han solicitado la colaboración de nuestros docentes, como por ejemplo Venezuela.
A nivel mundial no son pocos los países que cuentan con altas tasas de analfabetismo y la educación es un negocio, al cual sólo pueden acceder las personas con altos recursos económicos, esto lo confirma la existencia de más de 700 millones de analfabetos.
En Cuba, a pesar de ser un país subdesarrollado del Caribe, una de las regiones más pobres del planeta, existen posibilidades reales de educación sin distinción de edad, raza, sexo, religión o lugar de residencia. El 100% de los niños/as están escolarizados/as. La educación cubana pretende preparar a todos para la vida en un sentido amplio, de forma masiva y con calidad. Está establecido un sistema que abarca todos los tipos y niveles de educación para los niños, jóvenes y adultos, incluyendo a aquellos con limitaciones físicas y mentales. La enseñanza es gratuita y universal.
Se destaca la atención diferenciada a los escolares de acuerdo a sus necesidades y posibilidades. La escuela se concibe como el centro cultural más importante de la comunidad. En Cuba existe un importante número de docentes por cantidad de habitantes, por lo que se considera como uno de los países con excelentes indicadores en este sentido. Otros de los logros de nuestro país en materia de educación y atención al niño son: los hogares de niños sin amparo filial, las escuelas de arte, las escuelas deportivas, los programas “Educa a tú hijo” y “Para la vida”, entre otros.

Respuesta a la pregunta 2.
Es innegable el valor de las nuevas tecnologías en la educación. El acelerado desarrollo y sus múltiples prestaciones hace que su uso posea una alta utilidad para la enseñanza y la comunicación en los espacios de aprendizaje.
Los países de mayor desarrollo económico y tecnológico han aprovechado sobremanera las bondades del internet y los artefactos tecnológicos para virtualizar la educación y llegar a una mayor cantidad de personas sin necesidad de coincidir en tiempos y espacios. Por otro lado, no son pocos los problemas científicos, de salud y sociales que son solucionados con mayor rapidez y efectividad si se usa la tecnología moderna.
En Cuba a pesar de que se ha avanzado algo en este sentido, son muchas las carencias que aún se poseen, causadas por el bloqueo económico que dificulta el intercambio con regiones de mayor desarrollo. Además, las dificultades para el acceso a equipos móviles, computadoras o tabletas de gran cantidad de la población, incluido estudiantes y profesores, imposibilita otros avances sobre el tema.
Se debe reconocer que los tiempos actuales y el contexto de la pandemia por Covid 19 demuestran la necesidad de avanzar en materia tecnológica en nuestro país. La educación ha enfrentado un reto importante y debe desdoblarse para no quedarse estática e impedir su avance aun con las dificultades que se presentan. Por otro lado, no se puede negar que las tecnologías posibilitan desarrollar nuevas herramientas de enseñanza, más creativas e interactivas. No son pocos los desafíos que tiene nuestro país en este sentido y constituyen retos a la educación en la actualidad.

Lorena Avila (Grupo 2)
dijo:

Pregunta 1
La educación en Cuba constituye uno de los pilares fundamentales en que se basa el modelo económico y social cubano, por lo que los procesos educativos toman un lugar central en todas las etapas de la vida, con especial interés para la formación de niños, niñas, adolescentes y jóvenes. Para analizar las políticas educativas en nuestro país actualmente, es relevante el papel de la historia y el proceso revolucionario cubano. En este sentido, fueron las campañas de alfabetización en los primeros años de la revolución, un punto clave para poder declarar en 1961 a Cuba como territorio libre de analfabetismo. Es derecho de cubanos/as el acceso a una educación gratuita y de calidad, lo que también se ratifica en los lineamientos de la política económica y social en correspondencia con el objetivo #4 de la agenda de desarrollo sostenible para el 2030. En estas premisas, por la creación de programas educativos en varios niveles de enseñanza, en la formación de docentes, por los recursos del estado destinados a la educación, entre otros factores, es que se sustenta los altos niveles de educación y los bajísimos índices de analfabetismo en Cuba. Según los últimos datos publicados por la UNESCO en 2012 Cuba tiene una tasa de alfabetización del 99,75%, está ubicado dentro de los diez primeros países. Lugar privilegiado para un país subdesarrollado y del continente Americano, pues son país desarrollados y del continente Europeo quienes suelen lograr estas posiciones.

Pregunta 2
La inserción de las nuevas tecnologías en los procesos educativos es un tema clave en la agenda educativa de los países a tono con las nuevas políticas para la innovación educativa. La innovación educativa se presenta como una necesidad en el contexto educativo actual dada la rápida proliferación del uso de las nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación que exige al profesorado poner en prácticas nuevas estrategias que tributen a la calidad del proceso enseñanza aprendizaje. Las TICS cada vez más se convierten en medios promotores del conocimiento, a nivel individual y grupal, con gran utilidad como medios interactivos. El sector educativo atraviesa grandes desafíos en el siglo XXI, al ser el lugar estratégico para formar los ciudadanos de una sociedad global, dinámica, diversa y altamente cambiante, lo cual también se aplica a Cuba, pero con sus características particulares. La pandemia de la Covid 19 ha demostrado aún más el valor que tiene su uso como base para una modalidad de educación a distancia. Sin embargo, son grandes los retos que exigen para nuestro país, fundamentalmente en lo relacionado con los recursos y el acceso a estas costosas tecnologías, de modo que esto no exacerbe las desigualdades ya existentes en el ámbito educativo. Por otro lado, son grandes las potencialidades de estas para el proceso de enseñanza-aprendizaje. En situación de confinamiento las tele clases por ejemplo hicieron llegar los contenidos a los hogares de los estudiantes. Por otro lado, en el caso de la enseñanza media, técnica y superior en Cuba se hace necesario perfeccionar y destinar mayores recursos para los laboratorios de distintas especialidades, que son fundamentales para la realización de ejercicios prácticos y la utilización de softwares avanzados. También hay que tener en cuenta que una parte considerable del profesorado cubano no es nativo tecnológico, por lo que se le dificulta un poco el trabajo con dichas tecnologías. Es necesario entonces preparar a nuestros maestros para enfrentarse a estos avances a través de cursos de capacitación de informática y computación, lo que no solo permitirá que estos puedan manejar la tecnología para obtener mejores clases, sino que aumentará su competencia como profesionales de la educación.

Gabriela Bolado Costa Grupo:2
dijo:

1. Un estudio del Banco Mundial resalta que en América Latina los docentes de educación básica (preescolar, primaria y secundaria) componen un capital humano de 7 millones de personas, o sea el 4 % de la población activa de la nación, y mas del 20 porciento de los trabajadores técnicos y profesionales, además los educadores mal remunerados en su mayoría son mujeres, un promedio de un 75 % y pertenecen a las capas sociales modestas. Pocos y mal formados , los educadores consagran solo el 75 por ciento del tiempo de clase a la instrucción , lo que equivale a perder un día completo en instrucción cada semana según una investigación del Banco Mundial , refiere que ningún cuerpo docente de la región puede considerarse de alta calidad en comparación con los parámetros mundiales con la notable excepción de Cuba, En nuestro país donde la educación ha sido prioridad desde 1959 , cuenta con un sistema educativo eficiente y de docentes de alto nivel y de prioridad en su plan nacional , por lo que internacionalmente hemos sido reconocidos por los logros alcanzados en los campos de la salud y la educación ,con un servicio social que sobrepasa el de la mayor parte de las naciones en vías de desarrollo y en ciertos sectores se comparan al de los países mas desarrollados , nuestro modelo socialista nos ha permitido lograr una alfabetización universal , acaban ciertas enfermedades , acceso general al agua potable y salubridad publicas de base , una de las tasa de mortalidad infantil más bajas de la región y una de las mas largas esperanzas de vida.
Nuestro país ha tenido diversos logros como: la enseñanza gratuita en todos los niveles, se alcanza la universalización de la enseñanza, la atención diferenciada a los escolares, de acuerdo con sus necesidades y posibilidades, el desarrollo de actividades comunitarias, la escuela como el centro cultural mas importante de la comunidad y la atención a adolescentes y jóvenes sobre la base de una cultura general que le permita estar plenamente identificado con su nacionalidad y patriotismo.
Con relación al tema del analfabetismo y el acceso de la educación estos son dos logros indescriptibles de nuestra revolución, cuyo sistema educativo esta en función del estado, encargado de orientar y promover la educación además de la cultura en todas sus manifestaciones, esta toma en cuenta las realidades globalizadas actuales con fuerte penetración cultural y colonial que posibilita el conocimiento de la historia nacional en todos sus ámbitos.
Esta es un derecho y deber de todos los cubanos quienes cuentan con los medios de educación sin distinción de edades, sexo, raza y religión, además de su carácter anticipatorio que se extiende a lo largo y ancho del país. Con respecto a otros contextos, donde la educación es privada y por lo tanto un pequeño sector de la población solo tiene acceso a ella se refleja con mas nitidez el analfabetismo o personas de bajos ingresos que solo han podido cursar hasta la primaria por el elevado costo del bachiller o la secundaria, esto también se evidencia en países subdesarrollados y de escasos recursos como los del continente africano.
Con respecto a países latinoamericanos como Bolivia, Colombia, Mexico, Venezuela y Nicaragua.
Es pertinente destacar el trato de estos países a la educación dirigida a las personas con capacidades diferentes ya que cuentan con políticas y normativa al respecto. Esta tendencia responde a las políticas de inclusión a personas que usualmente estaban invisibilidades. De igual manera se contempla la atención a estudiantes que poseen talentos excepcionales. Sin embargo, con excepción de Cuba, poco se ha avanzado en la creación de mecanismos que viabilicen las adaptaciones curriculares individuales.

Finalmente, aunque no menos importante podemos señalar que si bien es cierto en Cuba, Nicaragua y Venezuela existen miradas similares en torno a la educación no podemos negar que hablamos de dos proyectos distintos: uno que busca la transformación no sólo en el orden educativo sino en lo económico y social y un segundo proyecto donde el conocimiento adquiere un carácter mercantil quedando bajo la responsabilidad de los que cuentan con el capital para invertir en la educación .

2-La actualidad el sistema educativo no ha podido mantenerse al margen con los cambios que han surgido en la Era Digital. Primero se integraron en la sociedad y las vidas de las personas y luego en los centros educativos. Las TIC dejan de ser tan solo herramientas tecnológicas en la educación, sino que se convierten en una de las competencias básicas a desarrollar en el proceso de enseñanza-aprendizaje consideran que incorporando herramientas tecnológicas en el proceso de enseñanza-aprendizaje surgen nuevas oportunidades, por lo cual es muy conveniente y beneficioso su uso; de esta manera, queda en compromiso de los docentes utilizarlos adecuadamente para garantizar cambios trascendentales como consecuencia de su quehacer pedagógico. Se considera que actualmente la inversión que se realiza en equipos tecnológicos no está siendo aprovechada en su totalidad por los docentes. Existen instituciones educativas con espacios tecnológicos y vanguardistas que, en ocasiones, son ignorados o utilizados esporádicamente, careciendo de sistematización, puesto que son otorgados a docentes con escasos conocimientos de los beneficios cognitivos que se dan en el proceso de enseñanza-aprendizaje al utilizar las TIC.

Ahora bien, el uso de las TIC no es lo único que debe tenerse en cuenta para transformar los sistemas educativos e incrementar la cantidad y calidad de los aprendizajes en situaciones de crisis. Esta afirmación se apoya en que con frecuencia el empleo de dichas tecnologías se reduce al de herramientas para transmitir información o acceder a ella y, bajo esta mirada, el objetivo de la educación se sigue definiendo de manera tradicional. Por lo que los profesores tienen ante sí un reto de mayores exigencias, como el de ser más competente en su manejo para transformar las metodologías tradicionales en estrategias innovadoras capaces de promover la construcción de aprendizajes.

El lento ritmo de cambio en las instituciones académicas a nivel mundial es lento, con enfoques de enseñanza basados en siglos de antigüedad, prejuicios institucionales arraigados y aulas pasadas de moda. Sin embargo, el COVID-19 se ha convertido en un catalizador para que las instituciones educativas de todo el mundo busquen soluciones innovadoras en un período de tiempo relativamente corto. De hecho, guerras, revoluciones y crisis económicas fueron en parte desencadenadas por enfermedades epidémicas. O al contrario también: esos grandes eventos generan circunstancias en las que prosperan las enfermedades epidémicas. Así que las epidemias son uno de los grandes factores en la historia humana, uno de los que más nos dicen acerca de quiénes somos como seres humanos, en términos de nuestras creencias, nuestras prioridades morales y nuestras capacidades para actuar colectivamente

El coronavirus está cambiando instantáneamente la forma en que se imparte la educación, ya que la escuela y el hogar, ahora se convierten en el mismo lugar tras las necesarias regulaciones efectuadas. Según la UNESCO, más de 861.7 millones de niños y jóvenes en 119 países se han visto afectados al tener que hacer frente a la pandemia global que nos ha sacudido este año. Millones de familias en EE.UU. se han tenido que unir al 1.7 millón de niño que se encuentran enrolados en la educación en el hogar.

Las TIC en este escenario, pueden hacer más accesible y abarcador el proceso docente-educativo e impulsar a los estudiantes a metas superiores y al despliegue de su creatividad. Su utilización en contextos de crisis impone distintos cambios a nivel docente, organizativo, estructural, entre otros, en lo cual los profesores desempeñan un papel fundamental por ser los guías del proceso.

A partir de lo expuesto, no caben dudas de que se deben revisar los referentes actuales de las instituciones de educación y educación superior para promover innovaciones en el proceso enseñanza-aprendizaje. No pocos autores recomiendan que, en las estrategias didácticas de los profesores, en los sistemas de comunicación y distribución de los materiales de aprendizaje y no en la disponibilidad y las potencialidades de las tecnologías, independientemente de su importancia, así como que se debe acentuar la participación activa del alumno en el proceso de aprendizaje.
Esta nueva situación en los modelos pedagógicos obliga a abandonar la idea de instrucción a los alumnos, que se comportan y rinden a través de las informaciones y comunicaciones que reciben. El alumno es un generador de conocimientos nuevos a partir de sus conocimientos previos o saberes sabidos. La didáctica en ambientes virtuales debe fortalecer este proceso de aprendizaje autónomo de alumnos. A su vez, se debe integrar el curriculum en sus fundamentos principales en un enfoque interdisciplinario que busque generar nuevos conocimientos a partir de conocimientos previos, fortalecidos por una potente integración de diversas disciplinas. Esto permite en la educación online transformar a los alumnos en constructores y diseñadores activos de su propio aprendizaje en un proceso autónomo, crítico, reflexivo, creativo, colaborativo y responsable en sus tareas de generar nuevos conocimientos.

Con relación a lo anterior, la tecnología aplicada a la educación permite un trabajo holístico, sistémico e interdisciplinario, contextualizado a los procesos de aprendizaje que se producen, lo que permite diversificar los escenarios y actores particulares con intervenciones reales e innovadoras.

Osmara Dorta Martínez. G-2
dijo:

1- ¿Cómo se evidencia el tema del analfabetismo y el acceso a la educación en el país, en relación con otros contextos. Reflexione sobre estas cuestiones?

En Cuba el analfabetismo se erradico luego del triunfo de la revolución gracias a grandes campañas de alfabetización, a continuación expondré información sobre la veracidad de esta afirmación. Desde entonces el acceso a la educación ha variado exponencialmente, ya que en 1959 existían 7674 escuelas en todo el territorio, en la actualidad existen 12442 entre todos los niveles de enseñanza, lo que garantiza un mejor acceso a la misma tanto en zonas rurales como urbanas. La educación es un derecho de todos sin importar edades, sexo, raza, religión o lugar de residencia. La educación en Cuba ha obtenido grades logros, tales como, es completamente gratuita desde la primaria hasta la universidad, se ha alcanzado una universalización de la misma, posee una atención priorizada hacia las personas con necesidades educativas especiales. Se crean programas comunitarios dirigidos a reafirmar y consolidar aquellos valores y prácticas en las familias que garanticen la igualdad, equidad y el respeto a los derechos de los niños y las niñas. La formación docente tiene que ser de calidad y profesionalismo. Prepara a todos para la vida en un sentido amplio, de forma masiva, con equidad y calidad. Desarrolla las aptitudes vocacionales tanto de niñas y de niños a través de Escuelas de arte, Deportivas entre otras. Existe una preparación integral del adolescente y jóvenes que les permite una cultura general con el establecimiento de un sistema que abarca todos los tipos y niveles de educación para los niños, jóvenes y adultos. Se puede decir que el sistema nacional de educación busca el desarrollo mediante una formación integral, sistémica y participativa del proceso docente educativo. Por lo que, podemos decir que “La educación es aquella creación humana necesaria para transformar al hombre en el seno de la sociedad y de la cultura en que vive. Es todo proceso de influencia, de configuración o de desarrollo del hombre y, a la vez, el efecto de esa influencia, de esa configuración, de ese desarrollo”. Todo esto se puede apreciar en el contexto nacional, en cuanto al panorama que se observa a nivel mundial, es muy diferente ya que existen más de 700 millones de analfabetos; el analfabetismo funcional en 18 países de la región de América Latina y el Caribe afecta a casi el 29% de las personas, los cálculo de la CEPAL señalan que se demandará 6 900 millones de dólares e implicaría alfabetizar 2,9 millones por año, el 9% de la población adulta carece de competencias elementales en lectura, escritura y calculo. La educación no está garantizada ni es un derecho de todos ya que la misma esta privatizada por lo que se debe pagar para tener acceso a la misma. Por lo que, teniendo en cuenta que Cuba es una pequeña isla bloqueada, sus logros en la educación son más que significativos, impresionantes, hoy nuestra cifra de graduados de la enseñanza superior supera el millón y medio, en un país subdesarrollado y sometido a grandes presiones económicas.

2- Discuta sobre la inserción de las nuevas tecnologías en los procesos educativos, su papel y perspectivas en Cuba, atendiendo a sus posibilidades y desafíos en el país.

El modelo de educación tradicional ha ido evolucionando, era común que los alumnos se sentaran a ser meros receptores de información, lo que no fomenta el pensamiento crítico, la resolución de problemas o el desarrollo de otras habilidades blandas, este enfoque es precisamente el que se busca cambiar, y en esa misión la integración de las tecnologías educativas son la clave. La integración de la pedagogía y herramientas tecnológicas para desarrollar nuevos modelos educativos ha dado resultados metodológicos muy satisfactorios, los alumnos pueden aprender conceptos con la ayuda de un video (teleclase) y durante la clase con la guía de un profesor, esos conceptos son sometidos a un aprendizaje significativo de manera colaborativa.
Aun cuando el acceso a internet en nuestro país tiene muchos retos, teniendo en cuenta que, llegamos con rezago en comparación al contexto mundial y al intenso bloqueo al que está sometida Cuba. Se defiende que la integración de la tecnología a la educación resulta una de las tareas fundamentales frente a los intentos de informatización de la sociedad cubana. En los lineamientos de la política económica y social del país para educación se encuentran, continuar avanzando en la elevación de la calidad y rigor del proceso docente educativo, jerarquizar la superación permanente, el enaltecimiento y atención del personal docente, y el papel de la familia en la educación de niños y jóvenes. Lograr una mejor utilización y aprovechamiento de la fuerza de trabajo y de las capacidades existentes. Así como, fortalecer el papel del profesor frente al alumno y lograr que los equipos y medios audiovisuales sean un complemento de la labor educativa del docente y garantizar el uso racional de los mismos.
En medio de una acelerada transformación digital a consecuencia de la pandemia, el cambio debe ser aun más profundo, se trata de integrar la tecnología a nuevas metodologías educativas y propiciar un cambio en alumnos y profesores, ya que la tecnología por sí sola no detona los cambios. En estos momentos se crearon recursos digitales y estrategias de acompañamiento para estudiantes, profesores y familiares con el fin de propiciar un cambio integral en la metodología educativa, adecuándola al contexto actual. Los retos varían dependiendo del grado educativo, con la madurez, los individuos comprenden mejor la relevancia de tomar un rol más activo en su proceso de aprendizaje, así como el valor de desarrollar habilidades que lo sitúen en una mejor posición y preparación para su vida laboral

Páginas

Añadir nuevo comentario